Uruguay quiere ser puerta de entrada de China en la región, dice Nin

Publicado: 20/08/2018 09:45 | Actualizado:
Uruguay quiere ser puerta de entrada de China en la región, dice Nin
EFE

El canciller firmó un acuerdo para ingresar en las "Nuevas Rutas de la Seda". Es el primer país del Mercosur en ingresar.

Por Antonio Broto / EFE

El ministro de Exteriores uruguayo, Rodolfo Nin, destacó este lunes en una entrevista con EFE que su país aspira a ser la puerta de entrada del comercio chino a Latinoamérica, y para ello Montevideo y Pekín han firmado un acuerdo que incorpora a Uruguay a los grandes planes globales de infraestructuras de China.

"Tenemos la posibilidad de que Montevideo y Uruguay en general se conviertan en la puerta de entrada de gran parte del comercio que proviene de esta parte del mundo", señaló Nin, quien realiza su cuarta visita al país asiático en calidad de canciller.

"China se ha convertido en nuestro principal socio, el 27 % de las exportaciones de bienes de Uruguay vienen precisamente aquí, en consecuencia tenemos una serie de acuerdos que permiten mejorar una relación que no se limita sólo a lo comercial", afirmó.

Pekín y Montevideo firmaron este lunes un memorando de entendimiento que incluye a Uruguay en las Nuevas Rutas de la Seda -un proyecto que muchos observadores comparan con el Plan Marshall estadounidense de posguerra para Europa-, y que podría aumentar la presencia de las grandes firmas de construcción e ingeniería china en proyectos importantes para el desarrollo de Uruguay.

Entre esos proyectos Nin citó el Ferrocarril Central del Uruguay, el nuevo puerto pesquero (en ambos proyectos ya participan firmas chinas en sus fases iniciales) o la mejora de la electrificación en zonas rurales del norte del país.

El canciller subrayó a EFE que la estabilidad política y social de Uruguay, unida a lo consolidado de su democracia y las garantías para los inversores extranjeros en su territorio son ventajas para que las firmas chinas dirijan sus capitales a éstos y otros proyectos en el país del Cono Sur.

"Apostamos por que todas estas condiciones que el Uruguay presenta hagan atractiva la presencia, la permanencia y el acercamiento de China a nuestro país, como ha venido sucediendo en los últimos años", defendió.

Al mismo tiempo "en Uruguay hay una política absolutamente consensuada sobre el rol que juega China, y sobre las relaciones que debemos mantener con ella", subrayó el ministro.

La actual guerra comercial que libran China y Estados Unidos, señaló el canciller, puede beneficiar "a corto plazo" el comercio bilateral chino-uruguayo, pero a la larga puede también afectarle porque amenaza con dificultar los flujos globales de intercambios.

"En el largo plazo es negativo, porque Uruguay apuesta por el libre comercio con reglas, un comercio justo que permita darle prosperidad al pueblo y a la gente", concluyó.

Una de las consecuencias de la guerra comercial ha sido la reducción de exportaciones estadounidenses de soja de EE.UU. a China, y Uruguay, otro importante vendedor al mercado asiático, podría aumentar en consecuencia el suministro de esta materia prima, aunque aún no se han notado cambios significativos al respecto.

"La zafra (cosecha) de soja se terminó en Uruguay en abril y la guerra comercial empezó un poco después", explicó, y recordó que la calidad de la soja uruguaya es especialmente valorada en China, donde las especies de ese país superan más requisitos fitosanitatios que las de otros.

Para contrarrestar la guerra comercial, China organiza el próximo noviembre en Shanghái (este) una muy anticipada Feria Internacional de las Importaciones que Nin, según señaló hoy, visitará a la cabeza de una nutrida delegación empresarial, que tendrá su propio expositor.

"Vamos a estar presentes porque Uruguay es un jugador importante en calidad de alimentos, y China importa el 40 % de los que necesita", subrayó y anticipó que será ese sector el principal escaparate de su país en la gran feria de Shanghái.

En la actual visita Nin también promocionará los productos uruguayos en la ciudad central china de Chongqing y la meridional de Cantón, donde inaugurará el tercer consulado de Uruguay en suelo chino.

"Es la profundización de la huella diplomática en el gigante asiático" y a la vez "parte de la estrategia de inserción internacional" del país suramericano, afirmó el ministro, quien recordó que cerca del 40 % de las exportaciones uruguayas a China entran por los puertos cantoneses.