Eduy21 plantea siete metas educativas a cumplir en diez años

Publicado: 17/05/2018 06:22 | Actualizado:
Eduy21 plantea siete metas educativas a cumplir en diez años

Se presentó el Libro Abierto de la iniciativa ciudadana Eduy21 con herramientas y metas necesarias tras un acuerdo nacional.

Con la presencia de representantes de todos los partidos políticos entre otras autoridades, este miércoles se presentó "El Libro Abierto" de Eduy21, una serie de propuestas "reales" para llevar adelante en el marco de un acuerdo educativo nacional.

El presidente de la iniciativa ciudadana, Juan Pedro Mir, abrió el acto en el Salón de los Pasos Perdidos, en el Palacio Legislativo, señalando que la participación y la diversidad son el motor indispensable para un cambio educativo que debe ser una apuesta de la sociedad toda.

Por su parte, los también integrantes de Eduy21, Renato Opertti y Fernando Filgueira, explicaron que el "Libro Abierto" se apoya en la interrogante para qué y por qué educar y propone "gestar un acuerdo nacional a diez años", mediante desafíos y metas para una educación inclusiva y de calidad. Ambos expertos recalcaron la necesidad de llegar a acuerdos para transformar la realidad.

Eduy21 presentó seis herramientas para llevar adelante un conjunto de cambios estructurales en la educación, que implicarían una verdadera revolución en el tema base de la sociedad.

Por un lado se propone una nueva ley de educación "que dote de responsabilidad e iniciativa política al Ministerio de Educación y de capacidad rectora al Consejo Directivo Central (CODICEN)".

Asimismo, e igual de importante, aclararon los artífices de la iniciativa ciudadana, es crear un "marco curricular común para el ciclo educativo de 3 a 18 años con el consiguiente efecto sobre la revisión y flexibilización de grillas de áreas de aprendizaje/asignaturas, contenidos curriculares, estrategias de enseñanza y de aprendizaje, y evaluación, tanto en la enseñanza básica como en media, la orientación por competencias y conocimientos, la profundidad y progresión curricular y la personalización de la educación y de los aprendizajes".

En tercer lugar se propone un nuevo estatuto docente "que favorezca la excelencia y dignificación de la carrera docente, mejorando sus condiciones de trabajo y creando una estructura profesional docente radicada en sus proyectos de centro educativo".

También señalan importante crear "un estatuto de centro dotado de márgenes de autonomía con rendición de cuentas, que cuente con los apoyos requeridos y pueda desarrollar su proyecto institucional, curricular y pedagógico alineado con el marco curricular de 3 a 18 años".

También se refieren como herramienta ncecesaria un sistema universitario de formación docente "anclado en una concepción curricular que combine robustez y flexibilidad, y que contemple un abanico amplio de ofertas de grados y postgrados con diversidad de proveedores. Este sistema tiene por función apuntalar el desarrollo profesional docente con foco en la formación en servicio y la gestión directiva en centros de educación básica y media superior".

Por supuesto que estas herramientas para lograr metas significativas requieren de "un marco presupuestal acorde en esfuerzo y modalidades de asignación de recursos, y con un sistema de seguimiento y evaluación de objetivos, metas e impactos, apropiado por el parlamento y transparente a la ciudadanía".

En la presentación, los integrantes de Eduy21 plantearon siete metas a cumplir en diez años, tras un acuerdo nacional, "comprometiendo al sistema político en su discusión y realización", reiteraron.

En primer lugar se insistió en la necesidad de una "cobertura y asistencia universal entre los 4 y los 17 años en el sistema educativo formal, así como acceso universal en 3 años de edad y cobertura cercana a la universalidad a los 18 años, al 2022. La meta de universalización 4-17 estaba trazada y debería de lograrse en este quinquenio pero las tendencias indican que ello no sucederá".

La segunda meta trazada por Eduy21 se refiere al egreso universal de la educación media básica al 2024 y de la educación media superior al 2029, con una meta intermedia de 75% al 2024. "Cabe señalar que la meta relacionada a la educación media básica estaba planteada para este quinquenio pero no es probable que se alcance", señalaron.

Asimismo, se plantea la mejora de los "aprendizajes medidos por las pruebas PISA/OECD al 2024, que se desagrega en una disminución a menos del 10% de los estudiantes en nivel insuficiente y aumento promedio en 25% de los puntajes en matemáticas, lenguaje y ciencias, respecto a la última medición".

También se reafirma la necesidad de una mejora "de los aprendizajes medidos por las pruebas TERCE/UNESCO al 2024, que se desagrega en que el nivel de insuficiencia (nivel 1) en lectura y matemática disminuye al 10% en tercero de escuela, en sexto se alcanza universalidad en nivel de suficiencia mínimo, y que globalmente el promedio de puntaje en las pruebas de lengua y matemática aumenta un 30% respecto a la última medición".

De acuerdo con Eduy21, "el sistema Aristas en procesos de implementación por el INEEd permitirá establecer metas nacionales con independencia de las pruebas internacionales. Los ritmos de mejora deberán ser similares a los planteados para las metas internacionales y al mismo tiempo deberán estar alineados al marco curricular nacional 3-18 que será definido oportunamente".

La sexta meta que se propone es incrementar "el tiempo real de instrucción mediante una extensión del tiempo lectivo formal en calendario (200 días) y en jornada lectiva—al 2030, el 100% de la matrícula de educación básica de 4 a 14 años en tiempo extendido y en 5 años el 40% con énfasis en la poblaciones vulnerables—."

A través de toda una serie de herramientas "realizables" también "se plantea disminuir a la mitad o menos en el primer quinquenio la asistencia insuficiente y suprimir el abandono intermitente. En la educación
media superior se extiende el calendario anual de similar manera
y un 25% de la matrícula con prioridad en las poblaciones más vulnerables
cuenta con tiempo extendido en bachillerato dual o en modelo campus,
ambos con becas de apoyo al 2030".

Y la última meta que propone Eduy21, no menos ambiciosa, es disminuir la extra-edad en educación básica (4 a 14 años) a menos del 10% al 2024. "Ello implica una secuencia de flujo nuevo que va disminuyendo paulatinamente los niveles de extra-edad. Esto se logra mediante la disminución del abandono intermitente en primaria y media básica, así como mediante el uso cada vez más marginal de la repetición como mecanismo de regulación de la trayectoria del niño y adolescente, sustituyendo el mismo por modalidades de apoyo personalizado y modelos de contra-horario y cursado continuos".