Alumnos cortaron calle en Melo por no haber tenido clases de biología

Por: Leonel García
Publicado: 6/11/2018 13:01
Alumnos cortaron calle en Melo por no haber tenido clases de biología
Captura Canal 12 Melo

Estudiantes de quinto humanístico piden que les exoneren la materia sin nota. En el liceo reconocen que se trató de un año "irregular".

El jueves pasado, decenas de estudiantes de quinto humanístico del Liceo 1 de Melo, el que lleva por nombre Juana de Ibarborou, cortaron la esquina de José Rodó y Justino Muniz de esa ciudad, entre las 7.00 y las 13.00. Lo hicieron pacíficamente, con el permiso de la Intendencia de Cerro Largo. Reclamaban no haber tenido suficientes clases de biología a lo largo del año. Pedían que se los exonerara, sin calificación, ante lo que consideran es la imposibilidad de tener una nota justa.

“Reclamamos por nuestro derechos”, resumió a ECOS por teléfono una adolescente de 16 años, una de las voceras de este grupo de entre 75 y 80 estudiantes. A nivel institucional todavía no se respondió a su reclamo, que no tendría andamiento desde el punto de vista reglamentario, señaló por su lado el subdirector de este liceo, el principal de Melo, Germán López.

Versiones de alumnos y autoridades del liceo tienen concordancias y diferencias. Los alumnos indican que de un total de 50 horas de biología, habrán tenido entre 16 y 18. López asegura por su lado que de los 27 lunes en que tenían clases, “fueron dictados entre 18 y 19, no es tan así como dicen los estudiantes”. De todas formas, el subdirector reconoce que “no fue un curso normal”, que “sin duda” la institución estuvo en falta y que los jóvenes que en un futuro opten por alguna facultad de Psicología (una de las que se puede estudiar a partir de la orientación humanística, además de Derecho y Economía, donde ya no está esta materia en cuestión) “podrán tener alguna carencia”.

Desfile de docentes

Los tres quintos humanísticos del liceo 1 de Melo tuvieron tres docentes de biología este año. La primera estuvo desde marzo hasta el 31 de julio. Según las autoridades del instituto, fueron clases “normales” aunque afectados por paros, feriados y los partidos de Uruguay en el Mundial. Según López, las evaluaciones de este período arrojaron “promedios muy bajos”. Para la vocera, en cambio, esa primera docente “faltaba mucho”.

Donde ambas partes coinciden es que con la segunda docente, la que debería haber dictado clases en agosto y setiembre, todo fue caótico. “Vino a presentarse, dio algo de programa y comenzó a faltar. Cuando por reglamento habilitaba al liceo a tomar una medida, ahí venía. Hasta hace dos semanas (cuando llegó una tercera docente) no tuvimos biología”, dijo la adolescente.

“Esta docente solo fue dos lunes”, reconoce López. Esta profesora ni siquiera llamaba para avisar que no venía. Las autoridades del liceo, agregó, llegaron a ir hasta su casa para averiguar qué pasaba. Ella les respondió que no tenía con quién dejar a su hijo pequeño. La siguiente pregunta, por qué no había avisado antes, no tuvo una contestación adecuada.

“Sin dudas”, responde el subdirector si se le pregunta si, considerando eso, la institución no estuvo en falta.

Los alumnos volvieron a tener biología a mediados de octubre con una
tercera docente. “Sabemos que puso toda su buena voluntad, pero resulta que nos quiere evaluar con un práctico de dos ejercicios que dejó en adscripción y que resolvimos como pudimos”, dijo la adolescente, cuyo rostro ya se hizo conocido en Melo ya que salió en el informativo del Canal 12 local.

Como a lo largo de este año, lo irregular continuó; este martes estaba previsto que iban a tener un promedio y que los que tenían nota baja pasarían a oral: “Pero la profesora no apareció”.

Reclamos

Los estudiantes proponen que la materia sea exonerada, sin nota. Por reglamento, eso no es posible, ya que hay un docente a cargo, más allá que haya comenzado a trabajar hace apenas semanas.

“Pero esto es una situación excepcional, y pedimos que se tome por única vez una medida de ese tipo. Dicen que nos pondrían una nota de acuerdo al promedio de las otras materias, pero yo puedo ser excelente en una cosa y mala en otra, o al revés”, indicó la vocera.

Hubo tres cartas de los alumnos y los padres, dirigidos a la institución y a la directora general del Consejo de Educación Secundaria (CES), Ana Olivera. Hubo un informe del Liceo 1 remitido al CES, donde se reconoció lo “irregular” del curso y los esfuerzos realizados (“Ninguna evaluación se hizo sobre temas que no fueron tratado”, aseguró López). En base a ese, los inspectores Darío Pérez Choca y Graciela Borba están trabajando en una resolución sobre este caso. Aunque la respuesta oficial no llegó, es difícil que sea contemplado el pedido de los estudiantes.

Aferrados a una esperanza –quizá mínima- que las autoridades escuchen su reclamo, los estudiantes esperan. Quizá redacten una nueva carta o hagan un nuevo corte de calles. Lo que sí quieren que perdure, asegura la portavoz, es una marca. La esperanza de que la dirección haga algo con nuestros promedios no la tenemos. “Queremos que los alumnos sepan que pueden y tienen que ser escuchados, que no está bien no tener clases, que no puede ser que aparezca una profesora a fin de año y que nos ponga una nota que no nos merecemos”, concluyó la joven.