Coronavirus en Uruguay
811

Confirmados

22

Fallecidos

654

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.886.667

Confirmados

362.694

Fallecidos

2.538.104

Recuperados

Editorial:La otra cara del Mayo francés
Ver editoriales anteriores
Maldonado sufre diferencia de U$S 3,5 millones en recaudación /// Ricky Martin sorprende y lanza en plena pandemia "Pausa" /// LaLiga se reanudará el jueves 11 de junio con el partido Sevilla-Betis /// Empleado llegó alcoholizado y prendió fuego un establecimiento rural /// Gobernador de Rio Grande do Sul a Lacalle: "El virus está controlado"
Cultura y Espectáculos

2/04/2017 09:04

Las series de TV, el lenguaje audiovisual de moda del nuevo uruguayo

Por: César Bianchi

ECOS consultó a artistas, comunicadores y políticos sobre sus gustos sobre las series de TV, y si su consumo los privó de leer.

Las series de TV, el lenguaje audiovisual de moda del nuevo uruguayo
Breaking Bad, la favorita de varios
El 20 de marzo el músico Fernando Santullo publicó en su cuenta de Facebook un alegato defendiendo la subestimada serie Law & Order, que se conoció en Uruguay a través de canal 10 por La Ley y el Orden. "Miro Law & Order desde su primera temporada, allá por 1990. Como es una serie que no pertenece al universo mas o menos reciente de series-que-son-un-todo-y-si-te-saltaste-un-capitulo-cagaste, se puede ver, a pesar de su nombre, en completo desorden y pescándola cuando la estén pasando en cualquiera de los dos o tres canales que la pasan", dijo el ex integrante de El Peyote y Bajofondo.

"Desde 2011 solo sobrevive Law & Order Special Victims Unit, aunque hay planes para extender la franquicia en un par de nuevos formatos. Justo ahora termino de ver un capitulo que, como muchos otros, me dejó la cabeza picando con tanta información y tanta opinión sutil y compleja para procesar. Creo que muy pocas veces la ficción televisiva se ha tomado tan en serio la tarea de intentar arrojar luz y reflexionar sobre las zonas grises que tiene el sistema legal, sobre el concepto de justicia, el de verdad y otros no menos trascendentes", opinó Santullo.

Con la excusa de conocer qué series son sus predilectas y qué están mirando ahora, ECOS consultó a comunicadores, artistas y políticos. No se trata, claro está, de una muestra representativa. Simplemente un ejercicio para conocer qué tiene ese nuevo lenguaje audiovisual que, incluso, le termina sacando tiempo a la lectura de libros.

En la consulta, el guitarrista y líder de La Triple Nelson comparte con la comunicadora Karina Vignola su gusto por Breaking Bad, la serie sobre un profesor de química y un ex alumno que se juntan para producir y traficar metanfetaminas, como inicio de una cadena de conflictos. Y de tanto que se la recomendaron, ahora la está empezando a mirar el diputado colorado Fernando Amado.

El comunicador Christian Font, conductor de Buen Día Uruguay en Monte Carlo TV, se queda con dos clásicos: los Simpsons y Seinfeld, y una sobre los comediantes británicos Monty Python. Y dice por qué.

La intérprete de tangos Francis Andreu es gran fan de las series y suele elegir las de la BBC de Londres, y en especial las que hablan de narcos y suburbios, aunque se lamenta porque su consumo de series en streaming le quitó tiempo para la lectura. Y el diputado del MPP, Alejandro "Pacha" Sánchez, cuenta qué lo encandiló del entramado político de House of Cards, en las entrañas de la Casa Blanca.

-¿Cuál es la mejor serie de TV que ha visto en su vida? ¿Y por qué?

Christian Cary (Músico, guitarrista y líder de La Triple Nelson): Breaking Bad. Por sus actores y por la trama. Una idea muy original, llevada a cabo de una forma increíble.

Alejandro "Pacha" Sánchez (Diputado del MPP): Tiene que ver con lo mío, la política. House of Cards. Tiene un formato genial, por eso que Frank (Underowood, Kevin Spacey) dialoga con el televidente, haciéndote cómplice de todo lo que hace. Y por la dinámica de la serie, que está buena. Exagera mucho las formas de poder, pero eso te permite cuestionar muchas cosas. Y te hace reflexionar. Además, es entretenida.
House of Cards
House of Cards

Karina Vignola (Comunicadora, conductora de Púmbate en canal 10): Breaking Bad. Es muy real dentro de la ficción que maneja. Me abrió los ojos en muchos sentidos. Te acerca a la realidad.

Christian Font (Comunicador, conductor de Buen Día Uruguay): The Simpsons, Seinfeld y Monty Python’s Flying Circus. Porque crearon un lenguaje particular dentro de la comedia y un estilo propio en el planteo humorístico.

Francis Andreu (Música, cantante de tangos): ¡Soy re colgada con las series! Elegir una es bravo. Elijo tres; River, Paraonia y Happy Valley. Me gustan las series de asesinatos. Soy una colgada de Netflix y también me encantan las series de la BBC, donde los protagonistas te cuentan un misterio, una investigación policial, pero no son lindos como el de El Mentalista, son gente normal. Me seducen mucho las historias de narcos. Incluso los googleo y averiguo sobre sus vidas.

Fernando Amado (Diputado y líder de Batllistas Orejanos): He visto varias completas: House of Cards, The Crown, Suits, The Tudors, The Killing y Designated Survivor. Si tengo que quedarme con una: elijo Suits, porque si bien puede ser exagerada, es bastante real la vida de bufetes de abogados poderosos. Tiene mucho de ingenio en el toma y daca permanente de situaciones de conflicto, poder, juicios, etcétera. Pero lo que creo termina inclinando la balanza son los personajes que son muy queribles, terminás compenetrado y familiarizado con ellos.
Suits, la preferida de Amado
Suits, la preferida de Amado

-¿Qué serie o series está viendo ahora? ¿Por qué eligió esa o esas entre una amplia oferta de series?

Cary: Ninguna. No vi otra serie. Las que empecé a ver después, no me atraparon, como sí lo hizo Breaking Bad. Me terminé borrando de Netflix. Y por falta de tiempo también.

Sánchez: Hace poco terminé de ver 3%, del uruguayo César Charlone. Me gustó mucho, es corta y muy original. Y hoy estoy viendo The Crown, porque me interesó –más que el personaje de la reina cuando era joven- su relacionamiento con (Winston) Churchill. Me interesó más el personaje de Churchill.

Vignola: Hoy, ninguna. Estoy por arrancar Black Mirror. Me la recomendó una amiga, que me conoce, me dijo que me iba a gustar. Ella conoce mis gustos. Me dijo que es sobre situaciones límites que se dan a partir de redes sociales o tecnología de la actualidad.

Font: Sigo Unbreakable Kimmy Schmidt (original de Netflix) y ahora me enganché con Feud: Bette and Joan de Fox. En ambos casos y a pesar de ser muy distintas, me guío por el elenco y la temática. En Feud me maravilla la composición y los climas que alcanza la tensión entre el personaje de Jessica Lange y el de Susan Sarandon.

Andreu: Hace unos días teminé The Principal, una australiana. Hoy arranco Ingobernable, con Kate del Castillo. Esa la quiero ver porque me gusta ella, la actriz, por lo jugada que es y porque elige hechos reales para participar. Cuando la consultaron sobre su vínculo con el “Chapo” Guzmán, ella dijo: “Le creo más a los narcos que a los políticos”. Es tal cual.

Amado: Estoy empezando Breaking Bad, porque fue algo pendiente y no han parado de recomendármela, y decirme que la tengo que ver.

-Las series, ¿son los nuevos libros?

Cary: Cada cosa es cada cosa. Las series son un lugar donde pasar un buen tiempo sin dejar que la cabeza quede en stand by.

Sánchez: Creo que los libros son insustituibles. Las series me gustan, pero en todo caso vienen a ocupar los lugares de las películas, de ir al cine.

Vignola: Y sí. Yo no soy una gran lectora, pero tengo amigos que leen mucho antes de irse a dormir, y hoy están optando por ver un capítulo de una serie en Netflix.

Font: No. De hecho, detesto cualquier tipo de comparación entre audiovisual y literatura. Son procesos de creación –aún cuando se trate de una adaptación sobre una misma obra- muy diferentes.

Andreu: Yo tengo que confesar que desde que tengo Netflix, leo mucho menos. Antes leía siempre antes de ir a dormir, ahora prefiero ver un capítulo de algo. Pero no creo que los sustituyan: los libros son los libros.

Amado: Algo de eso hay. Por un lado, la pérdida del hábito de la lectura. Por otro, que la gente en general quiere distraerse, después de cumplir sus compromisos y obligaciones diarias, el formato serie es muy amigable para ello.