Denuncian que uso ilegal de plaguicidas es generalizado en Uruguay

Publicado: 17/04/2018 07:05
Denuncian que uso ilegal de plaguicidas es generalizado en Uruguay

Experto de la Facultad de Agronomía exigió que se hagan análisis de las frutas y verduras que se venden y que los resultados se divulguen.

L.H.

En casi todos los cultivos menores en Uruguay se utilizan plaguicidas en forma ilegal y eso hace que sea una mera cuestión de suerte que tengan o no restos de agroquímicos que puedan dañar la salud.

Tal fue el preocupante dato vertido en un seminario taller realizado en el Parlamento por el ingeniero agrónomo Pedro Mondino, director del Departamento de Protección Vegetal de la Facultad de Agronomía.

Mondino explicó que la ilegalidad deriva del uso de plaguicidas que no tienen registro en los cultivos de hortalizas. Los productores e ingenieros agrónomos se ven obligados a caer en esa ilegalidad, explicó.

“En la casi totalidad de los cultivos se utilizan plaguicidas en forma ilegal”, dijo. “Existe un muy limitado registro de plaguicidas para los cultivos menores. Es muy fácil encontrar plaguicidas registrados para lo soja o para el citrus, donde las industrias tienen un mercado muy grande para comercializarlos. Pero es muy difícil encontrarlos para cultivos menores, donde el mercado es muy menor y las empresas no tienen demasiado interés”.

Mondino explicó que cuando se registra determinado plaguicida para cierto cultivo, las autoridades en base a información científica fijan las restricciones de uso necesarias: en qué cantidades se debe usar, el número máximo de aplicaciones, qué tiempo de espera hay que dejar entre la última aplicación y la cosecha, a cuánta distancia de cursos de agua, escuelas o centros poblados se puede aplicar, etc.

“Si para que el plaguicida se degrade a niveles tan bajos que no afecten la salud se necesitan 15 días, pues bien, entonces desde la última aplicación deberá haber por lo menos 15 días”, explicó. “Esa información está en la etiqueta”.

Tales datos varían según el cultivo a tratar.

Pero cuando los productores o ingenieros agrónomos necesitan un plaguicida para un cultivo menor, al no estar registrados carecen de toda información para la tarea que van a emprender. Y recurren a plaguicidas registrados para otros cultivos, que aplican sin autorización y sin una orientación.

“Lo que está sucediendo es que se aplican los plaguicidas sin tener registro. Quiere decir que en la etiqueta de esos plaguicidas no está la información mínima indispensable para hacer un uso racional. Porque si no está registrado el plaguicida, no tengo (la información en) la etiqueta”, agregó. “Y no se puede respetar algo que no se conoce”.

Por eso, según Mondino, que haya residuos o no de agroquímicos en lo que comemos “es una mera casualidad”.

Otra ilegalidad deriva de que algunos plaguicidas en Uruguay están registrados como fertilizantes, agregó.

Además, los tiempos de espera en Uruguay entre la última aplicación y la salida al mercado de los vegetales son más cortos que en otros países.

Mondino exigió que se hagan análisis de las frutas y verduras que se venden y que los resultados se divulguen a la ciudadanía: “Eso es una información pública que todos los ciudadanos tenemos derecho a conocer. Tentemos derecho a saber qué es lo que consumimos”.

La disertación se realizó en el marco del taller “Impacto y análisis de plaguicidas en humanos en Uruguay” celebrado el viernes 13 en el edificio anexo al Palacio Legislativo