Caso María: defensa de la niña consideró que lo mejor es que se quede

Sociedad

28/04/2018 07:49

Caso María: defensa de la niña consideró que lo mejor es que se quede

Patrocinante de la niña cuyo regreso a España está siendo revisado por la SCJ consideró que lo mejor para ella es permanecer en Uruguay.

Luz Calvo, abogada de la niña cuya restitución a España está siendo sometida a una revisión judicial, opinó el jueves en la Suprema Corte de Justicia que, en atención a un interés superior de la pequeña de seis años y para evitar un nuevo desarraigo, lo mejor es que ella permanezca en Uruguay, según contó a ECOS María Eugenia Cal, abogada de la madre de la pequeña. Otras fuentes relacionadas al caso confirmaron ese extremo a este portal.

Esto ocurrió en el día de los alegatos finales del caso. Del lado del padre de la niña, residente en España, se hizo hincapié en que no había causales para revisar lo establecido en setiembre pasado, cuando la Justicia notificó que estaban acreditadas las condiciones para la restitución de la menor a España con determinadas condiciones. De lado de la madre, María -cuyo nombre inspiró la campaña viral #MaríaNoSeVa, impulsada por organizaciones feministas y sociales-, se acentuó en la indefensión que tuvo la niña en ese proceso y la colusión de intereses entre los abogados del padre y quien fuera el patrocinante de la niña en ese primer momento.

Aunque la abogada de la niña interpretó que no se daban las causales de colusión e indefensión, entendió que lo mejor es que se quede acá para evitar un nuevo desarraigo, a una niña de seis años que se encuentra en Uruguay desde abril de 2016, agregó Cal.

La doctora Calvo no quiso formular declaraciones.

La palabra ahora es de la Suprema Corte de Justicia, que no ha dado indicios de fecha para emitir su veredicto.

María, uruguaya, había venido con su hija en abril de 2016. Tenían pasaje para volver a España, donde residían con el padre de la pequeña, que entonces tenía cuatro años, para el 25 de ese mes. Fue acá que María comenzó a notar comportamientos “extraños” en la pequeña por lo que decidió hacerle unas pericias psicológicas primero y quedarse en el país después.

Se constató que la niña percibe a su padre como “peligroso”, se dio por hecho que presenció situaciones de violencia doméstica, aunque el abuso sexual denunciado no resultó probatorio a nivel judicial. Desde España, el padre –que siempre negó haber dañado a su hija- comenzó a accionar legalmente la restitución internacional para que su situación sea resuelta allá, lo que le fue concedido en primera instancia y durante la apelación.