"El FA se quiere quedar en el gobierno y ya no le importa la gestión”

Publicado: 22/07/2018 20:18 | Actualizado:
"El FA se quiere quedar en el gobierno y ya no le importa la gestión”
Víctor Viana Twitter

Lacalle Pou apuntó a los “desilusionados” con el Frente Amplio, al que dijo ya no le importa la gestión sino “quedarse en el gobierno”.

Con un comentario “de entrecasa” comenzó este domingo su discurso el senador nacionalista Luis Lacalle Pou, al cerrar en la Chacra San José el Congreso del Herrerismo.

El mismo tenía un destinatario fijo. Era su propio padre, el ex presidente Luis Alberto Lacalle, que lo escuchaba a escasos dos metros, en primera fila del público.

Es que desde que está en los primeros planos, Lacalle Pou ha tratado de evitar quedar asociado a la figura de su progenitor. Más de una de vez sugirió que el ex mandatario, al igual que otras figuras, pertenecía a otro tiempo político. De ahí su opción a apoyarse en su propia estructura, Aire Fresco, que en el histórico tronco herrerista para el que Lacalle Herrera sigue siendo un referente.

El ex presidente ni figuró en la que campaña en la que su hijo compitió por la Presidencia en 2014, y se encamina a hacer lo mismo en esta que viene.

Así quedó claro cuando Lacalle Pou relató ante el congreso una conversación que ambos mantuvieron recientemente. “El otro día, hablando con mi viejo, le dije: vos tenés que tratar de estar y no ser”.

De todas formas este domingo reconoció su importancia y pidió un aplauso para su padre, que fue inmediatamente respondido estruendosamente por los asistentes, al grito de “Cuqui, Cuqui”.

“No podía no ser del todo”, bromeó Lacalle Pou. “Me tenía que sacar las ganas”, dijo.

El precandidato presidencial dirigió entonces su discurso hacia su contenido principal.

“Hay mucha gente que confundió el medio con el fin”, aseguró el senador. Sus expresiones al cerrar el Congreso del Herrerismo tuvieron un claro destinatario en el Frente Amplio y estuvieron teñidas de pleno contenido electoral.

Su alocución estuvo dedicada a cuestionar algunos aspectos de la gestión del gobierno, que a su entender, atraviesa una grave confusión.

“El defecto más grande que tiene hoy el gobierno es haber confundido al gobierno con el poder”, aseguró. “Ya el poder no es un fin para lograr igualdad y justicia social”, dijo.

Para Lacalle Pou, la realidad es clara. “El Frente Amplio se quiere quedar con el gobierno y ya no le importa la gestión”, sostuvo.

Su discurso, y el de otros congresales, apuntó a que el modelo de la izquierda está “agotado” y que es necesario reemplazarlo por otro más innovador. También evidenció que está convencido de que, solo con los votos nacionalistas, esa realidad estará lejos de ser cambiada. Es por eso que llamó a apuntar a aquellos que “confiaron y que hoy están desilusionados” con el oficialismo.

Así, reiteró un concepto que se ha transformado en una de sus ideas principales: “tender puentes” con gente proveniente de otras filas. “Es algo dificilísimo y requerirá de mucha cabeza abierta”, adelantó.

La tarea, dijo, es empezar a releer lo que otros uruguayos quieren para el país. “Se van a sorprender de las coincidencias que vamos a tener”, aseguró.
Es por eso que el senador nacionalista llamó a sus militantes a, en los tiempos que vienen, ser muy humildes. “Tenemos nuestras verdades y argumentos, pero no somos dueños de la verdad”, señaló.

Llamó en ese sentido a estar capacitados a entender al que viene desde una tradición y con un punto de vista distinto, pero con el que habrá que construir un proyecto en común.

En ese sentido le adjudicó una vital importancia al grupo más tradicional y antiguo de los que respaldan su candidatura.” El Herrerismo es un sector popular que tenemos que reivindicar”, afirmó.

La apelación no fue casual. El Congreso recordaba los 145 años del nacimiento de su bisabuelo, el histórico líder nacionalista. “Hay que estar preparados para el cambio, como lo estuvo Herrera”, sentenció.

Lacalle Pou se preocupó en transmitir la idea de que está preparado para asumir el gobierno. También, que el momento político y económico del Uruguay no es fácil.

“Queremos al país cuando haya que agarrarlo y en las condiciones que nos toque”, afirmó. “Queremos gobernar para la gente, no queremos los momentos fáciles”, dijo.

Lacalle Pou puso énfasis además en lo que, precisó, es una de las grandes falencias del Frente Amplio: la seguridad.

“Cuando se pierde la autoridad, la que paga los platos rotos es toda la sociedad, pero en especial, el que menos tiene, el más pobre, el más humilde”, sentenció.