Comisionado carcelario dijo que Interior mintió sobre muerte de preso

Sociedad

29/11/2018 20:46

Comisionado carcelario dijo que Interior mintió sobre muerte de preso

La versión oficial dijo que Carlos Núñez Santos murió apuñalado por otro recluso. Lo cierto es que murió por un disparo de la guardia.

El interno Carlos Alberto Nuñez Santos, recluso en la Unidad 3 del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), la excárcel de Libertado, murió el 9 de octubre en prisión. La versión oficial decía que había sido herido por otros internos, a través de un corte carcelario en un tumulto. Incluso así había sido comunicado a nivel oficial por la página web del Ministerio del Interior.

En base a esa información, los medios de prensa -como ECOS- dieron cuenta del hecho.

Sin embargo, el comisionado parlamentario para el sistema penitenciario, Juan Miguel Petit, indicó este jueves a la Comisión Bicameral de Seguimiento Carcelario del Poder Legislativo, que Nuñez Santos murió luego de recibir de la guardia del establecimiento un disparo con munición de baja letalidad, pero realizado a corta distancia.

El comisionado llegó a esa conclusión luego de más de 70 entrevistas e indagatorias. "La versión que nos dieron dos funcionarios de jerarquía en el Penal, al Fiscal actuante y a mí, versión que terminó siendo recogida como oficial, fue, al menos infundada o temeraria. El interno murió por un disparo con munición de baja letalidad pero hecho a corta distancia cuando no era peligro alguno, no recibió atención médica inmediata, la atención se demoró y llego al centro médico de la unidad prácticamente desangrado. Era bastante evidente que no tenía una herida de arma blanca”, indicó Petit.

La muerte ocurrió en el piso 3 del Celdario 1, una mole de 5 pisos donde el informe 2017 del Comisionado denunció un "“trato cruel, inhumano o degradante”. El "enfrentamiento y la violencia" es el escenario natural dada la inexistencia de actividades socioeducativas que han llevado al punto de que "muchos internos prefieren no tener visitas familiares y pasar su privación de libertad sin contacto con el exterior, ya que el mero hecho de recibir visita puede transformarlo en un blanco de chantajes, amenazas o presiones, sobre ellos o sobre sus familiares". A su vez, hay una carencia de funcionarios, sometidos a sobrexigencia laboral y a difíciles condiciones de convivencia.

Desde ese día en la tarde el clima era tenso y se temía un enfrentamiento entre reclusos. Al salir varios reclusos de la celda, varios guardias comenzaron a disparar desde los extremos de la planchada, donde se encontraban los internos. Los disparos eran con perdigones de baja mortalidad, siempre y cuando fueran disparados a más de diez metros.

Más de cerca podían generar severas lesiones. Fue lo que pasó.

A eso de las 22.00 horas, los amotinados hablaron de entregarse. Según varios testigos, Núñez Santos, el "Pato", se acercó a uno de los extremos con los brazos en alto, según le ordenaron. "Múltiples testimonios ante este Comisionado, que dieron su consentimiento informado sobre los hechos y aceptaron testificar judicialmente, aseguraron que a Núñez le dijeron que se tirara al piso y que cuando estaba haciéndolo , le dispararon. Núñez se revolcó en el piso y gritó que le habían tiraron 'con balas de verdad'. Testimonios múltiples y coincidentes recogidos indican que Núñez quedó en el piso unos 15 minutos. Algunos internos intentaron acercarse para
ayudarlo, pero fueron repelidos con los disparos de escopetas", indicó el informe presentado.

El herido es llevado a un calabozo en la planta baja. "Me estoy desangrando", dicen que dijo ahí. Fue el último en ser derivado a un centro médico de la cárcel, a eso de las 23.55. A las 0.45 falleció.

En el informe se indica que "es tan llamativo como preocupante, que dos días
después de los hechos, el jueves 11 de octubre, tanto el responsable operativo del Penal como su jefe de Reclusión, sostuvieran en reunión formal mantenida en el Penal con el suscrito y el Fiscal de Libertad (con quien casualmente coincidimos en el lugar) al explicar los hechos, que había habido un enfrentamiento entre presos y que luego del mismo se constató que había un muerto con lo que parecía una herida de arma blanca".

Para el comisionado, "bastaba indagar un poco más o indagar mejor o al menos escuchar otras voces", para concluir que "al menos era harto dudoso" ese relato. En pocas palabras, que era mentira.