Coronavirus en Uruguay
947

Confirmados

28

Fallecidos

828

Recuperados

Coronavirus en el mundo
11.006.274

Confirmados

524.895

Fallecidos

6.151.336

Recuperados

Editorial:¿Campaña electoral o cinismo virtual?
Ver editoriales anteriores
Asesinaron a un repartidor de dos disparos en la cabeza en el 40 Semanas /// Detuvieron al futbolista argentino Alexis Zárate, condenado por abuso sexual /// El gobierno de Venezuela anunció que todo el país volverá a la "cuarentena radical" /// Delincuentes intentaron robaron un cajero del BROU; llegó la Policía y huyeron a los tiros /// Bentancur brilló, Ronaldo hizo su primer gol de tiro libre y la Juventus ganó 4-1 el clásico
Cultura y Espectáculos

24/05/2020 17:48

La música no para en tiempos en los que las escasez aprieta en Bolivia

Los músicos callejeros de Bolivia entonan sus canciones con la esperanza de recibir dinero a cambio.

La música no para en tiempos en los que las escasez aprieta en Bolivia

EFE

Trompetas, tambores y platillos animan a los peatones a cambio de una ayuda para comer, en tiempos en los que hasta la música se queda sin clientes en Bolivia.

"La alegría es contagiosa", comenta a Efe Isidro Mamani, uno de los músicos que bajo unos árboles espera esa ayuda en Santa Cruz, la mayor ciudad boliviana.

Este hombre de mediana edad reconoce que "por más tristes que esté, su obligación es transmitir alegría" con música.

La cuarentena por el coronavirus, que se prolonga desde hace dos meses en el país, acabó con la fiesta de la que ellos viven, porque no hay ni actos sociales ni culturales que demanden sus notas, lamenta este músico, que preside una asociación de bandas denominada 22 de Noviembre, con 600 asociados.

"Nos hemos visto en la necesidad de salir para de pedir ayuda", relata sobre el recurso de algunos de ellos a tocar en la calle a cambio de "una moneda o un billete, todo es bienvenido".

Mamani reprocha a las instituciones que poco o nada colaboran, los víveres que les llegan son escasos y solo queda su música a cambio de un apoyo para una olla común bajo los árboles en una avenida en Santa Cruz, una ciudad donde el calor aprieta casi todo el año.

Los instrumentistas temen que su oficio sea de los últimos que se va a recuperar cuando se levante la cuarentena, pero no por eso pierden el ritmo ni la sonrisa.

Familias completas forman parte de las bandas musicales, la olla común a veces está vacía y no pueden parar sus notas en espera de una colaboración de quienes pasan por el lugar, a pie o desde un auto que se para al verlos.

"Nos han alegrado el corazón", agradece, por la ayuda que dejan en una cajita de cartón con la que recaudar fondos comprar comida.