Nin Novoa: "Igual le vamos a traspasar" la presidencia a Venezuela

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

11/07/2016 20:30

Nin Novoa: "Igual le vamos a traspasar" la presidencia a Venezuela
Fabián Cambiaso

Ante la falta de consenso, Uruguay seguirá ostentado la Presidencia pro témpore del Mercosur. Los cancilleres procuran un acuerdo "en días".

“¿Ella dijo eso? ", comentó sorprendido el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa. ECOS le preguntó por lo afirmado por su colega venezolana Delcy Rodríguez, que momentos antes había dado por hecho que su país pasaría a ostentar “en los próximos días” la Presidencia pro témpore del Mercosur.

Lo cierto es que Brasil, Paraguay y Argentina se mantuvieron este lunes firmes en su posición y siguen bloqueando la asunción de Nicolás Maduro, con lo que lo expresado por su ministra de Exteriores fue, en el mejor de los casos, una expresión de deseos.

“Igual le vamos a traspasar” la Presidencia a Venezuela, aseguró Nin a ECOS, confirmando la solitaria postura de Uruguay en cuanto una rotación que, si se hubiera seguido un proceso normal, debería haber ocurrido este mismo martes 12.

Durante cuatro horas y con algunos visitantes inesperados, los Ministerios de Exteriores de los cuatro miembros fundadores del Mercosur se reunieron en Montevideo para tratar de unificar posturas. Una reunión que tuvo algunos visitantes inesperados.

Como muestra de la confusión y la falta del más mínimo acuerdo en el bloque, el embajador boliviano en Montevideo, Benjamín Blanco, se hizo presente en el Palacio Santos para participar en lo que creía era una reunión oficial del bloque.

Allí fue informado que no se trataba de una sesión oficial y a la que, por otra parte, su país no fue convocado. Bolivia está en proceso de adhesión al bloque y la normativa implica que tenga derecho a voz pero no a voto, siempre que se trate de una convocatoria formal.

El embajador dijo en rueda de prensa que venía a dar la posición de su Gobierno. “La presidencia le corresponde a Venezuela. Se debe respetar el orden institucional”, señaló Blanco, recordando que su presidente, Evo Morales, había “exigido” la semana pasada a Montevideo traspasarle el mando a Maduro.

Momentos después salía de la Cancillería uruguaya la ministra del Poder Popular para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, otra figura que no aparecía en la “lista de invitados”.

Sonriente y en un tono muy diplomático comenzó felicitando “al pueblo uruguayo y al presidente Tabaré” por la “digna victoria sobre la trasnacional tabacalera Philip Morris, que ratifica el derecho del pueblo uruguayo a la salud, a su soberanía y a la dignidad”.

Acto seguido la canciller de Nicolás Maduro calificó la reunión regional como. Fructífera” y anunció exultante: “en los próximos días la presidencia pro témpore del Mercosur será entregada a Venezuela".

Rodríguez, qué horas antes y a su llegada a Montevideo se había reunido con representantes del oficialista Frente Amplio, reiteró el agradecimiento a Uruguay por mantener su postura y su “disposición a respetar los tratados constitutivos del Mercosur”.

Expresó que dichos tratados establecen claramente que para la cesión del mandato “simplemente debe transcurrir un semestre y debe hacerse por orden alfabético. No está sujeto a condiciones de ningún tipo”. Advirtió que “cualquier otra alternativa, colocaría al bloque en una violacion del orden institucional”.

Dando por sentada la resolución favorable a su país, Rodríguez anunció que la prioridad de Maduro como presidente pro tempore será “reforzar la capacidad productiva y de compras del Mercosur, fortaleciendo además el comercio dentro de la region”.

Este planteo choca de frente con la voluntad expresada por sus colegas de “abrir y flexibilizar” el Mercosur, en busca de acuerdos extra región.

Curiosamente, Rodríguez no participó en la reunión, ya que también se le dijo que era un evento “extraoficial”. Por lo tanto, ella solo mantuvo un contacto bilateral con su colega uruguayo.

Rodríguez interpretó que Brasil y Paraguay habían vetado su participación . En ese sentido, denunció que los representantes de estos países “ se escondieron en el baño y no quisieron darle la cara a Venezuela”.

Sostuvo que estos funcionarios padecen una especie de “Almigritis” - en referencia al secretario general de OEA, Luis Almagro, fuerte crítico al régimen venezolano- que los lleva a “desconocer las normas constitutivas del Mercosur”.

Para Rodríguez, “fue realmente penoso, no pudimos verles las caras”.

La canciller venezolana redobló la apuesta y acusó a su colega paraguayo, Eladio Loizaga, de ser un “ex funcionario del Plan Cóndor” y de estar detrás de esta “arremetida regional” contra su país.

Loizaga, funcionario de carrera, prestó servicios en la representación paraguaya en Estados Unidos entre 1976 y 1979, bajo la dictadura de Alfredo Stroessner y en el marco de la coordinación represiva de la región.

La canciller caribeña descartó por otra parte como “excusas” los argumentos “técnicos” presentados por Brasil, en cuanto a que Venezuela aún no cumple con adaptar su legislación interna a lo que marca el Consejo Mercado Común y la Unión Aduanera.

“El registro de la Secretaría del Mercosur marca que no es precisamente Venezuela el país que más incumple la normativa regional”.

Rodríguez volvió a asegurar que el traspaso de la Presidencia pro tempore a su país no se pospondrá. “Será en los próximos días en Montevideo”. Agregó que en las últimas horas hubo contactos al respecto entre los presidentes Vázquez y Maduro.

La tensión en las posiciones obligó a Nin Novoa a actuar de “nexo” entre Venezuela y los países fundadores del bloque que estaban convocados a la reunión.

Pese a que coincidió con Rodríguez en calificar la reunión de “fructífera”, el canciller uruguayo tuvo que negar lo afirmado momentos antes por su colega venezolana: no hubo acuerdo y por lo tanto el traspaso está suspendido.

Según Nin la reunión entró en un cuarto intermedio. “Nos hemos dado un plazo para encontrar una solución que satisfaga a todos”. El plazo será de “algunos días” servirá para que cada país haga las consultas que entienda necesarias. Las mismas serán “un escalón más arriba” por lo que involucrarán a los presidentes.

Nin tuvo que admitir que cada país está manteniendo su posición, y que la de Uruguay está clara: “debe primar lo jurídico”.

El canciller uruguayo - que días atrás calificó al gobierno de Maduro como una “democracia autoritaria”, remarcó este lunes que eso no obsta para que deba cumplirse con lo que indican el Tratado Constitutivo del Mercosur y el Protocolo de Ouro Preto.

Coincidió en ese sentido con Rodríguez en que para la rotación solo debe seguirse un orden alfabético cada seis meses. “ El traspaso a Venezuela debe hacerse”.

Nin destacó el hecho que el Gobierno de Maduro haya respetado el resultado de las Legislstivas de diciembre pasado, en donde la oposición pasó a controlar la Asamblea Nacional.

Recordó que para adoptar una resolución es necesario el consenso entre los países, aunque aseguró que existe “ánimo” para solucionar el tema. “ El camino es el diálogo”.

Eladio Loizaga fue el más firme al marcar su oposición a que Nicolás Maduro ejerza el próximo semestre la Presidencia del Mercosur. “Todos los Estados deben adaptarse al ADN democrático que está en el origen del bloque” .

El canciller paraguayo planteó que la región enfrentará en este lapso “grandes desafíos”, como la negociación con la Unión Europea por un acuerdo de libre comercio. Loizaga sostuvo que “quien nos represente debe tener, sine qua non, las credenciales democráticas suficientes” para conducir ese proceso.

Loizaga se burló de la denuncia de Rodríguez y dijo que mientras la la canciller venezolana hablaba él se dirigió al baño “por una necesidad fisiológica”.

En un tono más componedor, el vicecanciller argentino, Carlos Foradori, aseguró que su país tiene una clara voluntad “cooperativa y de colaboración” para lograr un entendimiento”.

“No podemos ir caminando y pateando una lata para adelante. Debemos generar una situación que permita consolidar al Mercosur ante un momento tan crítico como el que se viene”.

El representante brasileño fue el Director de Asuntos Económicos de Itamaraty, Paulo Estivallet de Mezquita, quien remarcó que para su país “está claro que en Venezuela hay un problema político” y de calidad democrática que le impedirían a Maduro ejercer la Presidencia del Mercosur.

Brasil presentó la semana pasada en Montevideo el planteo de postergar el traspaso y darle a Caracas plazo hasta agosto para cumplir con los requisitos “técnicos” que se le reclaman.

“Todos coincidimos en la necesidad de fortalecer la integración regional”, sostuvo al ratificar que su país también tiene ánimo “constructivo”.

Dando cuenta de las diferencias que atraviesan el bloque, admitió que “no existe para esto una respuesta fácil pero sí la voluntad de llegar a una solución”.