Bachelet envía al Congreso cuestionada ley de gratuidad en educación

Publicado: 4/07/2016 12:23
Bachelet envía al Congreso cuestionada ley de gratuidad en educación
“Hoy damos un paso más, un paso clave, en nuestra gran reforma de la educación", dijo la mandataria chilena.

Con esta acción, busca cumplir con lo prometido durante la campaña presidencial: educación gratuita y de calidad.

Por Jaiden Martínez / Corresponsal en Chile

Son las 9 de la noche de un domingo muy frío en Santiago. Inicia su alocución en Cadena Nacional de Radio y Televisión –solo sucede para anunciar eventos importantes- la Presidenta Michelle Bachelet. Ni un minuto más, ni un minuto menos. Fue la hora fijada por la mandataria -horario prime- para anunciar que envía este lunes el proyecto de Reforma a la Educación Superior.

“Hoy damos un paso más, un paso clave, en nuestra gran reforma de la educación (…) No se trata de hacerlo todo de nuevo, hay cosas buenas que cuidar. Lo que hay que hacer es ordenar y poner las prioridades donde tienen que estar: en la equidad, la calidad y la pertinencia de los establecimientos de educación superior”, aseguró.

Estudiar en Chile tiene grandes implicaciones económicas. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las familias chilenas destinan el 65% de sus ingresos para financiar la formación de sus hijos. El Estado, de acuerdo al organismo, continúa figurando entre los que menos invierten, situándose muy lejos del 70% de gasto público que registra el promedio de la OCDE.

"Hay que reconocer que este sistema tiene limitaciones, genera profundas discriminaciones, su desarrollo ha topado techo y exige cambios (...) Las instituciones de buen nivel no están al alcance de todos y muchos establecimientos no se preocupan de dar educación de excelencia", señaló la mandataria.

De esta manera, Bachelet cumple lo prometido durante su campaña: educación gratuita y de calidad. Este proyecto, de ser aprobado, vendría a sustituir la ley corta de gratuidad que promovió el Gobierno y que benefició a más de cien mil estudiantes universitarios este año.

“Miles de estudiantes ya han podido comprobar que la gratuidad llegó para quedarse. Ahora, queremos que quede establecido por ley que no hay vuelta atrás, que Chile conquistó un derecho permanente que se irá concretando gradualmente”, indicó Bachelet.

Es un proceso que la Nueva Mayoría considera irreversible. Se estima que quienes ya están con gratuidad contarán con el beneficio hasta el término formal de sus carreras. “No podemos esperar que los problemas sean resueltos sólo por el mercado; porque la educación no es un bien de consumo que se pueda administrar como un mero negocio.

Es una tarea nacional que exige un rol fundamental del Estado para que, en diálogo con la sociedad y con la colaboración de todos los actores, hagamos los cambios que se requieren”, sostuvo.

Los opositores a la Ley

Pese a la voluntad de diálogo del Gobierno, la ley tiene sus detractores. Uno de ellos es el Consejo de Rectores de las Universidades Estatales. Hay frustración e inconformidad entre los académicos. Consideran que el proyecto no se discutió lo suficiente y deja vacíos severos como los relacionados con el fortalecimiento de la educación pública, el trato preferente a las universidades del Estado y el fondo basal.

En una reunión que sostuvieron por más de tres horas con la Ministra de Educación Adriana Del Piano, el pasado jueves, aseguraron que no se les ofreció detalles sobre los articulados de la ley, ni ningún desarrollo de las regulaciones que contiene el proyecto, lo que representa para ellos un grave problema de transparencia por parte del Gobierno.

“Debe haber un cambio significativo. Entendemos que ese cambio no puede ser de la noche a la mañana, por lo que nadie está pidiendo recursos frescos para el 2017 o 2018, pero es necesario que se diseñen metas o puntos de llegada que desafortunadamente no hemos visto en el proyecto de reforma a la educación superior en cuanto a financiamiento público de las instituciones", advirtió Aldo Valle, Vicepresidente Ejecutivo del Consejo de Rectores y rector de la Universidad de Valparaíso.

Sin embargo, el Gobierno aseguró que la propuesta contempla un trato preferencial para las universidades del Estado, el fortalecimiento de su gestión y les da un apoyo preferente, “porque están llamadas a ser el ejemplo de la diversidad, la equidad, y del servicio al desarrollo del país”, insistió la Presidenta Michelle Bachelet.

En cuanto al lucro, el Consejo de Rectores considera que no debe producirse en ninguno de sus niveles, pero consideran que para que esto se cumpla es necesario que se establezcan regulaciones eficaces y formas jurídicas para impedir que exista, ya sea con recursos públicos o con recursos privados.

Los estudiantes tampoco están conformes. Desde la Confederación de Estudiantes insisten que el proyecto no acaba con el lucro, sino que busca regular el mercado. Creen que no hay un planteamiento real de reestructurar la educación pública porque eso amenazaría los intereses del sector empresarial.

"Nos condena al endeudamiento. Es nefasta porque no penaliza el lucro. Es nociva porque profundiza la desigualdad y no hay gratuidad universitaria", sostuvo Gabriel Iturra,

Vocero de la CONFECH

Según la CONFECH, la reforma se hizo entre 4 paredes y sin participación vinculante de estudiantes, Rectores, ni la ciudadanía. Además mantiene el endeudamiento de las familias y la gratuidad queda sujeta a indicadores económicos que en la práctica son inalcanzables.

“Si reforma a la educación superior no apunta a la reconstrucción de la educación pública y mantiene modelo de mercado, mejor que gobierno ni se moleste en presentarla”, advirtió Gabriel Boric, Diputado y ex líder del movimiento estudiantil.

El Estado subsidiario de la educación

De acuerdo al Gobierno, la ley de gratuidad en la Educación Superior busca establecer con carácter permanente el proceso de cómo se irán beneficiando los estudiantes. Será un proceso gradual porque la iniciativa está condicionada a la situación económica del país. Además dejó claro que el Estado promoverá un marco claro de financiamiento público para darle sentido a la gratuidad.

“Mientras avanzamos hacia la gratuidad universal, mantendremos los apoyos estudiantiles e institucionales hoy existentes. (…) Para promover el desarrollo de universidades e institutos y, sobre todo, para asegurar que sea el talento y no el dinero lo que permita el acceso a la educación superior, estamos proponiendo un marco claro de financiamiento público. Ése es el sentido de la gratuidad de los estudios superiores”.

En un trabajo realizado sobre la Reforma educativa, habíamos advertido sobre el carácter subsidiario de la Reforma. Según los analistas que consultamos, la ley busca constituir un gran Estado subsidiario, que les compra a los proveedores privados educación para los más vulnerables.

Si en la práctica es así, el Gobierno siempre tendrá que focalizarse. El factor económico puede ser decisivo para determinar el porcentaje de beneficiados, pero toda acción de ampliar la cobertura estaría condicionada por como marchen las finanzas del país.

En Twitter el rechazo al proyecto de ley es generalizado. La etiqueta #ReformaChant se posicionó como trending topic y los estudiantes anunciaron que marcharán este martes, pese a que la movilización aún no está autorizada por las autoridades.