Jueza procesó con prisión a cinco funcionarios de Cutcsa

Publicado: 11/01/2017 13:04 | Actualizado:
Jueza procesó con prisión a cinco funcionarios de Cutcsa
ECOS

Habían sido denunciados por el INAU por explotación sexual a menores de edad. La empresa los retiró del servicio.

La jueza María Elena Mainard hizo lugar al pedido de la fiscal María de los Ángeles Camiño y procesó este miércoles con prisión a cinco trabajadores de Cutcsa acusados de explotación sexual a dos menores en la terminal del Cerro, según le confirmó la magistrada a ECOS.

Todos ellos eran choferes-cobradores pertenecientes a la línea D, cuyo destino es el Cerro. Algunos de ellos eran propietarios de las unidades.

Este procesamiento surgió luego de una denuncia realizada por el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), que había tomado conocimiento de esta situación en agosto, según dijo este miércoles su presidenta, Marisa Lindner, en conferencia de prensa.

La jerarca indicó que fue una organización de la sociedad civil de la región oeste de Montevideo, a la que no identificó, vinculada a las menores, fue quien avisó al INAU de esta situación. La investigación judicial comenzó el 27 de setiembre.

Este caso dista mucho de ser un hecho aislado. El año pasado, el Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial y No Comercial de la Niñez y la Adolescencia de Uruguay (Conapees) registró 333 denuncias y actuaciones sobre explotación sexual a menores. Entre 2007 y 2009 solo se habían registrado 20. De acuerdo a lo que dijo a ECOS el presidente del Conapees, Luis Purtscher, por cada caso denunciado hay entre tres y seis que siguen invisibilizados.

Por su lado y a través de su cuenta de Twitter, la empresa anunció que todos los funcionarios que fueron citados a declarar por este caso, trece en total, fueron suspendidos del servicio hasta que el directorio de la empresa tome una resolución al respecto.

Procesamientos



Cuatro de los procesados lo fueron por el artículo 5° de la ley 17.815, que indica que castiga con una pena de dos a doce años de penitenciaría a aquel "que de cualquier modo contribuyere a la prostitución, explotación o servidumbre sexual de personas menores de edad o incapaces".

Ellos fueron identificados como J.J.S.G., L.A., P.J.G. y C.A.W.R.

El restante, identificado como E.G.C., fue procesado por el artículo 4° de dicha ley, relativa a la "Violencia sexual comercial o no comercial" cometida contra menores, que le impone igual pena a quien "pagare o prometiere pagar o dar a cambio una ventaja económica o de otra naturaleza a persona menor de edad o incapaz de cualquier sexo, para que ejecute actos sexuales o eróticos de cualquier tipo". Este último caso también será sometido a pericias psiquiátricas.

Según la vista de la fiscal, los hombres se contactaban entre ellos a través de un grupo de whatsapp llamado "Los Fenómenos". Con las tres menores involucradas, de 16 y 17 años, se contactaban a través de mensajes de texto o whatsapp. Todos los procesados sabían que eran menores de edad.

Había trascendido que por ese grupo de whatsapp circularon imágenes de los encuentros con las menores. Esos registros habrían sido claves para la detención de los involucrados, a últimas horas del lunes 9.

Ese mismo día, según dijeron ayer las autoridades del INAU en conferencia de prensa, las adolescentes habían concurrido a declarar.

En total, doce personas fueron indagadas el martes en el Juzgado de Crimen Organizado. Siete recobraron la libertad. Para entonces faltaba ser interrogado un decimotercer involucrado, que finalmente quedó libre este mismo miércoles.

Vinculación


Según el acta de Fiscalía, una de las menores de 16 años estaba vinculada desde los 13 con J.J.S.G., de 43 años. Por "al menos dos años", el hombre "la sometía a que le practicara sexo oral en el bus de Cutcsa", una vez terminara su jornada laboral o "el recorrido en la terminal de Playa del Cerro". Según la joven, a cambio podía viajar gratis "en algunas oportunidades".

Esta misma menor luego se vinculó con otros guardas y choferes de la línea D de Cutcsa, que hacía los recorridos al Cerro.

A otro de los choferes, L.A., de 32 años, también le practicó sexo oral en la unidad. Ambos incluso fueron juntos al hotel de alta rotatividad "Ajedrez", según expresa el documento. Aquí no hubo retribución alguna a cambio, indicó el hombre ante la Justicia.

Finalmente, "hace seis meses", esta misma joven comenzó a vincularse con C.A.W.R., también de 43 años. "Este hombre admite que le regaló ropas varias, calzado y un celular, en tanto la consideraba su 'novia'", indica la vista fiscal. Los encuentros fueron en la casa de este funcionario de Cutcsa en Montevideo, en San Luis y en hoteles de alta rotatividad. Este hombre tendría un vínculo afectivo con la menor, expresaron fuentes judiciales.

Otra menor dijo haber tenido un vínculo con P.J.G. (el ahora procesado indicó que hubo sexo una sola vez) y haberse relacionado también con E.G.C.

Ambos mantuvieron "conversaciones telefónico de alto contenido erótico en las cuales él le promete pagar a cambio de tener sexo con la menor, teniendo muy presente que es un delito lo que le ofrece, según lo manifiesta por teléfono", de acuerdo con el documento de la fiscalía.

Las madres de ambas menores dijeron desconocer por lo que estaban pasando sus hijas.

Sobre la otra menor involucrada, amiga de las anteriores, "no surgen elementos" para vincularla con esta situación.

333 casos



En una conferencia de prensa en la sede del INAU, su presidenta, Marisa Lindner, dijo que este caso era "uno de los más de 300" en los que su institución se encuentra trabajando. No todas esas acciones han sido judicializadas.

Asimismo, agregó que el Instituto ha realizado este año otra denuncia por otro caso de explotación sexual a menores, en el Interior del país. Sin embargo, aún no hay pruebas concluyentes.

Según Luis Purtscher, hay una media de 20 casos por departamento al año.

Esta situación, expresó, había sido detectada por organizaciones civiles vinculadas al INAU en agosto, que tomó la decisión de denunciar. Esto es un paso más contra la invisibilización de estos casos de vulnerabilidad, añadió. Destacó que ya en 2014 el Conapees había hecho pública una investigación titulada "Un secreto a voces" que echaba luz sobre la explotación sexual de menores en la zona oeste de Montevideo.

La Justicia recién actuó este miércoles. La presidenta del INAU"Las situaciones deben llegar al proceso judicial de manera que se transformen en elementos de protección. Por eso, en coordinación con la justicia, creemos importante el momento de generar la denuncia, para darle sostenibilidad y generar prueba", subrayó Lindner.

Las chicas involucradas tenían vínculos familiares. Actualmente están en sus casas. La Justicia será la que determine si siguen en sus hogares o serán institucionalizadas, afirmaron las autoridades.

Consultada por ECOS si estas adolescentes concurrían al liceo, la presidenta de INAU se limitó a decir que "estaban vinculadas a proyectos educativos".

Lindner subrayó que de a poco están cambiando los viejos paradigmas de culpabilizar a las menores del abuso, destacando la reacción tanto de la sociedad como de la empresa ante la noticia.

En la víspera, cuando el caso tomo estado público, la empresa dio a conocer un comunicado público a través de la red social Twitter. En ella dejó claro un repudio "total y absoluto" a este tipo de conductas, y que el directorio espera el fallo judicial para tomar "inmediatamente" las decisiones pertinentes.



Este miércoles Cutcsa se reafirmó en sus dichos y dijo que todos los trabajadores involucrados están suspendidos en sus funciones hasta que el directorio resuelva su situación.



Según trascendió extraoficialmente, la empresa obligaría a los patrones o accionistas a vender sus utilidades.