Polémico Uber: el dolor de cabeza que la región no logra solucionar

Publicado: 9/04/2016 12:36 | Actualizado:
Polémico Uber: el dolor de cabeza que la región no logra solucionar
Argentina es el último país en integrar la app en su cartera de servicios.

Brasil, Uruguay Chile y Argentina enfrentan su controvertido desembarco. Mientras tratan de regularla, la compañía opera silenciosamente

Por Jaiden Martínez/corresponsal y Annabella Aparicio/redacción ECOS

Cada vez que Uber desembarca en un país se generan eternas polémicas y la región no es ajena a esto.

Desde 2014 comenzaron, pero aún no terminan, las mismas discusiones en varios países, sobre la legalidad de esta aplicación móvil que ofrece el servicio de choferes, similar a un taxi. Mientras, los gremios de taximetristas reclaman a los gobiernos que actúen para prohibir esta actividad que consideran competencia desleal.

Mientras que un taxi debe cumplir con sus obligaciones tributarias y exigencias que regulan el mercado de servicios de transporte, con los costos que esto implica, Uber está exento porque los vehículos son de los propios choferes o sea, vehículos particulares. Además, la app está en el rubro de servicios tecnológicos y la normativa que los regula no prevé este tipo de servicios en varios países, que se vieron sorprendidos por el avance tecnológico.

Nacida en 2009, Uber tiene detrás una gran maquinaria corporativa que le permitió ingresar fácilmente a cualquier rincón del planeta. Hoy tiene presencia en 60 países y 331 ciudades del mundo y alcanza un patrimonio de 50 mil millones de dólares.

El servicio se solicita a través del celular y parte de una tarifa base. El precio final del trayecto se calcula dependiendo del tiempo y la distancia recorrida. La aplicación permite hacer un cálculo previo de cuánto será aproximadamente el costo y los valores son diferentes respecto al tipo de transporte que elijan los usuarios.

Por ejemplo, la tarifa base en UberX, que son modelos más simples y económicos, ideales para los traslados diarios es de U$S 1; en UberBLACK es de U$S 1, 8 y en UberSUV, autos con más lugar y confort, con capacidad hasta 6 pasajeros, es de U$S 2 . Además existen precios fijos para ciertos destinos de corta o larga distancia.

La empresa insiste en mantener un diálogo abierto con las autoridades de cada país y aseguran que ellos apoyan que exista una regulación para la economía colaborativa en las ciudades que hoy trabajan.

Ejemplo de ésto es que en 51 jurisdicciones de Estados Unidos aprobaron una regulación que permite ejecutar modelos de negocios como Uber. En América Latina, Ciudad de México ha sido la pionera en este sentido, seguida por Puebla.

Chile
Solo en Santiago Uber tiene más de 10 mil conductores registrados y 15 mil en espera de ser aceptados por la compañía. Llegaron en enero de 2014 con UberBlack, según explicó Soledad Lago, Gerente General de Uber para el Cono Sur, al portal Ecos.

"Uber es un servicio legal y más seguro. No es prohibido en ningún lado, ya que lo que hacemos es disponer de más opciones de movilización para la ciudad", defendió Carlos Schaaf, Gerente General de la empresa en Chile.

“Sólo en el último año, Uber ha recorrido más de 3 millones de kilómetros. El equivalente a 600 viajes de Arica a Punta Arenas. Hoy, 6 de cada 10 de sus socios conductores son dueños de sus propios vehículos”, asegura Lago.

En el país chileno, la Ley de Tránsito prohíbe el uso de vehículos particulares para prestar servicio de transporte público. Quien incumpla la norma, podría ser sancionado con una multa de 10 UTM (alrededor de U$S 66). Uber, de acuerdo a este reglamento, cae en la ilegalidad.

El Ministro de Transportes Andrés Gómez-Lobo, llamó a los usuarios a no utilizar aplicaciones como éstas y describió la existencia de una "competencia desleal, que no debería estar permitida". Los vehículos que prestan este servicio serán sacados de circulación.

“Estamos muy a favor de mejorar los sistemas de transporte utilizando las nuevas tecnologías, pero en lo que no estamos a favor es en permitir un tipo de transporte público que no cumple la normativa vigente", aseguró.

El Secretario de Estado afirmó también que en los próximos días ingresarán al Congreso un proyecto de ley, que buscará permitir el funcionamiento de transporte privados de pasajeros que operan a través de plataformas on-line.

Los usuarios, tras conocer la postura del Gobierno sobre este servicio, han puesto en marcha una campaña en las redes sociales denominada #UberSeQueda.

La iniciativa busca concretar la recolección de más de 500 firmas que serán enviadas al Ministerio de Transporte con el propósito de exigir que no sea retirado del país el servicio. “Tenemos la libertad de decidir cómo nos movemos en Chile”, reza el lema que circula por las redes.

Los taxistas celebran la decisión del Gobierno de retirar los vehículos de Uber. Al mismo tiempo, los conductores de Uber se coordinan vía Facebook para afrontar la arremetida. Entre otras cosas, plantean pagar una cuota de 8 dólares mensuales por si les quitan el vehículo, puedan recuperarlo rápidamente y volver a las calles. Esta batalla parece que no tendrá fin y se seguirá desarollando en las calles.

Brasil

La aplicación llegó a Brasil en mayo del 2014, desembarcó en Río de Janeiro, y el pasado 28 de marzo tuvo que enfrentar protestas, pero de sus propios socios conductores.
Los trabajadores de Uber hicieron un paro en varios puntos del país y reclamaron que la empresa disminuya el porcentaje que se les descuenta por cada viaje, o que suba las tarifas, al considerar que las ganancias hoy sólo les da para mantener el vehículo y el combustible.

Por su parte, meses atrás la presidenta brasileña Dilma Rousseff dijo públicamente que esta aplicación le quita el trabajo a los taximetristas y se manifestó contra su funcionamiento. Un juez de San Pablo prohibió el servicio pero la medida fue revocada poco después.

Hoy Uber funciona en San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia y Belho Horizonte, en medio de protestas periódicas por parte de taxistas que no desisten en reclamar que se vayan del país.

Uruguay

A casi seis meses de estar instalados en Uruguay, Uber aún es un problema para el gobierno que busca regular lo antes posible el funcionamiento de éstas y otras aplicaciones móviles como Airbnb mientras reciben constantes reclamos de la Patronal del Taxi.

El Parlamento ahora tiene a estudio un proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo a mediados de marzo, a través del cual se establece un marco normativo para controlar las aplicaciones que ofrecen servicios a la ciudadanía.

“El proyecto procura proteger el interés general sin caer en el prohibicionismo de lo nuevo o lo desconocido, lo que negaría la evolución tecnológica de las sociedades”, expresa la exposición de motivos del proyecto firmado por el presidente Tabaré Vázquez.

A su vez se marca que éstas aplicaciones y sus servicios estarán “sometidos a los controles, autorizaciones, permisos, licencias registros y otras regulaciones” establecidas para la actividad que realicen. Así como se resalta la “defensa de los intereses del consumidor, el régimen tributario, la protección de datos personales y la normativa reguladora de la promoción y defensa de la competencia”.

Por otra parte, se obliga a cumplir con las prestaciones establecidas por normas laborales y previsionales, con los trabajadores que tenga la aplicación.

Desde el primer día que Uber se hizo presente en Uruguay, la Patronal del Taxi encaró una intensa guerra contra su instalación al punto que una decena de taxistas ingresaron a la sala en la que se capacitaba a los socios conductores de la multinacional. E incluso solicitaron anotarse para empezar a trabajar, en tono irónico, alegando que ahora se quedarían sin trabajo.

La Intendencia de Montevideo, donde hoy principalmente funciona la app, tuvo uno o dos contactos con representantes de la empresa sin lograr un acuerdo. El intendente Daniel Martínez dijo a ECOS que la situación sigue incambiada.

“No estamos en contra de nuevas propuesta. Lo que sí, tiene que ser parejo para todo el mundo. No se puede competir con ventajas, porque en definitiva es deslealtad. Y aparte hay reglas del juego y tienen que ser cumplidas. Así que sin en vez de ser patoteros están dispuestos a sentarse a negociar, espectacular”, expresó.

El gobierno departamental ya aplicó varias multas a choferes y algunos les retiraron las chapas. La empresa se encargó de solucionar la situación.

Mientras tanto silenciosamente Uber sigue trabajando, y días atrás se conocieron los montos que ganaron los socios conductores en sus primeros meses de trabajo. Entre el 21 y 28 de marzo, los cinco choferes que más recaudaron superaron los 30.000 pesos uruguayos (aprox. U$S 960). Mientras que el 50% de los conductores ganaron más de $250 por hora (unos U$S 8), según datos publicados por Montevideo Portal.

Al conocerse estas cifras, la gremial de taxistas reclamó en el Parlamento que el sector atraviesa una difícil situación financiera y que tiene comprometida su subsistencia, tras la instalación de Uber.

Argentina

Hace unas semanas Uber Argentina informó que desembarcará en Buenos Aires. En las primeras 24 horas de inscripción a socios conductores, se anotaron unas 5.000 personas.

Por su parte, el gobernador argentino Horacio Rodríguez Larreta dijo que si la aplicación cumple con las normas de seguridad y reglamentaciones vigentes, podrán operar. De lo contrario se prohibirá la circulación de éstos vehículos.

Mientras , las gremiales de taxistas ya manifestaron su rechazo ante la llegada de la empresa que piensa comenzar a operar en los próximos meses, y han convocado a una manifestación para el próximo mes.