Dilma: "Es un golpe a la democracia; quien me acusó fue por venganza"

Actualidad

12/05/2016 13:17

Dilma: "Es un golpe a la democracia; quien me acusó fue por venganza"
EFE/Antonio Lacerda.

"No soy mujer que acepta chantajes. Da Cunha me acusó porque no le dimos los votos para ser absuelto en la comisión de ética."

Sobre las 11 horas, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, suspendida de su cargo por el Senado, afirmó que en el juicio político al que será sometida no estará en juego su mandato, sino el "futuro" del propio país.

Acompañada por quienes fueron sus ministros y colaboradores, Rousseff hizo un pronunciamiento en el Palacio presidencial de Planalto tras ser notificada de su suspensión y aseguró que sufre "la mayor de las brutalidades que se puede cometer contra un ser humano: castigarlo por un crimen que no cometió".

Tras ser notificada por el secretario del Senado Vicentinho Alves, preguntó a su alrededor si debía firmar algo. Todos sus ministros la aplaudieron, al grito de "Viva la democracia".

Según Vicentinho, "la presidenta aceptó la notificación de forma respetuosa y natural" y luego se fue a notificar al vicepresidente Michel Temer sobre la resolución del Senado.

Desde Planalto, antes de retirarse, Dilma se dirigió en vivo a la sociedad y prensa a través del canal de Planalto "Pudo haber cometido errores, pero no cometí crimen alguno", afirmó.

"El objetivo de todo lo que ha sucedido fue impedirme gobernar y así propiciar un golpe", aseguró.

"Cuando un presidente es apartado de su cargo por un crimen que no cometió, eso no "impeachment", es un golpe. No cometí ningún crimen de responsabilidad, no hay razón ninguna para un proceso de juciio, no tengo cuentas en el exterior, nunca recibí sobornos ni jamás estuve involucrada en algún acto de corrupción".

Según la presidenta lo que está sucediendo es una farsa jurídica. "Estoy siendo juzgada injustamente por haber hecho todo lo que la ley me autorizaba a hacer".

También señaló que trata de crimen un acto de gestión. "Me acusan de atrasar los pagos del Plan Safra. Es falso. No resta pagar nada, no hay deuda".

Aseguró que el golpe no es persigue solo destituirla. Busca "destituir mi gobierno, quieren de verdad impedir la ejecuión del programa que fue escogido por el voto mayoritario de la población".

También dijo que durante todo este tiempo fue una cuidadora celosa del estado democrático. "Mi gobierno no realizó ningún acto represivo contra los movimientos sociales o manifestaciones de cualquier posición política. El mayor riesgo en el país en este momento es ser guiado por un gobierno que no tiene respaldo del voto".

Relató que ya sufrió el dolor de la tortura (durante la dictadura) y ahora sufre una vez más "el dolor de la injusticia". "Lo que más duele en la vida es la injusticia".

"Pero esto no me va a desmoronar. Miro para atrás y veo todo lo que hicimos. Miro para adelante y veo todo lo que se debe hacer".

Finalmente, la presidenta Rousseff señaló que jamás va a desistir en la lucha. "Confieso que nunca imaginé que sería necesario luchar contra un golpe en mi país. Nuestra joven democracia, lograda después de luchas, de muertes, no merece esto. Muchas gracias."