Comunistas analizarán la "renuncia" de la "camarada" Susana Muñiz

Publicado: 14/02/2018 19:42 | Actualizado:
Comunistas analizarán la "renuncia" de la "camarada" Susana Muñiz
SCI

La ahora ex presidenta de ASSE dijo que no pudo cumplir todos sus objetivos por culpa de la campaña la "derecha descarnada y desleal".

"De verdad no sabía lo que había hecho el compañero. Pero bueno, no deja de ser mi responsabilidad. El proyecto político está por encima de las personas". Así explicó este miércoles a varios de sus correligionarios del Frente Amplio su decisión de "presentar renuncia" a la presidencia de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

"No ha sido posible cumplir con todos los objetivos que nos habíamos propuesto", señaló la ahora ex jerarca en una carta presentada ante el Poder Ejecutivo. "En parte a dificultades propias, sumado a una campaña de la derecha, descarnada y desleal, destinada a desarticular el Sistema Nacional Integrado de Salud y convertir a ASSE en un prestador no competitivo", afirmó.

Una "renuncia" que, en realidad, fue impuesta, según informó este miércoles VTV Noticias. Muñiz fue removida por decisión expresa del presidente Tabaré Vázquez. Junto a la jerarca, afiliada al Partido Comunista (PCU), se procesó la salida del vicepresidente Mariano Ardus, que hasta hace dos años estuvo afiliado al Partido Socialista.

El PCU analizará en las próximas horas la resolución que atañe a su "camarada". La Dirección partidaria realizará este jueves una reunión especial para "colectivizar" la decisión de Vázquez, dijo a ECOS su secretario general, Juan Castillo.

Más allá de la ratificación verbal y escrita de la involucrada, en el PCU esperan la "confirmación oficial" de la decisión de Vázquez para dar su punto de vista. "Somos disciplinados. Es mi gobierno y lo tengo que respetar", afirmó. Según Castillo, los comunistas tomarán posición sobre la designación del sustituto de Muñiz, el ex senador Marcos Carámbula, otro "camarada".

Castillo había sugerido este martes la renuncia de Ardus, luego que VTV informara que el vice había contratado a la novia de su hijo, una joven de 18 años, como secretaria por un salario mensual de $ 57 mil.

“Nosotros no podemos hacer lo que hacen en el Partido Nacional, por ejemplo, justificando según la intendencia que sea y quien lo respalde", había señalado el secretario general del PCU a Subrayado. " Acá no hay nada que lo justifique, nada. El primero que tiene que renunciar es él, porque esto no tiene nada que ver con la conducta del Frente Amplio".

A la interna del oficialismo, el análisis que se hace es claro. Vázquez no podía destituir a Ardus sin alterar los equilibrios políticos internos, por lo que optó por remover a todos los directores partidarios.

Ardus, simpatizante socialista, estaba enfrentado con Muñiz por diversos aspectos de la gestión. Entre ellas por el respaldo de la entonces presidenta a su correligionario Andrés Toriani, cuestionado por diversas irregularidades como director del Hospital de Rivera.

El que fue removido también fue Jorge Rodríguez Rienzi, vinculado al Movimiento de Participación Popular.

Llega tarde

En las redes sociales se bromeaba con que la novia del hijo de Ardus había terminado por descabezar a la cúpula de ASSE. Pero en la oposición se tiene claro que el hecho se limita a ser una simple "coartada". Su gestión al frente del organismo venía siendo cuestionada desde todos los frentes a raíz del cúmulo de denuncias por graves irregularidades que vienen siendo investigadas en la Justicia y en el Parlamento.

La decisión de Vázquez fue saludada aunque considerada tardía por el diputado nacionalista Martín Lema, uno de los legisladores más críticos hacia la gestion de Muñiz.

"Hace tiempo que reclamamos cambios en la conducción de ASSE" dijo, en diálogo con ECOS. "Benvenido el cambio de protagonistas, pero lo más importante es el cambio de gestión", afirmó. "Esto no puede ser un cambio de figuritas".

El legislador, que venía reclamando desde hace meses la destitución de Muñiz, recordó que en octubre del año pasado, a través de una carta pública, que Vázquez le había contestado que "no podía tomar injerencia" en los hechos denunciados en ASSE.

Para Lema, la decisión del presidente viene a confirmar lo que fue ratificado en la Comisión Investigadora que, en el Parlamento, analiza más de una decena de hechos de apariencia irregular o delictiva en varias dependencias del organismo.