Inversión extranjera directa promedió 4,9% del PBI en la última década

Publicado: 7/12/2017 13:07
Inversión extranjera directa promedió 4,9% del PBI en la última década
Uruguay XXI

La mayoría proviene del Cono Sur y se concentra en la construcción, la industria y el agro. Esperan un rol más importante de China.

La Inversión Extranjera Directa (IED) en Uruguay promedió el 4,9% del PBI en la última década, lo que ubica al país entre los más favorecidos en la región en relación al tamaño de su economía.

El fenómeno estuvo enmarcado en un proceso de disminución de este tipo de inversiones a nivel regional, que en 2016 experimentó una caída de 7,9% con respecto al año anterior, siendo además la tercera baja anual consecutiva.

Así lo indica un informe del Instituto Uruguay XXI difundido este jueves, que asegura que Uruguay se ha posicionado como un destino confiable y atractivo para el inversor extranjero.

Las causas, según el estudio, pasan por el buen desempeño económico y el entorno favorable para su llegada.

En comparación con la región, el país se destaca por el alto porcentaje de utilidades que reinvierten las empresas extranjeras instaladas, 59%. El resto lo giraron como dividendos.

La mayoría de la inversión extranjera directa proviene del Cono Sur, especialmente de Argentina, origen del 29% del total. Lo siguen la Unión Europea y Estados Unidos.

En su mayoría está dirigida a los sectores de la construcción, la industria y el agro.

Si bien Uruguay aún no ha recibido flujos importantes provenientes de China, se espera que el gigante asiático comience a jugar un rol más importante como fuente de inversión.

Es que, en el actual contexto internacional, ese país empieza a destacarse como un jugador principal en materia de inversión directa. La IED con origen en China pasó del 1% al 13% mundial en los últimos diez años.

Se espera que los flujos de IED repunten en 2018 y 2019, a lo que se sumará un pronosticado mayor dinamismo de la inversión pública y privada, fundamentada en el sector inmobiliario y en el proyecto de la segunda planta de pasta de celulosa de UPM.

Dentro de los efectos que genera la IED en el país, se destaca que es motor para la innovación, favoreciendo la introducción de avances tecnológicos y mejoras en los procesos productivos, produciendo un derrame al resto de la economía en la medida en que las demás empresas invierten en tecnología y que el país incentiva este tipo de inversión.

Además, la IED en Uruguay ha dado un impulso importante al sector exportador, ya que muchas empresas extranjeras invirtieron en sectores orientados al exterior y han ayudado a diversificar la canasta exportadora del país.