Masa Crítica: “Hay gente muy refractaria a los reclamos progresistas"

Sociedad

16/06/2017 14:27

Masa Crítica: “Hay gente muy refractaria a los reclamos progresistas"

Pixabay

Tras el incidente protagonizado por el colectivo, el juez de la causa decidió no procesar al conductor del vehículo ni a los ciclistas.

El objetivo del colectivo Masa Crítica, que protagonizó un polémico incidente en la rambla en una de sus salidas, es un grupo que busca fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad, "sin grandes misterios". Igualmente, para uno de sus integrantes, Carlos Bruno, “el mensaje no es para todo el mundo”.

El pasado viernes 9 de junio, el grupo de ciclistas circulaba por la rambla de Montevideo cuando uno de los vehículos que iba detrás, se lanzó sobre uno de los ciclistas, Axel Taño. Lo hizo caer y después huyó.

Ante esto, el fiscal Diego Pérez solicitó el procesamiento del conductor del auto, bajo la tipificación de violencia privada, y de dos ciclistas del colectivo, por el delito de justicia por mano propia. Igualmente, el juez Marcelo Malvar decidió no procesarlos según explicó a ECOS, dado que no había pruebas suficientes y quien estaba al volante ofreció hacerse cargo de todos los gastos.

A raíz de este incidente se generó una fuerte polémica social en torno al colectivo. “Es muy fácil quejarse de los loquitos de la bici. Es fácil burlarse y estigmatizar”, señala Bruno. “Para una población somos los hippies y para otros somos los nenes mantenidos de papá que tenemos la bicicleta”.

Masa Crítica surgió en San Francisco, Estados Unidos, en 1992, y se propagó en varias partes del mundo con características diferentes. Específicamente en Montevideo, el grupo de ciclistas sale dos veces por mes: el segundo domingo y otra noche entre semana. Como mínimo reúne a 100 personas, y como máximo a 700. aproximadamente.

A su vez, es un grupo poco estructurado, no tiene voceros ni líderes. Según Bruno, su ordenamiento es totalmente horizontal; esto se debe a que “el fenómeno de Masa Crítica ocurre solamente cuando se está rodando, el fenómeno mismo es la pedaleada”.

Su principal fin es defender la bicicleta como medio de transporte en la ciudad. Debido a esto, ven con gran desagrado las recientes críticas que recibieron por los diferentes incidentes. “Es una cosa bastante común a nivel social el culpabilizar a la víctima, aunque parezca exagerado”, sostiene Bruno, y señala que se hizo hincapié en si el grupo estaba cumpliendo con todas las medidas de seguridad o si tenían autorización municipal, en vez de centrarse en que una persona “tuvo un hecho agresivo totalmente desmedido contra un ciclista, que generó un espiral de disparates”.

Este no es el primer incidente que protagoniza Masa Crítica. Tiempo atrás se dio a conocer que a raíz de una de sus salidas mensuales, un auto que transportaba a un gato de urgencia a la veterinaria no pudo avanzar, lo que desembocó en la muerte del animal.

Ante esto, Bruno sostiene que cada tanto ocurren cosas, pero “cuando hay emergencias de verdad, cuando están bien transmitidas, la Masa Crítica deja pasar”. Según él, justamente lo que buscan es hacer que el transito y la movilidad en la ciudad sea más humana, por lo que indica que es imposible que se le impida el paso a alguien que tiene una urgencia.

“Yo creo que el mensaje de Masa Crítica no es 'multitarget'”, dice Bruno, y sostiene que el auto que embistió al ciclista (“tuneado y sin matricula adelante”) no es su público. “Hay gente que es muy refractaria a los reclamos progresistas, entonces ve incumplimientos de normas, ve entorpecimiento del tránsito, ve atropellos a la legalidad, en vez de ver que se está luchando por algo que es positivo para todos”, explica.

Para el activista, esto es algo realmente preocupante, dado que les ocurre a ellos en el tema movilidad, “les pasa a las feministas en el trabajo de género, y le ocurre a la gente que es más progresista en el consumo recreativo de drogas. Hay resistencia”, cierra.