Cutcsa es denunciado por Instituto de jóvenes con discapacidad

Publicado: 19/06/2017 17:33 | Actualizado:
Cutcsa es denunciado por Instituto de jóvenes con discapacidad

Al bajar del ómnibus, dos jóvenes se separaron de su maestra y quedaron afuera. El guarda se negó a abrir la puerta porque llegaba tarde.

El Instituto Nuevo Sol, que trabaja con niños y jóvenes con discapacidad intelectual, presentó una denuncia ante Cutcsa y la Intendencia de Montevideo por una situación que protagonizaron algunos alumnos este viernes durante una salida instructiva a un centro cultural.

Según denunciaron a través de redes sociales, cuatro alumnos del instituto viajaban con su maestra en un ómnibus 60 de Cutcsa. Al llegar a la parada de Ciudadela y Colonia, los jóvenes comenzaron a bajar, pero el guarda cerró las puertas, dejó a dos de los chicos afuera y reanudó su marcha.

Mientras tanto, los otros dos jóvenes y su maestra que habían quedado en el vehículo, solicitaron inmediatamente al chofer que detuviera el ómnibus, informándole el peligro al que se exponían los jóvenes con discapacidad al quedar solos. Sin embargo, el guarda se negó a abrir las puertas y a detener el ómnibus hasta la parada siguiente, dado que según dijo "llegaba tarde al relevo".

Ante la indignación general de los pasajeros, éstos lograron que el ómnibus detuviera su marcha a pocos metros de la próxima parada. Afortunadamente, los dos alumnos que habían bajado mantuvieron la calma y se reencontraron con su maestra minutos después.

Luego del mal momento, la dirección del Instituto Nuevo Sol junto al profesor Juan José Bethencourt (uien firma la carta publicada en las redes) decidieron presentar la denuncia en las oficinas de Cutcsa, donde relataron los hechos acontecidos. A su vez, realizaron la denuncia frente a la Intendencia de Montevideo, con el fin de que se tomen las medidas correspondientes contra los funcionarios de transporte, y emitieron un comunicado a través de su cuenta de Facebook para que el hecho "no quede en el olvido".

Consultado sobre la situación, el sub gerente general de Cutcsa, Álvaro Santiago, indicó a ECOS que ya está en curso una investigación, y se están recabando los testimonios y declaraciones de todos los involucrados.

“Como es algo muy sensible, la investigación es un procedimiento extraordinario y urgente, debido a la gravedad que puede tener el tema”, señaló Santiago y explicó que el área competente se encuentra chequeando las cámaras para verificar todos los detalles del incidente.

En caso de que se confirme, se le aplicarán sanciones a los funcionarios involucrados, pero éstas dependerán de sus antecedentes funcionales. Igualmente, el jerarca afirmó que en estos casos, cuando se trata de sectores especialmente vulnerables como personas con discapacidad, las sanciones son de “máximo rigor”, dado que constituyen un agravante.