Uruguay no otorga asilo político al expresidente peruano Alan García

Publicado: 3/12/2018 11:28 | Actualizado:
Uruguay no otorga asilo político al expresidente peruano Alan García

Según informó el canciller peruano a medios de su país, el exmandatario ya abandonó la sede diplomática uruguaya en Lima.

El gobierno uruguayo no le concederá el asilo político al expresidente peruano Alan García. Así lo comunicaron este lunes en Torre Ejecutiva el presidente Tabaré Vázquez y el canciller Rodolfo Nin Novoa.

"No hemos concedido el pedido de asilo", indicó Vázquez, "porque en Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado. Y es precisamente el Poder Judicial (peruano) el que está llevando a cabo las investigaciones de eventuales delitos económicos. Por estas consideraciones, estrictamente jurídicas y legales, el presidente y el canciller no concedemos el asilo político", agregó.

El mandatario había señalado que entre él y el canciller se iba a tomar la decisión sobre asilar a García o no.

Según expresó el canciller Nin, luego de estudiar la documentación enviada tanto por el gobierno peruano como por la defensa del exmandatario, Uruguay concluyó "que las investigaciones judiciales contra el expresidente Alan García no constituyen persecución política, tratándose de imputaciones vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente constitucional de la República del Perú".

Por ese motivo, agregó Vázquez, se invitó al expresidente García a dejar las instalaciones de la sede diplomática de Uruguay en Perú, adonde había ingresado el 17 de noviembre.

Alan García, presidente de Perú entre 1985 y 1990 y entre 2006 y 2011, es investigado por los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima. Sobre su contra pesaba una orden judicial que le impedía abandonar su país por 18 meses, justamente desde el 17 de noviembre.

García cobró 100.000 dólares por una conferencia de 2012 dada en San Pablo, aparentemente desde la misma cuenta oculta con la que Odebrecht pagó sobornos en Perú y en otros once países de Latinoamérica. Eso es uno de los elementos de la investigación. Pero también se estudia si es receptor de parte de los 24 millones de dólares que esa misma empresa pagó en sobornos para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima. Esto se debe a que el ejecutivo de la compañía Carlos Nostre declaró ante fiscales que 14 millones fueron para los altos funcionarios del gobierno de García, según recordó la agencia EFE.

El exmandatario y su partido, el APRA, alegaron persecusión política tras esa medida. Sin embargo, el gobierno peruano lo descartó, asegurando la independencia de poderes en su país. Incluso se desarrolló una campaña en redes sociales bajo el hashtag #DileNoUruguay, en la que participaron políticos, periodistas y artistas peruanos.

El presidente Vázquez mostró durante la breve conferencia una carpeta con más de 1.000 folios, documentación enviada desde el gobierno de Perú.

Según le confirmó el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Popolizio, a RPP Noticias, el expresidente García ya abandonó la residencia del embajador de Uruguay. Así se lo informó el embajador Carlos Barros.

El gobierno peruano saludó la decisión de Uruguay. El presidente del Consejo de Ministros de ese país, César Villanueva, subrayó que la decisión tomada aquí ratifica la existencia de un "Estado de derecho, democracia plena y un respeto a la institucionalidad en general" en Perú. "Eso nos confirma plenamente aquello que nosotros hemos señalado desde un principio: que no hay persecución política", dijo al Canal N de ese país.