Menéndez y la Ruta K: "No somos un colador, tampoco somos un muro"

Publicado: 18/09/2018 19:14
Menéndez y la Ruta K: "No somos un colador,  tampoco somos un muro"

Consultado por diputado blanco, el ministro dijo que "Pacha" Cantón paga sueldos de los funcionarios de Prefectura que deben controlarlo.

”¿Usted me puede confirmar si el 'Pacha' Cantón les paga le sueldo a los funcionarios de Prefectura que están en Puerto Camacho?"

La pregunta del diputado nacionalista Juan José Olaizola iba dirigía al ministro de Defensa, Jorge Menéndez. Y la respuesta del jerarca, según el legislador, fue afirmativa.

La afirmación del ministro, dijo Olaizola, fue ratificada por las autoridades de la Prefectura Nacional Naval.

De acuerdo a esa respuesta Eduardo "Pacha" Cantón, un empresario argentino propietario de un emprendimiento privado donde se ubica Puerto Camacho, solventa el salario de los funcionarios que, técnicamente, deben controlarlo a él y a todas las embarcaciones que allí ingresan.

Puerto Camacho está en el centro de la polémica ya que aparece vinculado a la eventual entrada de dinero procedente de la corrupción gubernamental en Argentina. Por allí, indican las investigaciones en el vecino país, podrían haber ingresado casi US$ 200 millones que varios empresarios pagaron en coimas a los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

La Justicia argentina sospecha que Ernesto Clarens, el principal "financista K" y que recientemente se acogió a la figura del "arrepentido" movió ese dinero a través de 164 viajes realizados a Uruguay entre 2003 y 2015, 91 de ellos en embarcaciones privadas.

El pronunciamiento de Ménendez se produjo al final de la sesión de la Comisión de Defensa de Diputados, a la que el ministro debió concurrir para explicar las acciones del gobierno y los vínculos de Uruguay con la llamada "ruta del dinero K".

Menéndez abandonó la sala antes de ahondar en su respuesta. Sobre todo si Cantón paga el sueldo completo de los funcionarios de Prefectura y en qué condiciones lo hace.

Fuera de la sesión, el jerarca afirmó que el Ministerio de Defensa está en proceso de licitación para la adquisición de radares que permitan detectar la llegada de embarcaciones a la zona, lo que permitirá un mejor control de los arribos.

Junto a Menéndez, comparecieron también las máximas jerarquías de la Fuerza Aérea y la Dirección Nacional de Infraestructura Aeronáutica. Allí Menéndez describió el plan estratégico y los controles a los que el Estado está obligado.

“Hacemos lo que está a nuestro alcance con los medios que tenemos”, expresó el ministro.

El ministro fue categórico al responder el grado de seguridad que ofrece la frontera uruguaya a la hora de controlar los ingresos.

“No somos un colador, pero tampoco somos un muro”, expresó. Según dijo, su deseo es tener “fronteras que unan y no que separen”.

El titular de Defensa aclaró que el rol de su Ministerio es verificar el cumplimiento de los protocolos previstos en cuanto a la llegada y partida de aeronaves. “Creo que lo hacemos en forma adecuada”, señaló.

Menéndez dejó en claro que su responsabilidad no es controlar personas o cargas. También ratificó que todos los vuelos que salen de Argentina e ingresan a Uruguay quedan registrados, y deben repostar en terminales aéreas de categoría internacional.

El ministro fue consultado en particular sobre la situación de Melilla, el aeropuerto por el que se sospecha pasaron buena parte de los "vuelos K" que partían desde el aeródromo de San Fernando, según lo denunció en su momento el "valijero" Leonardo Fariña, vinculado a Lázaro Báez.

Según Menéndez, ese aeropuerto funciona de 7 a 19 horas. "Fuera de ese horario, no deberían existir aterrizajes", sostuvo.