"Los negociadores de crisis no convencemos, hacemos entrar en razón"

Por: Leonel García

Sociedad

10/05/2017 15:50

"Los negociadores de crisis no convencemos, hacemos entrar en razón"
UTN

"Soy Facundo, necesito hablar con usted". Eran las 9.30 del lunes 8 y el paciente trabajo de casi 24 horas comenzaba a dar sus frutos.

El doble asesino de Paysandú se entregó tras una negociación por whatsapp, la primera de este tipo que se realiza en el país. El todavía presunto matador de su abuela y bisabuela en Paysandú se contactó por esta vía con el negociador de crisis asignado al caso. Menos de cinco horas después, se presentó en la puerta del Ministerio del Interior.

Estos funcionarios policiales, pacientes, disciplinados y con una gran capacidad dialéctica, son parte de la Unidad Táctica de Negociaciones (UTN), dependientes de la Guardia Republicana.

Facundo Scotti, de 21 años, fue procesado en la noche del martes 9 con prisión por la muerte de las dos mujeres, de 71 y 91 años, con las que convivía. Eso fue el viernes 5 en la noche. En la madrugada del sábado 6 las cámaras de la terminal de buses de Paysandú lo captaban tomándose un ómnibus a Montevideo. El domingo 7, a las 11 de la mañana, Negociaciones recibe una comunicación de la Jefatura de Policía de Paysandú: el juez de la causa, Fabricio Cidade, había dispuesto que tenían que intervenir.

“Entonces comenzamos una técnica llamada ‘bombardeo’ en la cual, a través de las redes sociales y los teléfonos celulares, nos contactamos con todos los amigos, allegados y familiares de esta persona. Los llamamos a todos para informarles que había un negociador trabajando en la situación, que confiara en él y que se comunicara”, le dijo a ECOS el mismo negociador que trabajó en el tema, que por razones de seguridad y de su tarea no puede dar su identidad.

Las “cuantiosas” llamadas y contactos que comenzaron a producirse ese día tuvieron su recompensa a la mañana siguiente.

La de Facundo Scotti, dijo, sin bien no fue una negociación complicada fue atípica: se trató de la primera que esta unidad realizó completamente a través de whatsapp, textos y audios, en los cuatro años que lleva funcionando en la Republicana.

“El siempre reconoció su acción y su responsabilidad”, dijo el policía, de 45 años de vida, 27 de funcionario y en esta unidad desde su arranque.
“Nosotros siempre somos francos y sinceros en las opciones que pueda tener el sujeto. Son personas que están respondiendo emocionalmente y no de forma racional. Nosotros lo llevamos a un estado de respuestas racionales. Le hacemos ver que la figura del negociador es una puerta de salida a su situación”.

El funcionario rechazó la palabra “convencer”; para él, lo que busca es “hacerlo razonar”.

Y en este caso, la única garantía que le pidió Scotti fue no entregarse en ninguna seccional. “Entonces, pautamos el punto de encuentro, en la puerta principal del Ministerio del Interior”, en Mercedes y Julio Herrera. Ahí se entregó, pacíficamente, a las 14.05 del lunes. De inmediato, la Guardia Republicana hizo los trámites necesarios y el traslado a Paysandú.

El negociador no puede dar detalles de la negociación. “Yo estaba seguro que se iba a entregar. Solo se buscaban aclarar dudas, no me pregunte cuáles”.

El Ministerio del Interior informó que en los cuatro primeros meses del año la UTN intervino en 42 negociaciones. Según el participante de este caso, han tenido un 100% de efectividad en sus intervenciones. Por efectividad se entiende “salvaguardar la vida de las personas afectadas por la situación como la de quien las afecta”. No todos los casos son como los de Scotti: a veces hay rehenes encañonados y un captor totalmente fuera de sí. “Todo caso encierra una dificultad. Lo que tenemos que saber es que toda persona necesita ser escuchada. Y todo puede tornarse difícil porque se trata de seres humanos y sentimientos”.

La solución puede ser, justamente, negociada o por la fuerza. Los casos más comunes son tentativas de suicidio y casos de violencia doméstica con rehenes. El caso más recordado fue un motín en el Hospital Vilardebó, en abril de 2016, que llevó ocho horas de trabajo.

Tuvo dos cómplices

Además de Scotti, otras dos personas fueron procesadas por los homicidios de Marta Ofelia Martínez Chéchile y su madre Ofelia Chéchile Pereira Nuñez, abuela y bisabuela de Scotti, con quienes convivía.

Según indicó Leonardo Araiche, jefe de Prensa de la Jefatura de Policía de Paysandú, Scotti fue procesado con prisión por cargos de homicidio especialmente agravado, en régimen de reiteración real en calidad de autor. Un cómplice, J.B.T.C., de 22 años, también fue procesado con prisión por la misma causa.

El Ministerio del Interior había divulgado el nombre del sospechoso el sábado, cuando pidió la colaboración de la población ara su captura.

Además, fue procesada sin prisión la adolescente de 17 años Y.G.M.S. novia del hombre de 22 años, por su colaboración en el crimen. A la menor se le impuso un arresto domiciliario por 120 días como medida privativa de libertad.

Según publicó este miércoles el diario El Telégrafo, de Paysandú, el móvil fue el robo: por 40 mil pesos mataron a las dos mujeres.

(Producción: Lucía Cuberos)