El FA volvió a blindar a Bonomi: “Háganse cargo de los 400 muertos”

Actualidad

13/12/2018 19:47

El FA volvió a blindar a Bonomi: “Háganse cargo de los 400 muertos”

ECOS

Oficialismo respaldó monolíticamente al ministro ante intento de censura. Los blancos prometieron cambiar la seguridad desde el gobierno.

“Vinimos con alguna esperanza porque leímos las declaraciones de la senadora Xavier o el Intendente en campaña Martínez sobre la necesidad de que Bonomi de un paso al costado, pero parece que ahora entendimos mal y lo van a defender”.

La frase pronunciada por el senador colorado José Amorín (Uruguay Batllista) se cumplió en todos sus términos.

El oficialismo respaldó sin fisuras al ministro del Interior y frustró la quinta moción de censura que se presenta en su contra desde 2010, cuando asumió su cargo.

Mónica Xavier, que la semana pasada había asegurado que “en algún momento hubiera sido bueno el relevo de Bonomi”, no pronunció palabra.

La decisión de la mayoría se fundó en que la moción de censura estuvo basada en “falsedades” que “solo generan incertidumbre y desprestigio a las instituciones”.

Y eso que parte de las críticas que desde el oficialismo venían surgiendo en los últimos días en el oficialismo estaban vinculadas a las acusaciones por las que la oposición quería remover al jerarca.

Sobre Bonomi cayeron este jueves señalamientos de “abuso de poder” por el reciente altercado que mantuvo en Artigas con dos trabajadores tabacaleros, que fueron detenidos. Los antecedentes penales de uno de ello fueron divulgados luego por el Ministerio del Interior.

También de “encubrimiento”, por haber afirmado que la muerte de un recluso sucedida el mes pasado en el Penal de Libertad se debió a un enfrentamiento con otro interno, cuando una investigación posterior reveló que fue asesinado por un guardia.

Sobre Bonomi cayó también la acusación de “omisión”, debido a que la Policía evitó reprimir una manifestación contra la Cumbre del G20 que provocó destrozos en el Centro de Montevideo.

El respaldo monolítico del oficialismo a Bonomi ante estos hechos fue remarcado por la oposición.

“Quedó claro que todo el Frente Amplio respalda esta gestión y es responsable por ella”, hizo notar el nacionalista Javier García (Espacio 40), promotor de la moción de censura. “Se acabó el doble discurso”, afirmó.

Para García, la fuerza politica optó por “priorizar lo político partidario por sobre la seguridad, la paz y la vida de los uruguayos”.

La defensa de Bonomi fue encabezada por su sector, el Movimiento de Participación Popular. Andrés Berterreche, de ese grupo, definió como “falacias y mentiras” los señalamientos de la oposición.

El sustituto de José Mujica manifestó que Bonomi fue el agredido en Artigas, y que a los detenidos se los liberó enseguida. Sobre la decisión de no reprimir la manifestación contra el G20, sostuvo que se optó por “el mal menor”, remarcando que hubo dos personas formalizadas por esos incidentes.

Berterreche se preguntó dónde estaba la oposición y sus reclamos de dureza cuando en 1989 un militante comunista fue detenido por la Policía y al otro día apareció ahorcado en su celda. O cuando en 1994 Fernando Morroni fue “asesinado a mansalva por la espalda” durante los “sucesos del Filtro”.

Sobre la muerte del recluso en el Penal de Libertad, se preguntó por qué los legisladores que salieron a acusar a Bonomi no acudieron a la Justicia.

“Tienen el deber de denunciar. Si no, todo esto es viru viru”, afirmó.

Para Berterreche, la movida opositora tuvo una clara intención electoral.

El Frente Amplio evitó así toda crítica a Bonomi y a su gestión, aunque reconoció que existen problemas de seguridad y de convivencia en la sociedad.

El debate se endureció cuando los colorados mencionaron el planteo, realizado por algunos sectores del oficialismo a modo de desafío, de que Bonomi pueda continuar al frente de Interior si la izquierda gana el gobierno en 2019.

“¿Cinco años más de Bonomi?, se preguntó Pedro Bordaberry. “No queda nada”. Bordaberry reclamó que el Frente Amplio clarifique si piensa confirmar al ministro en su cargo.

“La gente tiene que saber, antes de votar, que hay una propuesta para seguir destruyendo la paz y la seguridad de los ciudadanos”, afirmó.

“Recién me entero de eso”, le contestó la frenteamplista Daniela Payssé, con la que mantuvo un intercambio constante durante toda la sesión.

Bordaberry prefirió recurrir a “datos fríos” para remarcar lo que, su entender, es el fracaso de la gestión de Bonomi.

Apoyado en una serie de gráficas que ordenó proyectar en sala, indicó que cuando el ministro comenzó su gestión en 2010, se registraban en Uruguay 226 homicidios al año. La planilla mostrada por Bordaberry señaló que, este año, van 364.

Allí el senador hizo una corrección. “Son 365, me acaban de informar que recién asesinaron a un comerciante en Salto”, lamentó.

Los “datos fríos” señalados por Bordaberry muestran que en Uruguay hay 14,7 homicidios por cada mil habitantes. Una cifra, dijo, notoriamente superior a los 5,2 que se registran en Argentina.

“Hay una epidemia de asesinatos”, aseguró. “Saquen a Bonomi de acá”, pidió.

En determinado momento Payssé recordó la ocasión en que, en julio de este año, Bordaberry había fustigado a Bonomi haciéndose eco de un robo masivo de figuritas al distribuidor del Álbum del Mundial de Rusia.

El senador había hecho referencia a un “posible faltante” comunicado por la empresa debido a ese hecho. El problema es que el hecho había ocurrido en Argentina, lo que significó un grueso bochorno para el legislador colorado.

Bordaberry admitió que lo de las figuritas había sido un error de su parte y pidió disculpas. De todas formas, redobló la apuesta y le respondió a Payssé que lo de las cifras de homicidios eran correctas.

“Háganse cargo de los 400 muertos, le pidió, afirmando que la senadora “viene a hablar de pavadas”.

La postura de Bordaberry fue respaldada por el esto de la oposición. “Sus acciones de las últimas semanas hacen imperioso que Bonomi se retire del Ministerio del Interior, Dijo Amorín.

“No estamos solos, la mayoría de los uruguayos quiere que se vaya. Solo así podremos cambiar algo”, dijo.

Para el nacionalista Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) los cuestionamientos al ministro son significativos, pero no existe ni siquiera un gesto de responsabilidad.

“Estamos tranquilos de no apelar al dolor, recolectamos firmas para cambiar la Constitución, aunque la mejor forma de cambiar la seguridad será la de cambiar al gobierno”, remarcó.

Larrañaga anunciará el sábado que logró superar las 272 mil firmas para someter a plebiscito la plataforma de medidas integrada en la campaña “Vivir sin miedo”, que encabeza.