Coronavirus en Uruguay
825

Confirmados

23

Fallecidos

689

Recuperados

Coronavirus en el mundo
6.380.587

Confirmados

379.666

Fallecidos

2.877.979

Recuperados

Editorial:La grieta y el poder
Ver editoriales anteriores
Hierros del hotel San Rafael son ahora una escultura /// Andrés Scotti: "Somos los giles que estamos perdiendo fortunas" /// Fuertes vientos en Maldonado provocaron intervención de la Intendencia /// Seis muertos por amor entre joven de casta alta y un pobre en Nepal /// Un joven condenado a tres años y medio de prisión por tres rapiñas
Sociedad

13/07/2018 13:36

Fue a prisión un "profesional" de la estafa; al menos 10 meses preso

Sus últimas víctimas fueron ancianos y discapacitados en Tacuarembó. Deberá responder además por unas 50 denuncias en todo el país.

Fue a prisión un "profesional" de la estafa; al menos 10 meses preso

Captura TNU

La Cárcel de Tacuarembó
Fue sentenciado a diez meses de prisión por dos estafas Miguel Ángel Guillauma, un hombre de 55 años que ya había sido enjuiciado otras tres veces, 1997, 2009 y 2015, por esta misma causa, informó este viernes la Jefatura de Policía de Tacuarembó en un comunicado. Esto fue el jueves, siendo derivado a la Unidad 26 del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), la cárcel departamental. Ese mismo día había sido capturado en Montevideo, en plena calle, cerca de la Plaza Cuba.

Las últimas víctimas habían caído en Tacuarembó, el 5 de abril y el 8 de mayo. Una fue la asociación Amigos y Padres del Discapacitado en Tacuarembó (Apadista) y la otra la Comisión de Apoyo del Hogar de Ancianos San Vicente de Paul. Según dijeron a ECOS fuentes policiales, Guillauma llamaba a esos lugares con el discurso ya pronto: que tenía una donación para hacer, que tenía un hijo discapacitado ya fallecido, que tenía insumos trancados en la Aduana del Puerto y que pedían que lo sacara, que tenía un camionero amigo, que solo hacía falta dinero para combustible, que esto sería entre 3.000 y 4.000 pesos.

Con algunas variaciones, esa era la letra que tenía bien aprendida. Luego llamaba nuevamente, se hacía pasar por el camionero desde otro celular, cambiando la voz, y daba la cédula para que le giraran el dinero. Por supuesto, jamás hubo tales insumos.

Más allá de estas estafas concretadas, Guillauma hizo otros intentos. Al premiado liceo rural de Caraguatá, ganadores en Estados Unidos de la First Lego League, lo llamó para ofrecerles depósitos de agua. También hizo un intento con el Hospital de Tacuarembó. Ninguno de estos tuvieron éxito.

De acuerdo con las fuentes, este hombre ya contaba con más de 50 denuncias en todo el país por estafa. Se descuenta que tendrá que responder por varias de ellas -la mayoría ocurridas en Montevideo y Canelones- mientras cumple los diez meses de prisión, acordados luego de un proceso abreviado.