Coronavirus en Uruguay
304

Confirmados

1

Fallecidos

Coronavirus en el mundo
665.025

Confirmados

30.946

Fallecidos

Se confirmó el primer muerto por coronavirus en Uruguay /// Avión trasladó desde Montevideo a 288 pasajeros europeos varados /// Hay 30 nuevos casos de coronavirus /// ¿Qué música escuchan los uruguayos en tiempos de pandemia? /// Alejandra Heredia, la profesora que no para sus clases pese al coronavirus
Sociedad

3/04/2018 08:34

Doble homicida se desnudó, desplegó mensajes, pidió perdón y se mató

Martín Bentancur fue hallado en las afueras de las termas de Guaviyú, a diez kilómetros de Quebracho.

Doble homicida se desnudó, desplegó mensajes, pidió perdón y se mató
Gentileza: N. Marroni (El Telégrafo)
A las 6.20 de este martes, un funcionario de las termas de Guaviyú, ubicado por ruta 3 a unos diez kilómetros de la ciudad de Quebracho, vio a una persona en el muro exterior del establecimiento. Vestía solo ropa interior. Cuando fue a alertar al gerente del complejo, escuchó un tiro.

El hombre semidesnudo era Martín Bentancur, el peón de 32 años que estaba prófugo desde el pasado miércoles de madrugada, luego de asesinar en Quebracho a su exsuegra, Nelly Goyeneche (41), y al policía Juan Oviedo (25), que había ido en su auxilio solo, desoyendo el protocolo. Y el ruido era el de un disparo de una pistola 9 milímetros, el arma de reglamento del agente muerto, con la que Bentancur se disparó en el pecho, en el hemitórax izquierdo, autoeliminándose.

La Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior ya lo había informado en su cuenta de Twitter.


El jefe de Policía de Paysandú, Luis Mendoza, dio detalles este martes al mediodía en conferencia de prensa realizada en Montevideo.

Bentancur dejó "todo ordenadito arriba del murito", dijo Mendoza sobre el fallecido, a quien definió como una persona "muy ordenada" en su vida. “Es una persona muy ordenada en su vida, inclusive en este momento. Dobló su ropa y dejó todo ordenado arriba del murito. Tendió una frazada en el piso, se acostó en ella para luego dispararse”.

Mendoza hablaba así del mismo hombre que, por haberse roto la relación que tenía con la madre de su hija, de siete años, mató a dos personas y prendió fuego maquinaria rural perteneciente a la familia de la actual pareja de su ex, todo eso en poco más de una hora en la madrugada del miércoles 28 de marzo.

Además de doblar su ropa, Mendoza señaló que esta madrugada Bentancur desplegó en el tejido del complejo dos lienzos y una remera blanca, repletos de inscripciones, declaraciones de amor, ilustraciones y pedidos de perdón, quitó el cargador de la pistola y se mató.

Su intención era que se conociera su final y que las palabras de su mensaje.

"Te pido perdón China, yo te perdono. Me llevo los mejores momentos en mi corazón", decía uno de los mensajes, en referencia a su expareja. También hay otros para la niña que tuvieron entre ambos. "Decile a la Nadi que me recuerde en los mejores momentos cuando la paseaba a caballo. Solo eso te pido amor mío. Teníamos tantos proyectos para hacer. Tenía la esperanza de cruzar el río, pero pensé que nunca más iban a saber de mí. Por lo menos van a saber de mí", se indicaba, según consignó El País.

"En esos mensajes, él manifiesta su amor por su expareja, por su hija y pide perdón a la familia del Policía", resumió Mendoza. Pidió perdón varias veces, resaltó. "El quería mostrar arrepentimiento".

No era lo único que escribió en esos lienzos, entre ellos un mantel de hule, robados a la escuela 75 de Saladero de Guaviyú, en el que se cree que estuvo escondido tal vez hasta el domingo de mañana. Según Mendoza, también indicó que los policías, acompañados por perros, pasaron "a diez metros de él" durante una de las tantas inspecciones realizadas en el terreno en estos días. "Incluso señaló cuántos policías había visto y cuántos perros", dijo el jefe de Policía de Paysandú.

Pese a ello, Mendoza destacó "la presión psicológica" que hizo la Policía sobre él.

Maldita madrugada

"Oviedo fue un héroe", dijo Mendoza sobre el policía fallecido. Cuando Goyeneche llamó a la seccional local para pedir ayuda ya que su exyerno estaba en su casa, armado con un rifle con mira telescópica calibre 22 y fuera de sí, el agente subió a su moto y fue hasta el lugar, aunque el protocolo indicaba que no debía ir solo. En ese momento, había otros dos funcionarios policiales atendiendo un accidente de tránsito.

"Todo el mundo habla que se equivocó, pero él ofreció su vida. No aguantó que una persona dijera que la iban a matar. Rompió un protocolo en beneficio de la ciudadanía, y eso hay que reconocerlo. Otro quizá se hubiera quedado a tomar mate", subrayó el jefe de Policía de Paysandú cuando se le preguntó sobre los errores de Oviedo.

Lo cierto es que cuando llegó a la casa de la víctima, en Quebracho, Bentancur ya había matado a su exsuegra. Ambos hombres se trabaron en lucha, en la cual el policía fue reducido, desarmado y ejecutado. El ya doble homicida huyó en la moto policial. Esta tenía GPS, por lo que se supo que se dirigía a una chacra a 15 kilómetros de esa ciudad, propiedad de la familia de la actual pareja de su mujer. No había nadie ahí, lo que enfureció más al atacante, que primero emprendió a tiros contra la maquinaria rural que ahí se encontraba para luego prenderla fuego. La misma suerte corrió la moto.

"Ahí se fue a los montes y no tuvimos más información. Es un monte nativo muy difícil de penetrar. No se ve a dos metros, está repleto de 'uñas de gato'", afirmó el funcionario, refiriéndose a una planta muy conocida en ese terreno. La misma mala suerte tuvieron efectivos policiales, de Granaderos, de Prefectura, perros, drones, lanchas y helicópteros que estuvieron rastrillando la zona durante seis días.

"El hombre apareció en el perímetro de búsqueda", resaltó Mendoza.

Indicios


En el perímetro también se encontraba la escuela 75 de Saladero de Guaviyú, donde el lunes se habían encontrado los primeros indicios de Bentancur. Este centro está ubicado a unos 22 kilómetros de Quebracho por un camino vecinal y a siete kilómetros del río Uruguay.

Ahí, en dos cartas y un texto en el pizarrón se indicaban sus intenciones de cruzar hacia Argentina. "Estoy tan arrepentido de lo que pasó pero ya es tarde para mí", indicaba en una de ellas. Lo que pasó era que había matado a quien era la madre y la abuela de su expareja y de su hija, respectivamente. También había asesinado a un joven policía de 25 años que estaba por casarse.
Luis Mendoza (captura Unicom)
Luis Mendoza (captura Unicom)

Entró a ese lugar por una banderola rota ubicada en su parte posterior, corriendo siempre el cartón que ahí habían dispuesto. Mendoza señaló que el lugar había sido revisada "varias veces" pero "siempre por el exterior". Como los candados no estaban rotos, no consideraron necesario entrar. De ahí hurtó ollas, sábanas, manteles y víveres tales como boniato, arroz y fideos.

No se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo permaneció ahí.

Mendoza descartó la idea de que Bentancur tuviera un cómplice en estos días, tal como había sugerido el alcalde de Quebracho, Mario Bandera. "Si hubiera tenido quien lo ayudara no hubiera necesitado entrar a la escuela y robar. Además, no tenía teléfono celular; en esa zona no hay señal".

Tanto la expareja de Bentancur, la actual pareja de esta y sus respectivas familias seguirán bajo medidas de protección, señaló.

La noticia del hallazgo del cuerpo llegó rápido a Quebracho, ciudad sanducera de unos 3.000 habitantes, que todavía no sale del shock. El alcalde Bandera dijo que ahí este desenlace fue considerado "el final de una etapa, de toda una locura". Hay vecinos que esperaban que todo terminara así; incluso, "hay quien siente algo parecido al alivio", aseguró.