Director de UTE se opone al aumento y teme por el futuro de la empresa

Publicado: 7/12/2017 20:00
Director de UTE se opone al aumento y teme por el futuro de la empresa

El ente transferirá en 2017 el 45% de su facturación a Rentas Generales, lo que compromete su situación financiera y su capacidad operativa.

En el marco de los anuncios efectuados este miércoles por el Poder Ejecutivo, las tarifas de UTE serán ajustadas al alza en un 3,2% a partir del 1 enero.

El anuncio le "causó sorpresa" y "resultó llamativo" a José Amy que, en representación del Partido Colorado, integra desde 2015 el directorio de la empresa.

Un ajuste del cual, señaló, tuvo conocimiento a través de la prensa ya que fue dispuesto sin previa propuesta de las autoridades de la empresa, que recién este jueves analizaron el tema.

En una exposición a la que accedió ECOS, Amy aseguró desconocer los fundamentos técnicos del aumento, por lo cual votó en contra en la sesión de esta jornada.

El director recordó que, desde su ingreso a la empresa, han ocurrido dos instancias de propuesta de ajuste de tarifas al alza, a las cuales se opuso fundamentando su posición. "En este caso no encuentro motivos que se aparten de los expuesto en aquellas ocasiones, sino que por el contrario refuerzan la postura asumida en ambas oportunidades", precisó.

Según aseguró, los cuadros técnicos de UTE le informaron que la evolución proyectada de las variables macroeconómicas proporcionadas por el Ministerio de Economía y Finanzas llevaría a un ajuste medio de 2,57%.

Con esa alza y analizando el programa financiero de la empresa para el año próximo, se estaría alcanzando un resultado operativo de casi US$ 952 millones.

Un monto, precisó, superior en más de US$ 85 millones al superávit operativo solicitado por el gobierno para 2018.

Amy dio cuenta que el informe de la Gerencia Económico-Financiera del ente indicaba como posible una rebaja de 5,49% para 2018, considerando no dar la bonificación de "UTE Premia" y proyectando ingresos por exportación de energía, como ha ocurrido a lo largo de este año a través de la comercialización de excedentes.

"Por consiguiente no se comparte la necesidad del ajuste de 3,2%, dado que no responde a la necesidad de recursos genuinos para el desempeño de la empresa, sino que enmascara un fin ajeno a la misma", aseguró.

De acuerdo a la información de la que dijo disponer, UTE transfirió en 2015 unos US$ 488 millones a Rentas Generales, que fueron US$ 685 millones en 2016 y que, según las proyecciones, serán US$ 923 millones al cierre de este año.

"Las cifras reflejan de modo elocuente que el valor de la tarifa no está en sintonía con los costos necesarios para el funcionamiento del ente", precisó.

Amy dio cuenta que, culminado un período de "inusitadas inversiones" en el área de generación y con éstas ya en funcionamiento, los clientes de UTE no han sido beneficiados por la prometida baja en las tarifas anunciada desde el inicio de este gobierno.

Recordó además que el Fondo de Estabilización Energética, conformado a partir de los aportes realizados por la empresa, fue menguado tras las solicitudes de aumento de transferencias por parte del Poder Ejecutivo. De dicho fondo salieron US$ 173 millones en julio, y otros US$ 140 millones en octubre.

El director opositor destacó que la facturación del ente en estos últimos tres años ha ido en alza. Lo hizo por US$ 1800 millones en 2015, por US$ 1839 millones en 2016 y cerrará este año con US$ 2032 millones.

Así, en valores porcentuales, las transferencias efectuadas a Rentas Generales supondrán este año el 45% de la recaudación, frente al 27% de 2015. Amy se preguntó si esta situación será sostenible en el tiempo.

La respuesta, dijo, debería vincularse a un tema particularmente preocupante, como es el recorte de las inversiones de UTE en algunas áreas, en particular en la distribución.

Al respecto, señaló que los cuadros técnicos de la empresa han alertado que dicho recorte terminará, en caso de sostenerse en el tiempo, afectando la calidad del servicio.

"Por un lado aumentamos la tarifa a nuestros clientes. Por el otro, no invertimos lo suficiente para que, al menos, se les mantenga una calidad aceptable", lamentó.

Amy optó por concluir su exposición con una advertencia. "En caso de mantenerse esta situación, enajenaremos el futuro de la empresa, comprometiendo su situación financiera y su capacidad operativa".