Asesinato de Edwar Vaz se internacionaliza y destapa muerte anterior

Sociedad

20/07/2018 14:16

Asesinato de Edwar Vaz se internacionaliza y destapa muerte anterior

La investigación de la muerte del profesor de inglés ahora roza a un exalto funcionario argentino y se relaciona a homicidio en Manga.

En la mañana de este viernes la Policía Científica allanó la lujosa mansión Gypsy Queen, ubicada en el barrio Beverly Hills de Punta del Este, donde vive la exesposa del profesor de inglés Edwar Alexis Vaz Fascioli, asesinado el 9 de julio en la puerta de su departamento en Maldonado.

Los agentes realizaron distintas pericias dentro de la residencia, señalada por la acusada como un búnker sexual donde se realizaban fiestas de intercambios de parejas entre turistas y personas locales.

La mansión, publicada a la venta en una inmobiliaria local a 1.290.000 dólares, se divide en dos casas y tiene ocho dormitorios, ocho baños, varios garajes y cocinas y zonas de esparcimiento en un terreno construido de 622 metros cuadrados.

En una de esas casas vivía la exmujer de Vaz Fascioli, con prisión preventiva desde el fin de semana y que ante la justicia se presentó como una víctima de proxenetismo a manos de su propio esposo. Así lo relató en un principio ante la la fiscal Patricia Rodríguez y ante el juez Luis Imperial.

Tras la feria judicial la fiscal del caso pasó a ser Alejandra Naupp, quien no hará declaraciones hasta concluida la investigación.

“La exesposa se presentó ante la justicia como una víctima con una falsa denuncia sobre proxenetismo contra Vaz. Sobre esta mujer pesa también una denuncia de violencia psicológica por parte de su propia hija”, dijo a ECOS el abogado de la familia Vaz, Martín Etcheverry.

Según se informó, la sospechosa pertenece a un clan gitano. Incluso el nombre de la mansión, Gipsy Queen, significa "reina gitana".

El representante legal de la familia le aportó un escrito a la Fiscalía para que investigue un asesinato anterior al de Vaz, ocurrido el 15 de julio de 1999 en el barrio Manga de Montevideo.

La víctima, una mujer de 76 años identificada como Luisa De la Paz Álvarez le había cedido su propiedad a la exmujer de Vaz ya que no tenía herederos y la conocía del barrio. La cesión del inmueble había sido con la reserva del usufructo, es decir, pasaría a las manos de la exmujer de Vaz una vez que la anciana falleciera.

Algunos meses después del trámite la mujer fue asesinada en su casa tras un ataque con un arma blanca. Según el abogado, la exmujer de Vaz no se encontraba en Montevideo al momento del crimen, así como tampoco estaba en Maldonado al momento del asesinato de Vaz.

Ante este escenario la pregunta se impone: ¿cómo pasó una mujer que vivía en un barrio humilde de Montevideo a ser dueña de una mansión en el barrio más exclusivo de Punta del Este y con un valor superior al millón de dólares?

“Ahí entra esta íntima amiga de la exesposa de Vaz, quien figuraba como la titular del inmueble, aunque en todo momento ante la justicia ambas mujeres dijeron que las dos eran las dueñas de la casa”, agregó Etcheverry. Esta mujer también vivía en la misma finca.

El dinero para la compra del terreno y la edificación de la mansión que fue allanada en la mañana del viernes salió de la pareja de esta segunda mujer, señalado en instancias judiciales como un alto funcionario del gobierno de Carlos Ménem en Argentina. Su nombre, aún en reserva, no se descarta en una línea de investigación sobre un posible caso de lavado de dinero.

La compra del terreno se firmó cuando Vaz y su exesposa aún continuaban casados y la casa se vendió hace seis años, a un millonario brasileño cuya identidad también se mantiene en reserva.

“Ellas le vendieron la casa a un empresario brasileño pero siguieron viviendo ahí como caseras. Incluso dispusieron de ese dinero, compraron bienes, hicieron inversiones y tienen dinero en efectivo. La venta fue verificada hace seis años”, afirmó el abogado.

Si bien solo figuraba una mujer como propietaria de la casa, el dinero de la venta se depositó en una cuenta manejada por ambas, lo que confirma lo dicho por ambas en la instancia judicial.

La víctima se había divorciado de su exesposa en 2016 y se aprestaba a presentar una demanda por más de un millón y medio de dólares derivados de una simulación de la compraventa de bienes cuando fue asesinado en la puerta de su departamento de un balazo en la cabeza con un proyectil calibre 38.