Venezuela I Oposición y Gobierno se juegan primera batalla este lunes

Publicado: 8/05/2016 08:17
Venezuela I Oposición y Gobierno se juegan primera batalla este lunes
La oposición recogió ocho veces más de firmas que las solicitadas para comenzar trámite.

El Consejo Nacional Electoral podría retrasar el Revocatorio contra Nicolás Maduro. En tal caso, la oposición advirtió que tomará las calles

Por Jaiden Martínez / Corresponsal

La oposición está ansiosa. Quieren superar la primera fase del referéndum: la verificación del 1% de las firmas. Si salen airosos, vendría la recolección del 20% del Registro Electoral y ya la consulta popular técnicamente sería un hecho. Pero el CNE y el Gobierno parecen abogar para atrasar el proceso.

El tiempo venció. La fecha límite para que el Consejo Nacional Electoral de Venezuela contabilizara el 1% de las firmas (195.725) fue ayer. El Organismo aún no se pronuncia. La oposición alerta que se pretende dilatar el procedimiento.

“No vamos a aceptar que se tomen 30 días. Su plazo es de 5 días continuos y ya vencieron. ¡Venezuela quiere Cambio!, decía el Gobernador opositor Henrique Capriles a través de su cuenta Twitter.

Se entregaron un millón ochocientas mil firmas y se destinaron 24 testigos para llevar adelante la contabilización: 12 del PSUV (Gobierno) y 12 de la MUD (Coalición opositora). Según voceros de la oposición, hasta ayer estaban totalizadas más de un millón quinientas mil. Esto serían casi 8 veces más de la meta que el CNE estableció.
La oposición no quiere perder tiempo. Según el reglamento, el Revocatorio sobre la continuidad de Maduro como podría celebrarse en 175 días

De acuerdo al Reglamento sobre el Referendo Revocatorio, fijado en 2007 por el organismo, una vez que han sido entregadas las manifestaciones de voluntades por las organizaciones políticas, son 5 días continuos para realizar el conteo. Finalizado ese período, se habilitan 5 días hábiles para que los firmantes acudan a los 200 puntos dispuestos por el ente electoral en todo el país para que la validen.

“El CNE debe ser garantía de celeridad, eficiencia y confiabilidad en la tramitación de cualquier solicitud presentada por los ciudadanos.”, afirmaba Emilio Rondón, Rector del CNE.

Hay rumores que el organismo quiere hacer modificaciones a la norma para que dure 30 días la contabilización y comprobación del 1% de las rúbricas. Cuatro Rectoras (Tibisay Lucena, Presidenta del Organismo, Sandra Oblitas, Socorro Hernández y Tania D´ Amelio, Rectoras Principales) estarían a favor y un Rector en contra, que sería Emilio Rondón. Este lunes podría conocerse la decisión que tomaron sobre esta materia.

El Referendum Revocatorio, si bien está contemplado en el artículo 72 de la Constitución, no contaba con un reglamento que determinara los procedimientos a seguir para activarlo. “Cuando en el 2004 se puso en marcha la consulta en contra del Ex Presidente Hugo Chávez, del cual salió vencedor, el proceso para activarlo estuvo lleno de irregularidades y muchos atrasos”, aseguró Miguel Pérez, analista Político.

En el año 2007, el CNE promulgó un reglamento que definía con mayor claridad cuál era la ruta que las organizaciones políticas debían seguir para solicitar el revocatorio, cuando el tiempo constitucional así lo estableciera. Dicha normativa es la que está exigiendo la oposición se cumpla.

El Partido Socialista Unido de Venezuela ha dicho que quieren comprobar firma por firma, pero en la práctica este procedimiento lo realiza el árbitro electoral con la autenticación de la huella.

La norma no prevé auditoría, ni impugnaciones. Sin embargo, Tibisay Lucena dejó entrever que podrían hacer excepciones para garantizar los “derechos políticos del Presidente Nicolás Maduro”.

“Cuando el Gobierno de Nicolás Maduro recogió firmas para rechazar el Decreto promovido por el Presidente de Estados Unidos Barack Obama, en el año 2015, el CNE certificó los datos de más de diez millones de electores en día y medio de trabajo”, asegura Miguel Pérez, analista político.

La oposición no quiere perder tiempo. Según el reglamento, el Revocatorio sobre la continuidad de Nicolás Maduro como Presidente de la República podría celebrarse en 175 días. En consecuencia, sería este año (17 de noviembre, según la MUD). El conteo se realiza a partir del momento en que comience la verificación del 1%.
Por cada firma falsificada de la MUD tendrán una demanda, sentenció Maduro

“Si se suman más días al proceso -podrían ser 205 días- como busca el CNE y el PSUV, el revocatorio sería para el 2017. Si se efectúa después del 10 de enero, y el Presidente Nicolás Maduro pierde, quedaría Aristóbulo Isturiz, actual Vicepresidente, a cargo del Poder Ejecutivo hasta el 2019, porque habríamos pasado más de la mitad del período presidencial establecido”, advierte Pérez.

Pese a que la Constitución establece el revocatorio, Maduro se contradice sobre si quiere referéndum o no. “El referendo es una opción, no una obligación. Aquí lo único que es obligación son las elecciones presidenciales y serán en 2018, diciembre de 2018.”, advertía durante una concentración por el Día Internacional de Trabajador. Tiempo después, el discurso oficial cambió. “Lo que diga el CNE es palabra sagrada. Si en el segundo paso llegara a decir que se recogieron las firmas, vamos a referéndum y punto”, así lo reconoció el 3 de mayo durante una alocución presidencial.

El Gobierno busca crear ahora una matriz de opinión sobre las firmas. “Por cada firma
falsificada de la MUD tendrán una demanda”, sentenció Maduro. Hay también amenazas para aquellos funcionarios públicos que, valiéndose de sus derechos políticos, hayan firmado. "Si en esas firmas encontramos, por ejemplo, a un director de un organismo, ese tiene que irse, no puede estar en ese cargo", amenazó Diosdado Cabello, Diputado por el PSUV, en su programa de TV que se transmite por el canal del Estado.

“Es deplorable y debe ser rechazado por este Consejo Nacional Electoral. Solicitaré en el seno del organismo que se tomen medidas positivas de protección para los ciudadanos que se sientan afectados o amedrentados”, aseguraba Emilio Rondón, Rector del organismo.

La normativa contempla que las firmas no pueden ser públicas. La única situación en la cual el CNE podría hacerlo, es cuando se realiza el proceso de renovación de las nóminas de inscritos de los partidos políticos.

“El Gobierno tiene miedo porque sabe que saldría derrotado. La oposición está tratando de acelerar su única alternativa para salir de Maduro. No tienen otras vías constitucionales porque han sido bloqueadas por el Tribunal Supremo de Justicia, asegura Pérez.

Una encuesta publicada la semana pasada por la consultora Venebarómetro determinó, que el 68 % de la población quiere que el Presidente Nicolás Maduro salga del poder “lo más pronto posible” y se convoquen a nuevas elecciones. Estas cifras ponen de relieve que Maduro podría perder el Revocatorio porque el porcentaje superaría a lo obtenido en las elecciones presidenciales de abril de 2013 (50,61%), que sería la condición que se debe cumplir en la votación para que cesen sus funciones.

Si no hay cambios en la normativa, el próximo paso sería la verificación. Superada esa fase, la oposición tendría que recolectar el 20% (3.914.429) de las manifestaciones de voluntades del Registro Electoral.

“En el panorama esto no será tan fácil. El Gobierno ha demostrado que mantiene un control absoluto de las instituciones del país. Lo más probable es que pongan trabas para que la consulta no se de este año. Maduro está jugando con la paciencia del pueblo venezolano. Si no hay un cambio urgente, la bomba de tiempo podría estallarle en sus manos”, advierte Miguel Pérez, analista político.

Este lunes será decisivo para el país. El CNE deberá decidir si mantiene o cambia las reglas de juego. Si ocurre lo segundo, la oposición ha advertido que tomará las calles. El tiempo corre y un sector de la población no quiere perder las esperanzas.