Vecinos de Canelones se oponen a la instalación de un mega-basurero

Sociedad

11/08/2018 13:29

Vecinos de Canelones se oponen a la instalación de un mega-basurero

Pixabay

Se reunieron con la intendencia debido a que el vertedero estará ubicado a metros del Arroyo Solís Chico, que alimenta a varios balnearios.

Cerca de 100 vecinos de Canelones comenzaron una iniciativa de protesta contra la decisión de la Intendencia de Canelones de instalar un vertedero de basura a metros del Arroyo Solís Chico.

El proyecto de la comuna canaria, que ya está avanzado en la licitación, prevé la construcción de un sitio de disposición final de residuos a metros de un curso de agua natural que alimenta varios balnearios.

"El proyecto está aprobado e incluso la licitación ya fue ganada por una empresa. La idea original era hacer una planta de alta tecnología con espacios para reciclar materiales, pero dados los costos presentados se fueron bajando los requisitos. Lo que quedó fue un vertedero de residuos sin posibilidades de reciclaje, sin valorización del biogás recuperado ni tratamiento de los materiales, salvo por dos piletas donde irán a parar aquellos fluidos altamente contaminantes", dijo a ECOS la referente vecinal Cecilia Celia Wohlwend.

Los vecinos que se movilizaron en defensa del arroyo son cerca de 70, aunque se sumaron a la iniciativa personas de otros balnearios cuya afectación también es directa.

El curso de agua alimenta también al balenario Las Vegas, La Floresta y Parque del Plata, donde se mantuvieron varias reuniones.

Para los vecinos el proyecto no contempla "la protección de los recursos naturales, ya que no se hizo un estudio ecológico ni de impacto ambiental".

Sin el dinero para afrontar la construcción de la planta de alta tecnología, el lugar quedará reducido a "capaz de basura tapadas con tierra que luego son aplanadas para ganar espacio y seguir tirando residuos", según Wohlwend.

El terreno del consorcio tiene una superficie rural de 90 hectáreas en una zona inundable, ya que está atravesado por la cañada De los Padres y con orillas sobre el arroyo Solís Chico.

Los vecinos salieron en defensa del curso de agua, pero también de su propia salud, ya que en los balnearios afectados viven 20 mil personas todos los días. Ellos consideran que si el vertedero llega al río los olores serán imposibles de controlar, además de que las filtraciones pueden contaminar los pozos de agua a varios kilómetros.

Para el basurero está previsto que se depositen 500 toneladas diarias de basura, ya que será el punto donde se unan los residuos de todo el departamento.

Los vecinos se reunieron con ediles de todos los partidos y tienen pactada para la semana próxima un encuentro con varios diputados en la Cámara de Representantes. Con quien no tuvieron suerte fue con el intendente canario, Yamandú Orsi.

"Le pedimos reuniones desde el inicio del proyecto y nunca la consideró", agregó Wohlwend.

Orsi defendió el proyecto públicamente en la ronda de “Desayunos Útiles”, organizados por Somos Uruguay, donde dijo que el vertedero se construirá con todas las medidas de seguridad ambientales requeridas.