Retención, posgrados y descentralización: las claves del nuevo rector

Publicado: 11/10/2018 18:54
Retención, posgrados y descentralización: las claves del nuevo rector
Rodrigo Arim.

Con 59 votos a favor y 44 en contra, el economista Rodrigo Arim fue designado como el nuevo rector de la Universidad de la República.

Con 59 votos a favor y 44 en manos de su rival electoral, Roberto Markarian, la Universidad de la República eligió como rector al economista Rodrigo Arim, quien fuera decano de la Facultad de Economía durante ocho años.

Arim fue destacado por sus votantes como un hombre joven y capacitado para llevar adelante las distintas reformas que son necesarias en la estructura de la Universidad, algo a lo que ya había estado vinculado cuando el rector era Rodrigo Arocena.

“Creo que la Universidad de la República debe mejorar la tasa de retención estudiantil y avanzar en la formación de sus alumnos hacia los posgrados. Además debemos dotar de instrumentos de acceso a la vida universitaria para que la mayor cantidad de personas pueda ingresar. En este punto es muy importante la descentralización, que es un logro y que se hicieron cosas importantes, pero que sin dudas hay que volver a impulsar”, dijo el nuevo rector a ECOS.

“Hay que elaborar planes de largo plazo para generar una base académica que produzca conocimiento y cultura y nunca podemos perder el ancla con la sociedad, porque somos la Universidad de la República y a ella nos debemos”, sostuvo.

Vinculado al cogobierno de la facultad durante 16 años, militante estudiantil, exintegrante del Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt y actual investigador de la Facultad de Economía en temas vinculados a la distribución del ingreso, las políticas sociales y la pobreza, Arim considera que su triunfo se cimentó en el interés que despertó su candidatura en distintos grupos.

“La virtud que tuvo la campaña es que logró despertar un conjunto de distintos intereses de estudiantes y egresados para articular propuestas a largo plazo. Hoy las decisiones que se toman tienen un efecto que dura un lustro, pero debemos ponernos metas y objetivos en distintos períodos de tiempo, para construir una Universidad que mire hacia los próximos 15, 20 y 30 años”, agregó.

Arim, de 46 años, ganó una reñida elección que tuvo mucha polémica y dividió las aguas a tal punto que no pudo dar su discurso porque desde las barras varias personas irrumpieron con cánticos en contra de su designación.

“Quería hablar ante la Asamblea General del Claustro, que es el órgano elector, para agradecer la confianza de la mayoría pero no pude. De todas formas la situación es anecdótica aunque no se puede dejar pasar que es una mancha para el cogobierno y la democracia porque la vida universitaria se basa también en aceptar las decisiones colectivas y el veredicto de la democracia”, cerró.