Gobierno definirá tributos y forma de cobro de bolsas plásticas

Por: Fabian Cambiaso

Sociedad

5/06/2018 17:26

Gobierno definirá tributos y forma de cobro de bolsas plásticas

Diputados acordaron eliminar el artículo que establecía que serían gravadas con IMESI. Se clarificó de qué forma podrán ser fabricadas.

Luego de una intensa negociación política, la Cámara de Diputados logró destrababar las diferencias y, en el Día Mundial del Medio Ambiente, aprobó la ley que pretende desestimular el uso de bolsas plásticas.

El diálogo entre las distintas bancadas partidarias posibilitó despejar las dudas que frenaban el respaldo a la iniciativa, originada en el Poder Ejecutivo y que había sido sancionada el año pasado en el Senado.

Específicamente, refería a las implicaciones del artículo 4 del proyecto. Es que, su redacción original, se hacía mención a que las bolsas fabricadas en el país deberían pasar a ser "compostables o biodegradables", quedando todos los demás tipos prohibidos.

Pero luego de una intervención del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma), la "o" fue sustituida por una "y". A juicio de empresarios del sector citados por El Observador, el cambio iba a llevar a la configuración de un monopolio en favor de una empresa internacional, la única en condiciones de fabricarla reuniendo las dos condiciones.

La advertencia también giraba en torno a los costos que supondría esa exigencia. De US$ 1500 por tonelada se pasaría a US$ 5000.

Según dijo a ECOS el diputado Carlos Varela (Asamblea Uruguay), el detalle fue corregido, pese que las autoridades ministeriales afirmaron que la diferencia de letras no alternativa la intención del articulado.

El acuerdo alcanzado en Diputados implica a su vez la a eliminación del artículo 14, que establecía que las bolsas plásticas pasarían a estar gravadas con el Impuesto Específico Interno (IMESI), salvo las que fueran parte de la presentación original de productos y bienes o las que fueran necesarias por razones de inocuidad o higiene.

A partir de la modificación, la fijación de su precio y la obligación de cobro quedarán en manos del Poder Ejecutivo, a través de la reglamentación de la ley.

Lo recaudado, tentativamente, debería ser destinado a campañas de concientización sobre el cuidado mediomental, pese a que la tarea de recolectar el impuesto iba a estar en manos de la Dirección General Impositiva (DGI).

“Será lo suficientemente alto para que opere como desestímulo, pero tampoco queremos que genere problemas respecto al funcionamiento económico”, precisó en su momento el asesor de Economía y Finanzas, Alejandro Zavala.

La decisión de fijar una tasa responde a la lógica de que opere con un efecto moderador de la demanda.

“El precio se fija para que opere sobre el público. Somos conscientes que el costo de las bolsas no es un problema financiero para las empresas, por lo menos las grandes. Por algo no se cobran”, según Zavala.

Afán recaudador

El cobro de una tasa fue cuestionado por el experto ambientalista Eduardo Gudynas. Entrevistado este martes en el programa Rompkbzas, de El Espectador, apuntó que ese cobro es muy riesgoso, desde el momento en que puede hacer que la venta de bolsas se vuelva un negocio para que el gobierno recaude más.

A nivel extraoficial se viene manejando desde hace tiempo que el precio final podría ser de hasta $ 4 por unidad.

Tomadon en cuenta que en Uruguay se utilizan 360 bolsas al año por persona, eso supondría 1.260 millones de unidades. Al precio estimado, representarían $ 5.040 millones, equivalentes a $ 1,6 millones.

Impacto

Más allá de las modificaciones, los empresarios del sector plantearon desde un principio sus reparos a la implementación de esta ley.

En especial, los reparos provinieron de la Asociación Uruguaya de Industriales del Plástico, que nuclea a los fabricantes de bolsas a nivel local.

El coordinador de la gremial, Mario Jacobo, manifestó ante el Parlamento la decepción de la Asociación con la iniciativa cuando se comenzó a discutir en el Senado.

“Nos encontramos con un proyecto de ley en el que no tuvimos participación”.

El industrial aseguró que el gobierno desconoce, en primer lugar, la realidad del sector.

El mercado de bolsas plásticas mueve en Uruguay 1.174 millones de unidades al año. Solo el 20% se fabrican a nivel local, y son las que se distribuyen en las grandes superficies, reutilizándose además luego como bolsas de residuos. Todas son oxibiodegradables (u oxodegradables) y son a las que el proyecto apunta a cobrar.

La actividad, según Jacobo, genera 1.500 puestos de trabajo.

Según la Asociación, su consumo ha disminuido 17% en los últimos siete años.

Distinta es la realidad en almacenes, bares y pequeños comercios, que mueven el 80% de las bolsas que se utilizan en el país.

Todas son importadas y se fabrican con material no degradable, no pudiendo además reutilizarse para residuos. Su uso, aseguró Jacobo, aumentó 50% desde 2009. “A este mercado es imposible controlarlo”, expresó.

Por esta razón es que se mostró opuesto a la tasa que se pretende cobrar. “Se generaría un impacto en la industria nacional con pérdida de fuentes laborales y cierre de fábricas”, aseguró.

Los industriales plantearon que se establezca un único formato de bolsa estándar, tanto nacional como importado, y que se prohíban las que no lo cumplan.

Jacobo relativizó el volumen de bolsas que los supermercados vuelcan a la calle. Son, según dijo, siete bolsas al mes por habitante. En una familia tipo serían 28 unidades, menos de una por día. “Y todas se reutilizan para residuos”, sostuvo.

En términos económicos, los industriales dijeron sentirse desprotegidos. “Los importadores de bolsas las traen a un precio por debajo del costo de la materia prima”.

Crisis ambiental


Gudynas aportó este martes en Rompkbzas algunos datos sobre la industria del plástico y sus efectos en el medio ambiente.

Desde su invención, en la década de 1950, se llevan fabricadas a nivel mundial 8,3 mil millones de toneladas métricas de ese material. La mayor parte, unos 6,3 mil millones, ya fue descartado como residuo.

Sólo el 9% del plástico es reciclado al año. Mientras que el 12% es incinerado, el 79% restante se acumula en sitios de disposición final en ciudades, la naturaleza o los mares. Se estima que 8 millones de toneladas anuales terminan en los océanos.

En ese mismo período se fabrican unas 400 millones de toneladas de nuevos productos. Al respecto, Gudynas hizo una comparación. Tomando en cuenta que en Uruguay existen hoy un millón de autos, afirmó que el plástico que se produce por año en todo el mundo tiene un peso equivalente a 400 veces el parque automotor nacional.