Ministra de Industria uruguaya considera "artificial" reclamo de Gualeguaychú

Actualidad

18/07/2016 12:58

Ministra de Industria uruguaya considera "artificial" reclamo de Gualeguaychú
Pía Steglich./ El gobierno de la localidad entrerriana considera que Uruguay no tiene intenciones de garantizar derecho a vivir en un ambiente sano.

El municipio de la localidad argentina pidió la intervención de su gobierno y acusan a Uruguay de incumplir con el fallo de La Haya.

“No a las papeleras, no a Botnia”, así termina el comunicado emitido por el gobierno Municipal de Gualeguaychú en el que expresa su rechazo ante la posible instalación de una tercera planta de celulosa en Uruguay.

Tal como informó ECOS días atrás, la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú advirtió que volverá el conflicto con Uruguay tras conocerse las intenciones de UPM de instalar su tercer fábrica sobre el Río Negro.

Ante esto, la ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo que le llamó la atención el reclamo del Municipio y la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú y consideró “muy artificial” su reclamo.

"No dejo de sorprenderme, la verdad que no tiene nada que ver con esto. Esto es una planta en Uruguay, y además Uruguay es un país serio con vasta experiencia en los temas de medioambiente, reconocido a nivel mundial. Me parece buscarle la quinta, la sexta pata al gato", expresó. A esto, sumó el hecho de que la planta no tendrá relación con Argentina.

El Municipio de Gualeguaychú considera que a pesar de que esté ubicada sobre el Río Negro, este cauce deriva en el Río Uruguay por lo que también se contaminaría este curso de agua compartido por ambos países.

Ante esto, Cosse dijo que se realizarán los controles y protocolos necesarios para cuidar el medioambiente. Medida que fue reafirmada por la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida De León en el marco de los festejos por los 186 años de la Jura de la Constitución.

En diálogo con la prensa, De León comentó que el accionar en una posible tercera planta de UPM serán los mismos que se implementan con las que actualmente están en funcionamiento. Pero en caso de ser necesario se sumarán nuevos controles ambientales, ya que se proyecta que esta nueva pastera sea la más grande de la empresa a nivel mundial.

De León también dijo que UPM deberá presentar una auditoría ambiental previo a la construcción de la fábrica. Por otra parte, la ministra comentó que ya conoció a su homólogo argentino, que tienen una buena relación y están en contacto vía mail.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi también opinó sobre el tema y dijo que los argentinos “no se dediquen a hablar de las pasteras de Uruguay”, sino que “se dediquen a hablar de sus pasteras que tienen mucho más que nosotros”.

Por otra parte, el embajador argentino en Uruguay, Guillermo Montenegro dijo que sería bueno que el gobierno de Tabaré Vázquez escuche los argumentos desde su país y de una respuesta, para poder mantener la buena relación entre ambos países.

"Me parece que en la tranquilidad que tienen que tener todas las personas, también darle explicaciones como gobierno para los habitantes de Gualeguaychú también es importante", dijo.

Al otro lado del río

En su comunicado, el gobierno de Gualeguaychú manifestó su apoyo a la organización social y solicitó la intervención del gobierno argentino.

“Solicitamos al gobierno Nacional que instrumente las acciones necesarias a través de la Cancillería, para repudiar esta decisión del gobierno uruguayo, y se lleven adelante las medidas necesarias para evitar la instalación de esta nueva planta”, indica el texto.

A su vez, acusa al gobierno uruguayo de incumplir el fallo de la Corte Internacional de la Haya, el cual estableció que el conflicto no se agrave y recomendó no volver a actuar de mala fe, así como fue dispuesta la vigilancia integral y continua del funcionamiento de la planta de Botnia y de su impacto en el río Uruguay, y aún no fue cumplida”.

Respecto a los vertidos que llegarían hasta el Río Uruguay, a su criterio esto “afectaría, como lo hace la planta de UPM, de manera directa el ambiente y la salud de nuestros vecinos”.

A su vez advirtió que seguirán “con la lucha iniciada hace más de 10 años” cuando se instaló la planta de la entonces Botnia (hoy UPM). Así como acusa al gobierno uruguayo de no tener intenciones para garantizar los derechos de los ciudadanos de vivir en un ambiente “sano y libre de contaminación”.