Llega el desfile más esperado por un barrio y los dueños de azoteas

Por: Anaclara Trengone

Sociedad

7/02/2018 19:05

ECOS

ECOS

ECOS

ECOS

ECOS

Aún hay lugar para el jueves de Llamadas. El viernes, el día más esperado, está casi todo ocupado. Algún vecino se hace de más de $ 100 mil.

Los rayos de sol pegan sobre las estructuras de asientos dispuestas sobre la calle Islas de Flores y las hacen brillar. Horas más tardes, miles de artistas del candombe serán los que destellarán al público con su talento.

El Barrio Sur y Palermo esperan con gran expectativa el Desfile de Llamadas y los vecinos, a su vez, esperan ganar unos pesos más con el alquiler de balcones y terrazas.

Hay algunos que rentan un lugar en su casa en valores que van de 1.100 a 2.800 pesos por persona. Incluso hay quienes ofrecen toda su azotea, amplia y cómoda, a un grupo “grande” por $ 40.000.

La calle ya está cerrada en la víspera al primer día de desfile, que será este jueves. Los vecinos caminan tranquilos esquivando las vallas que se colocaron contra los cordones de la vereda y las sillas que se encuentran apiladas cada pocos metros.

La mayoría de las viviendas tienen balcones o azoteas. En algunas la oferta es visible: se muestran carteles que anuncian que se alquilan para las Llamadas, acompañados de un número de celular. Las terrazas tienen un precio más elevado el viernes, el segundo día de desfile, el de las comparsas más convocantes.

Y como tal, para esa fecha las azoteas y balcones -con capacidades algunos de entre 20 y 30 personas- ya están casi todos ocupados. Aún quedaban lugares disponibles para el jueves.

Muchos turistas que vienen desde el exterior reservan con meses de anticipación para no quedarse sin lugar en una de las mayores fiestas populares de Montevideo. Según un cálculo realizado por ECOS, a fuerza de consultas a oferentes, durante ese día hay vecinos que pueden llegar a hacerse, gracias a la capacidad de su azotea, de más de $ 100.000 por albergar por unas horas a desconocidos atraídos por el candombe.

En el barrio dicen que nadie queda fuera del negocio. Incluso se alquilan lugares por las calles transversales y también casas de empresas. En la mayoría ofrecen sillas, además de vajilla, heladera y baño. En otras terrazas los dueños de casa prenden el fuego y también le venden a sus huéspedes comida y bebidas; incluso bebidas alcohólicas, algo en particular apreciado ya que su venta durante el evento fue prohibida en locales comerciales.

Uno de los sitios, podría decirse, VIP, que ofrece los precios más elevados –jueves a 2.235 pesos y viernes a $ 2.800– incluye servicio de asador, mozo y barman, picada de fiambres y de parrilla completa, además de bebida, pan y postre.

Además del día en cuestión, el costo de los lugares varía de acuerdo a dónde estén ubicados. Los balcones más costosos se encuentran a la altura de Ejido, ahí donde también se ubica el jurado y las cámaras de televisión. Por eso, se sabe, a esa altura los conjuntos realizan su mejor performance. “De acá para allá (hacia Minas) es otro desfile”, afirmó uno de los propietarios.

Pero no solo se ofrecen terrazas, también hay vecinos que alquilan sillas de plástico que se colocan detrás de los asientos que brindan los organizadores del evento. Según afirmaron en el barrio el precio es menor a las localidades que se venden oficialmente que van desde 150 a 3.100 pesos el palco para cuatro personas.

Además, los comercios de la zona se preparan para recibir a cientos de miles de personas. Si bien trabajan con reja cerrada, afirman que es muy buena la venta de bebidas -sobre todo agua- por el calor y también de comida como tartas, empanadas y tortas fritas.

“Esto no es algo muy legal, difícil que alguno haga los aportes (impositivos)”, opinó uno de los vecinos. Bastaba que la periodista se identificara como tal, para que las respuestas comenzaran a tornarse evasivas. Sin embargo, en portales como Mercado Libre pululan los balcones en oferta, adjuntando nombres y teléfonos de contacto. A lo largo de la calle, lo mismo, muy a simple vista.

ECOS quiso comunicarse con la Intendencia de Montevideo para averiguar si, efectivamente, los alquileres de azoteas y sillas durante las Llamadas son legales o están sujetos a alguna regulación. Se consultó a las divisiones de Cultura, Eventos y en Inspección General. En ninguna de ellas supieron responder.