Decenas de miles marcharon en el Día Internacional de la Mujer

Por: Leonel García

Sociedad

8/03/2018 18:53

Militantes feministas aseguraron que fue más gente que en 2017. La marcha transcurrió con tranquilidad, salvo episodios aislados.

Decenas de miles de personas coparon 18 de Julio este jueves al caer la tarde e iniciar la noche durante la marcha por el Día Internacional de la Mujer. A las 17.58, al grito de “alerta feminista”, la avanzada arrancó desde 18 de Julio y Cuareim para culminar, también con cánticos, también con performances y con una fogata, frente al Ministerio de Salud Pública (MSP). Eso fue una hora y cincuenta minutos después, cuando la parte más rezagada de esa marea mayoritariamente violeta y negra, mayoritariamente bullanguera, pacífica y emocionada, con muy poco de eso que se suele calificar como “incidentes”, muy variopinta, recién había pasado la Intendencia de Montevideo.

Tanto Andrea Tuana, de la ONG El Paso, como Claudia Olivera, del colectivo Las Puñadito, ambas de la Intersocial Feminista, coincidieron en decirle a ECOS que la marcha superó la convocatoria de la edición 2017, la que fue un parteaguas, la que estuvo estimada en 300 mil personas.

Aun así, hubo diferencias. Así lo reconocieron varias militantes y participantes de la marcha, como la directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo, Fabiana Goyeneche, y el senador y expresidente José Mujica. En 2017, según recuerda la crónica que entonces publicó ECOS, hubo mucho de catártica fiesta, alimentada por la conmoción que habían provocado recientes femicidios, figura que aún no estaba presente en el Código Penal. Este año se vio celebración, sí, pero también una suerte de beligerancia festiva, más notoria en los grupos que iban adelante en la marcha, los que partieron de 18 y Cuareim, los de la Coordinadora de Feminismos.

De ahí surgieron los cánticos más hostiles y los (pocos) casos de vandalismo, como los que sufrió un kiosko en 18 y Ejido, la sede del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) o la Iglesia del Cordón, de 18 y Vázquez.

Poco antes de las 18 horas, el escaso público que aguardaba en Plaza del Entrevero, donde se había citado para arrancar la Intersocial Feminista, distaba mucho de la efervescencia del año anterior. Claudia Olivera decía que, luego de un año en que se habían aprobado leyes vitales, tales como la Ley Integral de Violencia de Género, ahora la lucha pasaba por “que se consigan los recursos para ponerlas en práctica”.

Primera señal de que el movimiento feminista uruguayo no funciona de forma uniforme. En la Intersocial, en la que está incluida el PIT-CNT, se lamentaban que no habían combinado con la Coordinadora –que calentaba las gargantas tres cuadras hacia el Este- la redacción de una proclama conjunta.

Las consignas, muy variadas, ya estaban presentes en carteles, pancartas, cánticos y remeras. “Sororidad”, “Empieza el Matriacado”, “Que coger sea un placer” y “Si paramos las mujeres paramos el mundo”, se mezclaban con el hit “Somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar”. Luego de dos días de insólita discusión en las redes sobre el lugar que debían ocupar los hombres en la marcha, ese debate se zanjó de la forma obvia: las militantes encabezando el recorrido y los cantos; ninguno de los compañeros varones desentonó.

Una niña de unos cuatro años, muy castaña, muy enrulada y muy de violeta, a caballo de su madre, preguntó si se estaban juntando “para que los malos dejen de lastimar”. A la mujer, muy emocionada y sonriente como para pensar una respuesta acorde, la salvó la campana: el grito de “alerta feminista” y el arranque.

Fabiana Goyeneche –que vestía una remera con la palabra “Harta”- lo comentó luego a ECOS: la diferencia que notó respecto a la edición anterior “fueron reacciones opuestas a la marcha, gente que se expresa explícitamente en contra”. Refería a una manifestaciones de personas que se identificaron como integrantes de la Iglesia Misión Vida –la del pastor Jorge Márquez- que esperaron el paso de la marcha ocupando toda una acera de 18 entre Ejido y Yaguarón. Lo hicieron portando carteles que rezaban “Femenina Si, Feminista No” (en rosado y celeste), rechazando el aborto y la militancia feminista, a la que calificaban de “violenta”, que en esos momentos pasaba por la principal avenida. Aunque los cánticos se escuchaban más fuerte al coincidir ambas manifestaciones, la cosa transcurrió pacíficamente.

“Las reacciones violentas tienen mucho de reaccionaria, sobre todo ahora que nos estamos visibilizando más", señaló Goyeneche, que caminó detrás de una pancarta en la que se pedía “por una izquierda feminista”. Cerca suyo marchaban la senadora Constanza Moreira, el exlegislador Alberto Couriel y el director de Promoción Sociocultural del Mides Federico Graña, todos del Frente Amplio. “La izquierda y el feminismo no son sinónimos, estamos en un proceso de construcción”, dijo la jerarca municipal.

Tres o cuatro manifestantes de un grupo que luego –volantes mediante- se identificaría como “Venganza Femininja” y que brega por la "acción directa", notoriamente muy jóvenes, encapuchadas y con máscaras de cotillón, pegaron afiches con la inscripción “Pija violadora a la licuadora” en el kiosko de 18 y Ejido. También grafitearían comercios y la sede del Mides. El cántico “Iglesia, basura, vos sos la dictadura”, el hecho de que el portón de la Iglesia del Cordón estuviera cerrado y que tras él se mostraran varios hombres en postura vigilante hacían que fuera inminente que “algo” iba a pasar. Y así fue. Una media docena de mujeres, también con máscaras y con gorros de bruja violeta, arrojaron bombas de pintura, roja y negra, al templo.



A un par de cuadras atrás, el senador José Mujica era objeto de una selfie tras otra. Delante suyo caminaban las más eufóricas; detrás suyo, en silencio, marchaban las Mujeres de Negro. “En este movimiento hay varias posiciones, varias diferencias, es natural que encaren las cosas de distinta manera… pero tienen un factor en común: son expresiones de lucha por la igualdad”, le dijo a ECOS. Su esposa, la vicepresidente Lucía Topolansky, no lo acompañó. “Tiene una gripe bárbara y el sábado tiene que ir a Chile a representar al gobierno”, agregó el expresidente.

El domingo pasado, en una entrevista que publicó El País, Topolansky se había referido en términos muy críticos al movimiento feminista.

“Hay colectivos que, lamentablemente, hacen ese tipo de expresiones que no compartimos”, dijo Tuana, una vez terminó la manifestación, en referencia a las pintadas en los muros de la Iglesia. “Pero yo igual quedé muy conmovida. Estamos todos tirando por la misma causa”.

La misma avanzada que arrancó la marcha fue la que la frenó. Ahí, en 18 de Julio, a metros de Fernández Crespo, pintadas y ululando como indios, la alerta feminista inició una fogata en plena calle. En el mismo elemento por el que mataron a miles de mujeres inocentes durante la Inquisición y en el que murieron 123 trabajadoras en una fábrica textil en Nueva York en 1911 (lo que le dio trascendencia mundial a la celebración de este jueves), las manifestantes hicieron arder simbólicamente los males que aún persiste: femicidios, violencia de género, brecha salarial, el sistema patriarcal. Terminaba la fiesta.