Muerte de Daniela Pérez: “Esperamos la confesión pero no va a suceder”

Sociedad

27/03/2018 13:21

Muerte de Daniela Pérez: “Esperamos la confesión pero no va a suceder”

Facebook

La asesinaron el 9 de enero. Desde febrero, fuentes policiales dicen tener pruebas que apuntan a una persona de su entorno.

A casi tres meses del asesinato de Daniela Pérez, fuentes policiales dijeron a ECOS tener pruebas para inculpar a un sospecho pero la fiscalía aún no se expidió. Todo apunta a una persona muy muy allegada, dijo una fuente policial relacionada al caso, consultada por ECOS.

El homicidio se encuentra en los escritorios de la Fiscalía de Treinta y Tres, que está trabajando conjuntamente con Crimen Organizado. Desde esa sede judicial señalaron hace un mes y medio que próximamente se realizaría la formalización, cosa que no sucedió.

Si bien existe un principal sospechoso, fuentes policiales vinculadas con la investigación dijeron que se ha hecho muy difícil recabar más pruebas porque el hecho ocurrió en una zona muy desierta y no hay testigos. “Hay indicios que inculpan a esta persona, pero es en la audiencia donde tiene que explicar todo”, dijo una de las fuentes.

“Esperamos la confesión, pero eso no va a suceder”, dijo aclarando que si el sospechoso no confesó la autoría del crimen en un principio es muy difícil que lo haga con el paso del tiempo. “Tenía actitudes que indicaban que estaba ocultando algo”. Esta persona nunca fue detenida.

La investigación policial apunta a una persona, quien fue la última persona que la vio con vida. “Hay información en los teléfonos celulares que involucran mucho a ese individuo”, dijo la fuente consultada.

“La policía ha recopilado las pruebas pero ahora depende de la justicia determinar si es el culpable o no”, agregó.

Según fuentes policiales, se espera por el llamado del fiscal Maximiliano Sosa para que convoque a una nueva audiencia. De acuerdo a otras judiciales, se continúa la investigación por pruebas más firmes.

Sin embargo, desde la policía señalan que se debería haber intentado una confesión del presunto sospechoso luego del asesinato.

Las últimas novedades judiciales fueron en enero cuando se conocieron los resultados de la pericia balística y la extracción de ADN de dos personas de las uñas de Daniela, una de ellas de su pareja.

Daniela trabajaba en una confitería céntrica de la ciudad de Treinta y Tres y en los primeros días de enero se encontraba de licencia. El lunes 8 de ese mes, concurrió a la misma playa a la que iba habitualmente. En esta ocasión fue acompañada por su pareja y un perro. “Se trata de una playa alejada a la que no concurre mucha gente”, dijo a ECOS en su momento quien era el subjefe de la policía departamental, Gustavo López (ahora en retiro).

Según declaró a la policía su pareja, última persona en verla con vida, en determinado momento se retiró del lugar para buscar a su hermano. Daniela quedó sola junto a su perro. Al regresar, el hombre no la encontró.

En su relato contó que fue a buscar a más familiares para que lo ayudaran en la búsqueda. Fue en ese momento que un hermano de la víctima encontró el cuerpo que presentaba un disparo en la cabeza y signos de violencia, aunque posteriormente se descartó la posibilidad de un ataque sexual.

Pocos días después fueron detenidos dos areneros que se encontraban en la zona. Fuentes policiales dijeron que esa línea de investigación se inició porque en el “Club del trueque” de esa ciudad, uno de ellos ofreció un arma del mismo calibre que la bala hallada en el cráneo de Daniela. Luego de indagaciones, se determinó que esas personas no estaban implicadas en el caso.