FF.AA y MLN: "Es un silencio mafioso que sostienen unos y otros"

Por: Magdalena Herrera
Publicado: 10/06/2016 08:26
FF.AA y MLN: "Es un silencio mafioso que sostienen unos y otros"

El autor de "Gavazzo. Sin Piedad", Leonardo Haberkorn, logra que el militar confiese, por ejemplo, que no niega que se haya colgado a alguno

Luego de terminar de escribir "Milicos y Tupas", al periodista y escritor Leonardo Haberkorn le quedó claro que hubo un antes y un después en el cuartel de Artillería 1, conocido como La Paloma, en 1973. Ese antes y después tenía nombre y apellido.

Desde ese momento, Haberkorn continuó la investigación, con miras a un libro, que fue variando, tomando nuevos rumbos, a medida que aparecían revelaciones sorprendentes.

Asimismo, el autor de "Gavazzo Sin Piedad" logra entrevistarse con el militar condenado por el asesinato de 28 personas y actualmente en prisión domiciliaria.

“No le niego que se haya colgado a alguno, no. Pero dentro de la escala de tortura, colgar a una persona de los brazos, es nada. Yo no quiero que me lo hagan, pero es nada”, le dijo en algún tramo de los diálogos que se transcriben en el libro.

“Suena brutal eso de tirarle una granada en la celda. ¡De gas! ¿Y de qué otra forma usted reduce a otra persona?”, revela Gavazzo en otro tramo.

Leonardo Haberkorn afirma que el título de su nuevo libro "admite varias lecturas" y que prefiere que cada lector elija por su cuenta.

-Según contás, Gavazzo a pesar de estar en el Hospital Militar, no lucía enfermo. ¿Imaginabas encontrar ese hombre tan vital?

-No me sorprendió. Ya había hablado con gente que lo había visto allí y me habían contado que se mantenía activo, hasta donde lo permitían sus circunstancias.
Gomensoro fue, además, el primer desaparecido. Los que lo mataron decidieron inaugurar con él esa política que hasta hoy nos duele.

-Este libro se gesta de alguna manera en "Milicos y Tupas", uno de tus libros anteriores. En el momento de terminar ese libro, ya te habías propuesto hacer algo sobre Gavazzo o, ¿fue cuando te contactaron las hijas del Coronel retirado Juan Carlos Gómez?

-Cuando terminé "Milicos y Tupas" quedé con la idea de averiguar qué había pasado en el cuartel de Artillería 1, conocido como La Paloma, en el cerro de Montevideo, cuando Gavazzo llegó en 1973 para liquidar la tregua entre el MLN y el Ejército en esa unidad. Según mis fuentes en aquel libro, militares y tupamaros, la llegada de Gavazzo provocó un antes y un después en ese cuartel, incluyendo un recrudecimiento en la tortura. Hubo muertos dentro de la unidad. La idea de investigar esos hechos ya la tenía. La aparición de las hijas del coronel Gómez me dio otro impulso.

-Ante tanto silencio militar, ¿por qué crees que Gavazzo te da las entrevistas?

-Es una respuesta que solo él puede dar. A mí me dijo que yo no podía ni imaginar las razones por las cuales había aceptado hablar conmigo, cuando había rechazado tantas otras propuestas. Me nombró a algunos colegas que lo habían llamado para entrevistarlo y él había declinado sus ofertas. Hablé con uno de ellos para chequear el dato, y era cierto.

-Al entrevistar en periodismo uno se puede dar cuenta lo que el entrevistado quiere comunicar. Luego, el diálogo toma el rumbo que el periodista más sagaz o no elige. Pero en esa primera instancia de charla hubo algo que notaras que Gavazzo quisiera decir en ese momento: ¿esas razones tan ocultas?

-Él ya antes había publicado su autobiografía. Según dice, la escribió para dar una versión más benigna de su carrera y su vida, sobre todo para su gente más cercana. Supongo que algo de eso puede haber en la decisión de aceptar dar una entrevista. Si en este caso lo logra o no, prefiero que la gente lea las entrevistas que se transcriben en forma textual y, junto a los otros elementos del libro, saque sus conclusiones.

-¿Cómo fue tu primer encuentro con Gavazzo? ¿Qué te generó? ¿Miedo como a muchos?

-Sentí la obvia ansiedad de tener que enfrentarme a un entrevistado difícil, entrenado profesionalmente en contrainteligencia, que es el arte de engañar al otro. Alguien que, además, siempre se había negado a aceptar todos los cargos en su contra. Basta decir que, a pesar de las decenas de testimonios de tortura que hay en su contra, en su extensísima autobiografía apenas dedica unos párrafos a decir que en los años duros se vio obligado a "apretarle el gañote" a algunos detenidos. Y pocos días después de la publicación aclaró que "apretar el gañote" no era torturar, sino apenas una imagen literaria. En fin, yo iba a sentarme frente a él y tenía la obligación de encontrar algo que valiera la pena.
Tito y Marcos representan a los cientos de jóvenes que fueron arrastrados en vano a la tortura y, en este caso, a la muerte

-En el libro contrarrestás la historia de Gavazzo con la de otros personajes, en una narrativa intercalada. Pero los tres principales protagonistas de "Gavazzo. Sin piedad" son el propio Gavazzo y dos tupamaros que murieron muy jóvenes, el Gordo Marcos y Tito Gomensoro. ¿Por qué los elegiste?

-Por varias razones. En ambos casos Gavazzo está implicado. Ambos mueren en el cuartel de Artillería 1 de La Paloma cuando termina la tregua. Es lo que dije antes: sus trágicas historias son la continuación de la trama de "Milicos y tupas". Gomensoro fue, además, el primer desaparecido. Los que lo mataron decidieron inaugurar con él esa política que hasta hoy nos duele. El juicio por su muerte es casi una historia en sí misma, con mentiras, traiciones y dos heroínas inesperadas. Por otra parte, ambos eran hasta ahora dos víctimas olvidadas, de las cuales casi nadie hablaba, ejemplo perfecto de los miles de jóvenes que fueron reclutados por los líderes del MLN para llevar adelante una revolución condenada de antemano por estar basada en premisas políticas todas equivocadas, algo que nunca se admite. Representan a los cientos de jóvenes que fueron arrastrados en vano a la tortura y, en este caso, a la muerte. Ambos casos, además, desnudan la trama de ocultamiento que el Ejército como institución tejió para engañar a sus familias y a la opinión pública. Hasta hoy. Creo que el relato de los hechos, así como las anotaciones en el legajo de Gavazzo, interpelan al Ejército por sus actos del pasado y por su tan equivocada política de silencio desde 1985 hasta hoy.
Sobre la historia edulcorada y tergiversada del MLN se han edificado carreras muy exitosas.

-¿Gavazzo los recordaba?

-En el caso de uno de ellos negó todo vínculo. En el otro terminó por reconocer haber tenido una participación directa y grave en los hechos que llevaron a su muerte y desaparición. Es una de las revelaciones del libro.

-El libro brinda un testimonio terrible de una mujer embarazada, también tupamara, que expresa gratitud por un oficial, ni ella ni él quieren decir su nombre. ¿Por qué entendés que a esta altura no se logra que militares, y también integrantes del MLN, según se puede deducir luego de leer tu libro, no quieran contar la verdad total, y solo a medias?

-Creo que hay muchas razones. Sobre la historia edulcorada y tergiversada del MLN se han edificado carreras muy exitosas. A su vez, las Fuerzas Armadas eligieron el silencio como estrategia para no rendir cuentas de crímenes injustificables. Uno y otro bando castigan al que habla fuera del discurso oficial. Cuando publiqué "Milicos y tupas", aparecieron algunos tupamaros alcahuetes oficialistas castigando al profesor Armando Miraldi y al contador Carlos Koncke por haber dado su testimonio crítico. Y al coronel Luis Agosto, el militar que habló en ese libro, gran parte de sus colegas le niegan el saludo, le dan vuelta la cara... ¡por haber contado su propia historia!

Es un silencio mafioso que sostienen unos y otros y que existe para seguir medrando con las respectivas historias oficiales.
Las Fuerzas Armadas eligieron el silencio como estrategia para no rendir cuentas de crímenes injustificables

-¿Existe algún libro de historiador nacional que logre satisfacer realmente tu interés durante la guerra sucia?

-Hay muchos libros que aportan. Si tengo que elegir uno elijo "El color que el infierno me escondiera", de Carlos Martínez Moreno.

-En este libro quedan revelados más aspectos desconocidos como el tema del Primer Vuelo, las colaboraciones del MLN, y por supuesto además de las torturas, la muerte. ¿Investigás y luego ves por donde irá el libro? ¿O te trazaste esas tres historias principales desde un inicio, y las secundarias también?

-En este caso, la investigación fue cambiando al libro. Cuando comencé a escribir, lo que tenía en la cabeza no era este libro. Hubo varios cambios de rumbo, incluso uno que me hizo descartar tres o cuatro capítulos ya escritos para volver a empezar desde un ángulo totalmente distinto.

-¿Cual fue ese cambio de rumbo tan importante que te hice descartar tres o cuatro capítulos?

-El libro, en un principio, se centraba más en Gavazzo, al estilo de una biografía. La lectura detenida de las cientos de páginas del expediente del caso Gomensoro provocó un primer cambio. Las declaraciones de Gavazzo sobre Eduardo Pérez Silveira, el Gordo Marcos, también fueron un mojón, lo mismo que el testimonio de Luis Alemañy sobre él. En un momento me di cuenta que las historias de Tito Gomensoro y el Gordo Marcos tenían que vertebrar el relato y tiré todo lo que tenía escrito hasta ese momento.

-Una de las grandes revelaciones es el papel de Trabal. ¿Lo imaginabas?

-No. Fue una de las sorpresas que emergió de la lectura y análisis del extenso legajo de Gavazzo. Son cientos de páginas, pero valió la pena leerlas. Es otro punto que revela todo lo que falta por saber todavía.

-¿Por qué crees que el ministro Bonomi no quiso hablar contigo cuando ibas a escribir sobre la muerte de un amigo de la juventud de él?

-Hay que preguntarle a él.

-¿Qué respuesta te dio él a ti?

-Ninguna. Simplemente no respondió ninguno de los mensajes que le hice llegar.

-Luego de "Historias Tupamaras" y "Milicos y Tupas", tal cual se desprende de este nuevo libro, dijiste habían quedado puntas que no te cerraban. Completás una suerte de trilogía con "Gavazzo sin piedad" que termina aquí ¿o se abrieron otras puntas que no te cierran y te dieron idea para nuevo libro?

-Durante esta investigación aparecieron historias muy interesantes, vinculadas a la dictadura, los militares y la guerrilla, que no encontraron lugar en este libro por no estar directamente vinculadas con Gavazzo. Sin que todavía tenga en mente ningún proyecto concreto al respecto, creo que en algún momento valdrá la pena contarlas.