Tribunal de Cuentas observó el acuerdo de compra de energía a UPM

Publicado: 14/06/2018 06:28
Tribunal de Cuentas observó el acuerdo de compra de energía a UPM
SCI

Objeción está referida a que el gobierno eludió un proceso licitatorio al obligarse adquirir los excedentes generados por la planta.

Por cuatro votos contra tres, el Tribunal de Cuentas de la República (TCR) observó una parte del acuerdo que el Poder Ejecutivo, en representación del Estado uruguayo, firmó con UPM para la eventual inversión en nueva planta de pasta de celulosa.

La observación está referida específicamente al contrato de compra- venta suscrito entre UTE y la multinacional, por la que la empresa se obliga a adquirir la totalidad del excedente de energía eléctrica generado por la firma finlandesa en su proyectado emprendimiento de Durazno.

La objeción del organismo, apoyada por los tres ministros de la oposición y la presidenta, Susana Díaz, radica en la ausencia de un proceso licitatorio, previsto por la ley en todos los casos en que el Estado decide comprar energía a privados.

Sin embargo, el gobierno procedió a acordar la adquisición en forma directa con Cuecar SA, la razón social con la que se presenta UPM a la hora de negociar su posible segunda planta de celulosa en Uruguay.

A través de ese convenio, el Estado asumió la obligación de quedarse con el excedente energético de la pastera, por el que pagará US$ 72,50 el megawatt/hora por un período de 20 años.

Estas condiciones fueron duramente cuestionadas por la oposición política, al considerar que el precio pactado es sensiblemente superior a la realidad del mercado.

La observación del TCR será enviada a UTE junto a las recomendaciones procedimentales del organismo. Al ente se le abren dos opciones. O procura “levantar” las objeciones, que implicaría la apertura de un llamado competitivo, o sigue adelante con lo pactado con UPM.

Vale decir que el Estado le compra a la pastera el excedente de generación de la planta ubicada en Fray Bentos. En ese caso sí se cumplió con un proceso licitatorio, aunque los finlandeses fueron los únicos que ofertaron para vender energía.

La intervención del Tribunal giró exclusivamente en torno a lo referido a UTE y el acuerdo energético. El gobierno eludió enviar al organismo el contrato general, suscrito con la empresa a fines del año pasado, como marco de las negociaciones para la inversión.

Si eso hubiera sucedido, un ministro opositor dijo no tener dudas de cuál hubiera sido el resultado. “Habría sido observado desde la primera a la última letra”.