Tras quiebre de reforma laboral, trabajadores chilenos exigen libertad sindical

Publicado: 1/05/2016 18:48
Tras quiebre de reforma laboral, trabajadores chilenos exigen libertad sindical
“Este país es raro: hay 120 diputados y 38 senadores que estuvieron un año y medio discutiendo la Reforma. Gente que fue elegida con voto popular, pero después, 10 personas cambian todo".

Trabajadores y empresarios enfrentados. Un fallo del Tribunal anuló el corazón de la reforma laboral: la titularidad sindical.

Por Jaiden Martínes / Corresponsal Ecos.la en Chile

Es un día muy activo para la fuerza laboral. Una fecha que es propicia para celebrar las
conquistas que en esta materia se han logrado, en Chile parece que nada de eso ha ocurrido. El revés que ha provocado la decisión del Tribunal Constitucional, de declarar inconstitucional uno de los aspectos medulares de la Reforma Laboral, la titularidad sindical, provocó que la movilización de este primero de mayo tuviera otro sentido: demandar mayor libertad sindical y una Constitución más democrática y menos excluyente.

“Este país es raro: hay 120 diputados y 38 senadores que estuvieron un año y medio
discutiendo la Reforma. Gente que fue elegida con voto popular, pero después, 10 personas cambian todo, 10 personas que son designadas”, agregó Arturo Martínez, Secretario General de la Central Unitaria de Trabajadores.

El máximo intérprete de la Constitución determinó, con 6 votos contra 4, que esta ley no puede ser aplicada en la nueva legislación laboral discutida y aprobada en ambas Cámaras del Congreso. No se conocieron los argumentos que motivaron tal decisión, porque será el próximo 9 de mayo cuando salga publicada la sentencia.

“El pronunciamiento del Tribunal ha puesto en cuestión algunos de sus elementos centrales, como es la titularidad sindical, y ustedes saben, lo he dicho cuánto lamento que haya ocurrido, creo que debemos seguir adelante, buscando las vías más equilibradas entre trabajadores y empresas porque sin ella no hay desarrollo para ninguna de las partes”, señaló la Presidenta Michelle Bachelet.

La sentencia respondió a las impugnaciones presentadas ante el organismo judicial por parte de la coalición opositora, Chile Vamos, en contra de varios aspectos de la Reforma Laboral. El presidente del partido Unión Demócrata Independiente, Hernán Larraín, aseguró que la decisión es una derrota al monopolio sindical y agregó que “es un gran triunfo de los trabajadores chilenos no afiliados, que no se van a ver obligados a sindicalizarse”.

El espíritu de la norma establecía que sólo los sindicatos pueden negociar colectivamente con el patrono y no grupos paralelos. Al quedar eliminado, pierde fuerza la organización sindical al interno de la empresa.

“Los que nunca han querido la libertad sindical, los que nunca han querido la organización sindical y los derechos laborales, han sido los que han ganado en este fallo. La Derecha y el Tribunal Constitucional están viviendo en el pasado y en dictadura, y nosotros vivimos tratando de construir un mejor futuro en democracia.”, señaló Martínez.

“El objetivo del empresariado es evitar la sindicalización. Ellos no quieren que los trabajadores se organicen, porque así son presa fácil del abuso empresarial, siendo este el fondo real de por qué rechazaron la titularidad sindical. ¿Para qué me sumo a un sindicato si igual voy a recibir los mismos beneficios o puedo negociar en paralelo?”, destaca Luis Fuentes, Abogado en materia laboral.

El sector empresarial, acérrimo opositor a la reforma, valoró la decisión del Constitucional. Así lo dio a conocer Alberto Salas, Presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), quien afirmó que primó el principio de libertad de asociación y que el fortalecimiento de los sindicatos no debe realizarse a costa de la pérdida de libertades y derechos laborales. Sin embargo, lamentó que algunos aspectos de la Reforma sigan vigentes.

Con este dictamen, dicha normativa no podrá ser promulgada como Ley. No obstante, en La Moneda ya adelantaron que harán ajustes a la Reforma Laboral pero sin quitarle su espíritu de equidad.

Se estudia la posibilidad de aplicar un Veto Presidencial. Esta medida consistiría en que la Presidenta, Michelle Bachelet, una vez recibido el texto con las modificaciones solicitadas por el Tribunal y hechas por la Cámara de Diputados, podría considerar un veto sustitutivo, que plantearía un nuevo artículo o lo cambiaría para hacerlo coherente con la sentencia. Esta medida la obligaría a reenviar nuevamente el texto al Parlamento para que inicie desde cero su discusión.

La Central Unitaria de Trabajadores esperará conocer en detalle el fallo del Tribunal
Constitucional. No descartan concurrir a todas las instancias nacionales e internacionales para denunciar lo que consideran una violación sistemática a la libertad sindical. Por ahora, se mantendrán en las calles para protestar en contra de esta decisión que calificaron de arbitraria y antidemocrática. El próximo 31 de mayo efectuarán un paro Nacional.

“Chile ha sido notificado en varias ocasiones por la OIT por incumplimiento a la libertad sindical, mantener grupos negociadores donde hay sindicatos, es seguir manteniendo el incumplimiento de la normativa internacional”, asegura Luis Fuentes.

¿Qué pasa con los sindicatos en Chile?

Los sindicatos en Chile tienen poco margen de maniobra. Prácticamente están estigmatizados.

Y es que el artículo 16 de la Constitución, aprobada durante la dictadura, condena cualquier intento de organización de trabajadores en una empresa. “No podrán declararse en huelga los funcionarios del Estado ni de las municipalidades. Tampoco podrán hacerlo las personas que trabajen en corporaciones o empresas, cualquiera que sea su naturaleza, finalidad o función (...).

“Esta regulación o casi prohibición del derecho a la huelga es heredada del “Plan Laboral”. Una normativa de la dictadura que pretendió normar la huelga de acuerdo al libre mercado y que cimentó que hoy exista en medio de una excesiva fiscalización y procedimiento”, sostiene un estudio realizado por Universidad Diego Portales sobre Derechos Humanos.

En 2015, de acuerdo a cálculos de la Dirección del Trabajo, se registraron 841 huelgas
“aprobadas”, de las cuales, 705 significaron peticiones de buenos oficios al organismo, y el 57% puso término a la negociación colectiva.

La fuerza trabajadora se siente cada vez menos empoderada. Un 72% considera que no tiene mecanismos efectivos para tutelar sus derechos, y un 62% rechaza que la huelga sea entendida como un mecanismo de presión incorrecto que daña la economía, según un estudio de la Dirección del Trabajo. En síntesis, no tiene el sindicato facultades de contrapoder.

La Organización Internacional del Trabajo ha planteado al Estado Chileno, que este tipo de legislación laboral vulnera abiertamente el derecho a la libertad sindical. El organismo también condena que la sindicalización se entienda como un proceso que atenta contra la productividad, el crecimiento y el bienestar, tomando en cuenta que va en contra de lo establecido en el Convenio 87.

“Hoy más que nunca, los trabajadores y todos quienes aspiran a un Chile más justo y avanzar en reformas, debemos volcarnos al proceso constituyente del país, para construir una Constitución Política, democrática, de participación y de derechos para la gente”, sostiene Arturo Martínez, Secretario General de la Central de Trabajadores.

“El empresariado solo ve a los trabajadores como mano de obra para el mercado laboral, por eso ellos evitan avanzar en reformas que superen las desigualdades en Chile”, advierte Luis Fuentes, Abogado en Derecho Laboral.

El mercado laboral en Chile

Chile aún mantiene deudas importantes con sus trabajadores. El salario mínimo se ubica en 400 USD, pero el alto costo de la vida hace que sea insuficiente.

Según un estudio sobre los índices para una vida mejor realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), más del 61% de las personas entre 15 y 64 años de edad tienen un empleo, pero la cifra es menor al promedio del organismo que es de 66%. El ingreso del 53% de los trabajadores es cuatro veces menos que el per cápita nacional.

La OCDE alertó que la gente trabaja 2.047 horas al año, más que la media que se ubica en 1.776 horas y alrededor del 16% de los empleados tienen un horario de trabajo muy largo, cifra mayor a los estándares fijados.

Sostiene además que el 74% de los hombres tienen un empleo remunerado, en comparación con el 49% de las mujeres, porcentajes que demuestran las asimetrías que aún existen en materia de género.

En cuanto a los ingresos, Chile sigue estando por debajo del promedio. El neto ajustado por familia se ubica en 11.039 dólares al año, cifra mucho menor que la media del organismo que la ubica en 23.047 dólares.