MSP trabaja para saber en qué gastan el dinero las mutualistas

Publicado: 25/02/2018 17:38
MSP trabaja para saber en qué gastan el dinero las mutualistas
SMU

“Gestores” recorren barrios carenciados ofreciendo comisiones por cambiar de prestador. Estafa al Fonasa supone US$ 1 millón anuales.

El sistema sanitario, al que el Estado le destina el 9,2% del PBI anual, atraviesa un panorama complejo.

El Fondo Nacional de Salud tiene un déficit de más de US$ 600 millones, a lo que se agregan los US$ 180 millones con que Rentas Generales garantiza el funcionamiento de las mutualistas.

Así, el 80% del funcionamiento del sistema, incluidos los prestadores privados, es financiado con dineros públicos. Los pasivos pagan en promedio $ 939 mensuales, a los que se suman $ 3318 que aporta el Fonasa. En el caso de los menores, el promedio de aporte es de $ 1140 y la cápita de ubica en $ 1737.

En cuanto a los cónyuges, tienen un aporte de $ 637, complementado con $ 2255 por parte del Estado.

Solo en el caso de los trabajadores el saldo es positivo, ya que aportan en promedio $ 2880 y el Fonasa paga $ 2024.

El valor de las cápitas es algo en permanente discusión ya que las mutualistas afirman que no es suficiente al exceder los costos asistenciales.

Así lo afirmó el ministro de Salúd Pública, Jorge Basso. “Estamos trabajando para saber en qué se gasta ese dinero,” aseguró, al fundamentar la decisión del gobierno de no permitir, a partir de ese año, la apertura del “corralito” mutual.

Es que para el MSP es claro que buena parte del dinero que debería destinarse a aspectos sanitarios termina siendo derivado a promociones y propaganda de las instituciones para captar afiliados, con lo que muchas personas incluso ganan comisiones.

Según Basso, la mitad de las personas que el año pasado optaron por cambiar de institución, unas 30 mil, lo hicieron por medio de promotores, que cobran una tarifa de entre $ 2500 y $ 8000 por obtener afiliados.

Eso supuso en 2017 una erogación para las mutualistas de US$ 4 millones, a lo que se agregaron otros US$ 18 millones por publicidad en distintos medios de comunicación.

La “intermediación lucrativa”, el delito por cual se le paga a una persona por que se afilie a una mutualista, adquirió en el último año una enorme complejidad. Se trata de una estafa que anualmente significa cerca de US$ 1 millón anual.

Según relató Basso, se detectó que los gestores iban a los barrios de población más vulnerable a la que, casa por casa, les planteaban la posibilidad de cambiar de institución y recibir parte de la comisión.

“Estamos frente a un hecho que determinó que hubiera 36 procesados; ya pasó el tiempo y no sé cuántos están en la cárcel. Incluso, algunas personas tenían varios delitos previos”, dijo el ministro.

Datos de la Junta Nacional de Salud aportados al Parlamento indicaron que la mitad de las solicitudes de traspaso entre mutualistas efectuadas en enero, bajo la nueva modalidad, se basaron en cambio de domicilio de los usuarios.