Según Venezuela, Uruguay no expresó "el menor interés" por Jihad Diyab

Por: Fabian Cambiaso
Publicado: 25/08/2016 09:25
Según Venezuela, Uruguay no expresó "el menor interés" por Jihad Diyab
Youtube
Jihad Diyab está detenido hace un mes en Caracas

Caracas analiza que hacer con el ex Guantánamo al que tiene detenido desde hace un mes y Montevideo "abandonó a su suerte".

Este viernes se cumplirá un mes de la aparición en Caracas de Jihad Diyab, uno de los seis ex presos de Guantánamo recibidos en 2014 por Uruguay, y que se le había perdido el rastro en Montevideo.

Diyab, de origen sirio, está detenido desde ese día en el “Helicoide”, un característico edificio de la capital venezolana, sede del Servicio Bolivariano de Información e Inteligencia (SEBIN).

Luego de 30 días, comenzó una huelga de hambre reclamando que se le facilite el traslado a Turquía, donde pretende reunirse con parte de su familia. Con esa intención fue que acudió al consulado uruguayo en Caracas, y al salir fue detenido por la policía venezolana.

Desde la Embajada del país caribeño en Montevideo se dijo a ECOS que Uruguay “no ha expresado el menor interés oficial” por la suerte del refugiado.

Se alega que desde que Diyab abandonó el consulado uruguayo en Caracas y fue detenido, “nadie de allí ni del Gobierno uruguayo lo fue a ver y al que abandonó a su suerte”.

Tampoco se sabe si el Gobierno de Tabaré Vázquez se hará cargo de él y lo hará retornar a Montevideo o se accederá a sus demandas de viajar a Turquía.

A Caracas se le abren dos opciones: deportarlo a Siria, su país natal, en donde está condenado a muerte en ausencia.

La segunda es hacerlo hacia Uruguay, país de donde provino al llegar a Venezuela, pero al que el propio Diyab no tiene intenciones de regresar.

Para asegurarse que lo haga, Venezuela debería conducirlo directamente a Montevideo en custodia y esposado, “reproduciendo la forma en que hace dos años fue conducido a Uruguay, encadenado en el avión por sus carceleros de Guantánamo”.

El diplomático sostuvo que el caso de Diyab es más complicado desde el momento en que no es un refugiado amparado por Naciones Unidades ni por la Cruz Roja . “Llegó a Uruguay luego de un acuerdo de ese país con Estados Unidos, y por lo tanto está bajo la Ley del Refugiado uruguaya”. Por ende, Venezuela alega que Montevideo es responsable de su suerte.

La fuente venezolana justificó la detención del sirio en cuanto a que su entrada en ese país fue “ilegal” y rechazó firmemente que esté incomunicado. En ese sentido se sostiene que el interés del activista argentino-venezolano Andrés Conteris de visitarlo era “periodístico” y es por eso que se lo rechazó.

Los venezolanos se mostraron además, muy sorprendidos con la actitud de Brasil, que en ningún momento alertó sobre el pasaje de Diyab a través de su territorio hacia Caracas. “Un sirio barbudo con muletas recorrió de sur a norte el país más extenso de América Latina y nadie se dio cuenta”.

El exhorto de la Institución Nacional de Derechos Humanos fue, en la práctica, la primera acción oficial que se hizo desde Montevideo para aclarar la suerte de Diyab. La institución había intimado a Cancillería a informar sobre su lugar de detención, su estado físico y mental y las razones para mantenerlo detenido y las medidas para proceder a su liberación.

Días antes el canciller Nin había tildado de “malagradecido” a Diyab y aseguró que Uruguay “ya no es responsable” por él al haber abandonado el país.