Sin acceso a tratamiento, obesidad mórbida afecta a 40 mil uruguayos

Publicado: 13/08/2017 08:33
Sin acceso a tratamiento, obesidad mórbida afecta a 40 mil uruguayos
Youtube
Pablo Santiago, jefe de Cirugía Esofagogástrica y Bariátrica del Hospital Militar.

Uruguay no reconoce esta condición como una enfermedad, por lo que la cirugía bariátrica no se incluye en la Canasta Básica de Prestaciones.

Según los últimos datos oficiales, el 60% de la población uruguaya tiene sobrepeso u obesidad. Asimismo, entre el 1% y el 3% (alrededor de 40 mil personas) sufren obesidad mórbida, la cual puede producir el desarrollo de distintas enfermedades, acortar los años y afectar su calidad de vida. Sin embargo, Uruguay no reconoce esta condición como una enfermedad, razón por la que no existe una ley que posibilite el acceso al tratamiento integral.

El doctor Pablo Santiago, jefe de Cirugía Esofagogástrica y Bariátrica del Hospital Militar y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Uruguaya de Cirugía Bariátrica y Metabólica, explicó a ECOS que los tratamientos convencionales (como dietas, cambio de hábito, aumento de la actividad física) no sirven para combatir la obesidad mórbida (presente en los casos donde el índice de masa corporal es mayor a los 40 kg/m2), por lo que la cirugía bariátrica constituye el tratamiento definitivo de estos casos.

Según el experto, es la solución más efectiva, ya que logra un descenso marcado en el peso y su mantención a lo largo del tiempo en el 65% al 80% de los pacientes. De esta forma, disminuye el riesgo de morir o sufrir otras enfermedades crónicas, tales como males cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, colesterol, entre otras.

La cirugía bariátrica es un término genérico que incluye varios procedimientos. El objetivo es modificar la anatomía del tubo digestivo mediante técnicas quirúrgicas, con el fin de generar un mecanismo restrictivo para la comida. En palabras más simples, achicar parcialmente el estómago, para que la capacidad gástrica sea menor, señaló Santiago.

También existen otro tipo de procedimientos en los que además de achicar el estómago, se instala un mecanismo para que el paciente absorba lo que come en menor cantidad (el conocido bypass gástrico), o la “manga gástrica”, una intervención más sencilla y que es fundamentalmente restrictiva.

Para Santiago, “es importante que la cirugía se realice en el marco de un equipo multidisciplinario. El paciente debe ser valorado por un equipo de especialistas, como nutricionista, psicólogo médico, endocrinólogo, para que el resultado quirúrgico sea bueno. Porque si no cambia de hábito y no está bien orientado, los efectos no serán óptimos”.

A través de los diferentes procedimientos de cirugía bariátria, se busca llevar a los pacientes a un peso y a un índice de masa corporal de seguridad, donde todos los demás factores de riesgo desaparezcan.

A pesar de la evidencia médica que deja al descubierto la necesidad de este tratamiento quirúrgico, en Uruguay existen sólo tres equipos de salud que realizan gratuitamente dicha cirugía: el Hospital Maciel, el Hospital Policial y el equipo de la ciudad de Carmelo y el de Rivera. En todas las instituciones hay una lista de espera de dos o tres años.

“Al tratamiento acceden solamente los usuarios bajo la premisa de que se pasen a ASSE o sean usuarios del Militar. Pero existe un gran número de pacientes que no tiene cobertura para este tratamiento o deben realizarlo en forma particular, afrontando un costo aproximado de entre 10.000 y 12.000 dólares”, afirmó Santiago.

Esto se debe a que, si bien la Organización Mundial de la Salud considera a la obesidad mórbida como una enfermedad, en Uruguay la cirugía no está incluida en la denominada “Canasta Básica de Prestaciones”, un grupo de procedimientos y medicamentos que las instituciones médicas están obligadas a ofrecer a sus afiliados.

En ese sentido, la Sociedad Uruguaya de Cirugía Bariátrica y Metabólica, creada recientemente, trabaja para conseguir que el tratamiento sea gratuito y accesible para todos los uruguayos y que exista una cobertura universal.

Para ello, busca impulsar una ley que ya existe en todos los países de Latinoamérica, que permita incluir la cirugía bariátrica dentro de las prestaciones de salud, con el fin de que los diferentes grupos puedan cubrir un espectro mayor de pacientes que se encuentran sin cobertura.

“Queremos generar un ámbito para empezar a discutir este tema a nivel parlamentario, darle vuelo a la ley. En Uruguay hay un déficit de organización, se han priorizado otras cosas, pero desde el punto de vista de los grupos de salud, ya está todo organizado y se está trabajando”, indicó Santiago, y cerró: “Lo único que hay que hacer es tomar las leyes regionales y adaptarlas a nuestro medio. No es tan complejo”.