Coronavirus en Uruguay
1286

Confirmados

36

Fallecidos

1011

Recuperados

Coronavirus en el mundo
18.303.806

Confirmados

695.118

Fallecidos

11.476.372

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
El uruguayo Darío Silva se incorpora a la dirección deportiva de Cádiz /// Cáffaro, el subcampeón mundial que llegó a Uruguay para jugar el Metro /// Estudian flexibilizar protocolo sanitario para retorno de los teatros /// España reconoció a Bustillo con la Cruz de Isabel la Católica /// Murió un hombre de 62 años y son 37 las víctimas del COVID en Uruguay
Sociedad

6/06/2017 17:37

Unas 550 personas en situación de calle no quieren ir a los refugios

Por: Leonel García

Se estudia si un indigente en Palermo murió debido a una hipotermia. El Mides sumó 162 cupos en los centros nocturnos por el invierno.

Unas 550 personas en situación de calle no quieren ir a los refugios

MIDES

Funcionario del Mides intentando convencer a un hombre que se acerque a un refugio. No lo puede obligar.
Con un colchón y un par de frazadas como único abrigo, el hombre –joven, treintañero, anónimo, silencioso, asocial- suele acomodarse para pasar la noche en la esquina de Ibirapitá y Garibaldi, en el Parque Batlle. Lo hace en un lugar “estratégico”: resguardado del frío por un árbol, un contenedor de residuos y el muro de un colegio privado.

A veces busca calentarse con un líquido de dudoso origen. Contra lo que se cree, el alcohol, dice el doctor Jorge Díaz, director médico de la Unidad Coronaria Móvil (UCM), no hace sino favorecer la hipotermia. El frío puede matar en cuestión de horas, afirma este profesional, cuando la temperatura corporal comienza a bajar de los 34 grados. Y estas noches no están ayudando.

Para este miércoles, por caso, se esperan dos grados de mínima y heladas agrometeorológicas para la zona metropolitana.

Y este hombre de la esquina, ignorado por los vecinos, ajeno él a ellos, y cuyo escaso tejido adiposo no es suficiente barrera contra el frío, es uno más de las aproximadamente 550 personas que duermen en las calles de Montevideo aún en los peores días, según un censo realizado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de 2016. Hay noches que no se lo ve; quizá sea uno de los casi 1.100 que pernoctaron en alguno de los refugios de la ciudad.

La muerte de “Farías”, un indigente en el barrio Palermo a fines de mayo, reavivó el drama de los que viven en la calle cuando comienza a apretar el frío. Los resultados de la autopsia, aún no revelados, permitirán saber si se trató de un caso de hipotermia o no. En todo caso, era un hombre que no quería ir a ninguno de los 53 refugios con los que cuenta el Mides en todo el país. Y no se los podía obligar.

El Mides cuenta todo el año con 1.565 cupos en los refugios en personas en situación de calle. Desde el 15 de mayo y hasta el 30 de setiembre, se agregan 162 lugares más, totalizando 1.727.

“No están todos los 162 cupos de contingencia ocupados. Vamos a tener tantos cupos o lugares como sea necesario para atender a las personas que están en situación de calle, especialmente en esta época del año en que son más los que concurren a los 53 centros que tiene el Mides en todo el país”, dijo este martes a la prensa la subsecretaria de Desarrollo Social, Ana Olivera.

En 2016, según datos oficiales, un total de 3.600 personas pasaron por los centros nocturnos.

Complejidad

De acuerdo con el Censo de Población en Situación de Calle que este Ministerio presentó en octubre del año pasado, Montevideo tiene 1.651 personas en ese grado de vulnerabilidad; 1.095 se instalaban en los refugios y 556 lo hacían a la intemperie. El trabajo de campo se hizo en invierno, para reflejar los momentos de mayor frío. Son los últimos datos existentes al respecto.

Ese estudio indicaba que la gente que optaba por el refugio tenía en promedio 38 años contra 47 de los que dormían en la calle. De estos últimos, cuatro de cada cinco pernoctaban afuera siete días de la semana. La ruptura de los vínculos familiares estaba presente en el 56,4% de los casos, las adicciones en un 30,2% y la falta de ingresos en un 20,4%.

“Nosotros continuamente tenemos que hacer la desocupación del espacio público”, le dice a ECOS Jorge Cuello, responsable desde 2001 del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed) de Montevideo. Si lo solicita el Mides coordina con ellos para darle a las personas en situación de calle el contacto con un refugio. Esto es: dirigirlos a la “puerta de entrada”, en Convención entre Paysandú y Cerro largo, y ahí solicitar un espacio según sus necesidades.

Ese trámite es una de las contras para ir, pero no la única. Julieta Bistolfi, fundadora de la ONG Trigo Limpio, creada hace año y medio para brindar asistencia a gente en situación de calle de Punta Carretas y Pocitos, aporta otros: “No les gusta el trato que reciben, temen que les roben las pocas cosas que les quedan y no les sirve el horario”.

Según Bistolfi, a quienes acceden a un refugio les obligan a estar ahí a las 19 horas. Eso les resta horas (y dinero) para trabajar como cuidacoches. De acuerdo con la encuesta del Mides, esta es la ocupación del 60% de los sondeados. El resto son vendedores ambulantes o feriantes.

“Se nota que hay más gente que el año pasado”, dice Bistolfi. Trigo Limpio atiende a unas 58 personas que van de 20 a 50 años. En el verano se arriman a dormir cerca de la costa. Con los fríos buscan terrenos baldíos o inmuebles abandonados. Hasta que pusieron guardias de seguridad, los baños del Parque Villa Biarritz eran otro lugar para pernoctar. De ese total, siete son mujeres.

La población femenina en situación de calle es del 6% a la intemperie y del 17% en los centros del Mides, según el censo.

Cuello no se anima a decir si ha habido grandes cambios en la población en la calle en los últimos años. Quizá la irrupción de la pasta base, a principios del siglo, haya sido el gran diferencia. “Por el abuso del consumo, la gente va perdiendo la estabilidad familiar primero. El contacto con la gente de su barrio después. Y acaba viniéndose para el centro”, concluye el responsable del Cecoed.

Cuatro de cada cinco personas que duermen en la calle admitió haber consumido alguna sustancia psicoactiva.

(Del portal de Presidencia: Para dar aviso de personas en situación de calle, se puede llamar al teléfono gratuito 0800 8798. Asimismo, en caso de que la persona requiera atención médica se debe llamar directamente al teléfono 105 de ASSE. En cuanto a niños y adolescentes en situación de calle, se debe llamar a la línea azul del INAU, 0800 5050)