Lo que dejó el Concurso de Carnaval 2018

Cinco Sentidos

2/03/2018 12:59

Lo que dejó el Concurso de Carnaval 2018

Facebook

Humoristas Cyranos

Polémicas, sorpresas, consolidaciones, actuaciones especiales, categorías que brillaron y otras que se estancaron. Otra fiesta que terminó.

El Carnaval más largo del mundo llegó a su final. Desde este viernes de madrugada se conocen los ganadores por categoría, los ternados para las menciones técnicas y colectivas, y las distinciones individuales. Pero esta edición 2018 del Concurso Oficial ha dejado más tela para cortar.

LA POLÉMICA. No hay un Carnaval sin que haya gente indignada. La polémica actuación de la mujer trans Ro Sosa en humoristas Los Bergoglios fue una. La cuestionada ausencia de murga Falta y Resto de la Liguilla fue otra. El cruce de insultos entre parodistas Zíngaros y Aristophanes. Pero todas esas empalidecieron con la denunciada censura a murga Cayó la Cabra. Hizo un cuplé muy crítico con Tenfield, su presidente Paco Casal y el expresidente de la República José Mujica. La televisación del Concurso, producida por Tenfield, no les hizo las habituales notas posteriores, como a todos los conjuntos, y alteró el orden de la retransmisión de su actuación. Murgas como La Mojigata y artistas como Marcel Keoroglian expresaron su solidaridad. Como suele ocurrir con quien se ve enfrentado a Tenfield, la popularidad de Cayó la Cabra aumentó exponencialmente. En el Concurso picó alto, llegando al segundo lugar de su categoría.

ACTUACIONES.
Tres en particular. Claudio Rojo fue “el cupletero de antes” en murga Los Saltimbanquis. Hizo reír mucho, algo que es clave en Carnaval, por más que muchos hayan cuestionado el humor al calificarlo de “ochentoso”. Justamente, al ser casi un trabajo “antropológico” radica buena parte de su valor. Luis Alberto Carballo haciendo de Cacho de la Cruz en parodistas Los Muchachos se metió al Teatro de Verano en el bolsillo. Y finalmente Jimena Vázquez: fue distinguida como la Figura Máxima del Carnaval por su actuación en humoristas Cyranos, a su vez considerado el mejor espectáculo del concurso.

DE MURGAS. Lo resume quien colaboró para ECOS con la cobertura carnavalera, Cristian Panzardo: no hubo un espectáculo redondo, inmaculado, de esos que no admitiera fallas. Los Saltimbanquis, los ganadores, tenían un coro monumental y un vestuario magnífico, pero sus textos no fueron los más destacados (de hecho, sus letristas no están en la terna a las menciones). La Gran Muñeca, que se pensaba que podía estar más arriba –terminó cuarta- flaqueaba en vestuario. Cayó la Cabra tenía textos excelentes, pero ni su coro ni su batería estaban a la altura.

GRANDES CATEGORÍAS. El parodismo tuvo un gran año en este 2018. Ganaron los Zíngaros, que así obtuvieron su noveno título en la categoría. Pero haber dejado a Nazarenos segundos a apenas cuatro puntos y a Los Muchachos terceros a 18 habla de una tremenda paridad. No hubiera sido descabellada la victoria de cualquiera de los otros dos. Por otro lado, categoría revistas también merece una mención. Ganó Tabú, pero el segundo puesto compartido de Madame Gótica y House (a solo 13 puntos de los ganadores) habla de que se sacaron chispas.

EL HUMOR, ESTANCADO. Paradójico: el de Cyranos fue distinguido como el mejor espectáculo del Carnaval. Y tanto lo fue, que dejó en evidencia a una categoría con propuestas ya muy conocidas y ya muy estancadas, en una especie de zona de confort que no aporta ninguna sorpresa. Cyranos también repitió su fórmula, muy basada en lo teatral, pero es una fórmula muy efectiva que le ha permitido ganar por tercera vez consecutiva; esta vez, con mucha diferencia sobre el resto. Y de las Sociedades de Negros y Lubolos, la gran incógnita era si C1080 podría obtener este año la Triple Corona, tras ganar en los desfiles de Carnaval y Llamadas. No pudo ser: sobre las tablas Yambo Kenia demostró nuevamente ser la mejor.

LA SORPRESA. Sin dudas, sorprendió murga Doña Bastarda con su cuplé de “La cárcel” y su puesta en escena. El jurado le dio la distinción como “Revelación” y nadie chistó. En su primer Carnaval culminó séptima, dejando detrás suyo a nombres tan pesados como los Patos Cabreros, La Mojigata y Momolandia.