Fiscalía apelará la absolución a Mermot por apología de la tortura

Publicado: 19/05/2017 18:53
Fiscalía apelará la absolución a Mermot por apología de la tortura
PRESIDENCIA
Suprema Corte de Justicia

La jueza Blanca Rieiro consideró que las expresiones del militar retirado fueron "infelices" e "inadecuadas", pero no delictivas.

Aunque las expresiones del ex comandante en jefe del Ejército Raúl Mermot el pasado 14 de abril puedan haber sido “infelices”, “impropias” o “inadecuadas”, según la jueza Blanca Rieiro “no encuadran” dentro del delito de apología de hechos pasados. Por eso mismo, la magistrada decretó este viernes la absolución del militar retirado, de 81 años. De inmediato, el fiscal Pablo Rivas anunció que apelaba la sentencia.

La Fiscalía había pedido 24 meses de prisión para Mermot por ese mismo delito.

Todo transcurrió pocos minutos después de las 17.12, en la sede del Juzgado Penal de 9° Turno. Mermot, acompañado por sus abogados Andrés Ojeda y Fernando Posadas, sentado junto al escritorio de la magistrada, escuchó impasible tanto la sentencia absolutoria de la jueza como el anuncio de la apelación del fiscal. La misma actitud mantuvieron las partes demandantes, el diputado Luis Puig y Sandro Soba, ambos militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), que esperaban al fondo de la pequeña sala junto con su patrocinante, Pablo Chargoña.

Este abogado discrepó con la disquisición tipológica entre “torturas” y “apremios físicos” al que apeló Mermot como presidente del Círculo Militar en su discurso de esa jornada, durante la conmemoración del Día de los Caídos en Defensa de las Instituciones, y que consideró la magistrada.

“Coincidiendo con el fiscal, hubo un elogio a esa conducta. De todas maneras, que haya un debate sobre lo que se pueda decir y no se pueda decir sobre los hechos del pasado me parece trascendente”, afirmó Chargoña.

El abogado de los militantes del PVP recordó la ley 18.026, de 2006, que en su artículo 29 tipifica como delito la “apología de hechos pasados”. “Esto trata de evitar la naturalización y banalización (de hechos en la dictadura) que formaba parte del discurso de Mermot”.

El diputado Puig subrayó la importancia de ese debate que mencionó Chargoña, señalando que ya hay “una condena social” a ese tipo de expresiones, a la que espera pronto “se sume un fallo favorable en el tribunal de apelaciones”, lamentando que aún existe una suerte de “impunidad” en lo que se puede decir o no. Consultado con ECOS, el legislador reconoció que esperaban otro tipo de fallo, más luego de conocer cuál era la vista fiscal.

Durante su discurso de abril, Mermot reconoció que “hubo excesos” cometidos por los militares contra los detenidos durante la dictadura. “Pero me consta en lo personal que nunca estuve en una sesión de tortura, pero no confundir tortura con apremio físico. Se puede dejar a una persona detenida un tiempo prudencial hasta que se canse y pueda hablar, pero eso es apremio, torturas no hay”. También calificó como "infame" el pronunciamiento judicial a Rodolfo Álvarez, sobrino del ex dictador Gregorio Álvarez, que fue procesado por torturas en ese mismo período.

A su turno, el abogado Ojeda se declaró “muy conforme” con el fallo y con su “calidad jurídica”, donde “quedó claro que no hubo apología de nada”. También se declararon esperanzados sobre su suerte en la instancia de apelaciones.

“En términos macro, acá tenemos una cuestión de libertad de expresión”, dijo por su lado, su socio Posadas. “Acá nunca hubo (de parte de Mermot) una adjetivación positiva. Es más lo que interpretan que lo que dice. Por eso entran en juego todas las subjetividades”.

Mermot no hizo declaraciones y esperó que sus abogados las hicieran, en la propia sede penal. Al final, sus patrocinantes le pidieron a la policía la posibilidad de salir “por la puerta de atrás”. Adelante no los esperaba nadie.