Fiscalía tiene dudas sobre la autenticidad del cuadro robado

Publicado: 8/11/2018 06:20
Fiscalía tiene dudas sobre la autenticidad del cuadro robado

Las pericias confirmaron que el cuadro robado es el que tenía el museo argentino, pero hay material que sostiene la tesis de una réplica.

El cuadro del artista sevillano Bartolomé Esteban Murillo incautado por agentes de la Policía y de Interpol a raíz de un operativo de narcóticos desató toda una novela -y una investigación- sobre la autenticidad de una obra reclamada en Argentina como robada y que, de ser original, tiene un valor cercano a los tres millones de euros.

El caso está en las manos del Fiscal de Delitos Económicos, Enrique Rodríguez, quien confirmó a ECOS el resultado de las pericias.

"Los resultados me llegaron hoy y puedo confirmar que es el cuadro que fue robado en Argentina, lo que resta determinar es si el cuadro es auténtico, porque hay elementos dentro de la carpeta investigativa que nos sugieren que puede tratarse de una muy buena réplica, lo que bajaría ostensiblemente las cifras que se manejan", dijo a ECOS el propio Fiscal a cargo de la investigación.

Según sus palabras no está en cuestión que la obra sea la que se reclama desde Argentina, sino que se analizará si la que se anuncia como original lo es o no.

"Hay indicios que nos llevan a abonar la tesis de que se trata de una réplica porque las pericias nos confirman que es la obra desaparecida en Argentina. El tema es si los argentinos tenían una obra original o una copia muy fina", agregó Rodríguez.

“La asunción de Santa Catalina”, como se llama la obra, fue incautada en medio de un operativo y fue denunciada como robada hace 35 años en Argentina.

Rodríguez dijo a este portal que la situación de los cinco personas, que tendrían la obra, es de libertad con cierre de fronteras ya que están en situación de emplazados. Según el letrado ninguno está relacionado con galerías de arte.

El pasado lunes llegó a Uruguay la directora del Museo Municipal de Arte Decorativo "Firma y Odilo Estevez" de Rosario (Argentina), Analía García, quien arribó junto al secretario de Cultura de esa ciudad, Guillermo Ríos, y un grupo de peritos para confirmar si el cuadro incautado en Uruguay coincidía con el robado en Argentina en 1983.

La obra pertenece al sevillano Bartolomé Esteban Murillo y perteneció a la colección privada del magnate yerbatero Odilo Estévez, un inmigrante gallego que llegó a Argentina en 1884.

Junto a su esposa Firma compraron una mansión ubicada en la ciudad que luego donaron para la construcción de un museo que lleva su nombre y desde donde robaron las obras en noviembre de 1983.

"La obra de Murillo presenta características muy especiales porque pertenece a la categoría de los pintores marianos de alta filiación católica, que pintaba a la Vírgen María de una forma muy particular, como una mujer jovencita y muy dulcificada", explicó a ECOS la especialista, docente de arte, curadora e investigadora del Museo Nacional de Artes Visuales, María Eugenia Grau.

Si el cuadro es original se trata sin dudas de una obra de altísimo valor por su legado histórico, según la opinión de la especialista.

"Murillo fue un artista muy conocido y en América hay una importante cantidad de ejemplares originales de su colección. Fue un pintor muy famoso con esas características de pintura mariana (se refiere a pintar a María) con un gancho religioso muy fuerte. Si es original tiene un valor altísimo, porque se trata de piezas muy difíciles de adquirir. De todas formas cuando uno roba una obra de arte comete dos delitos, el robo en si mismo y la privación del disfrute de la gente", sentenció.