Defensor perdió con Barcelona pero clasificó y jugará con Mineiro

Por: Brahian Kuchman

Deportes

13/02/2019 05:48

Defensor perdió con Barcelona pero clasificó y jugará con Mineiro

EFE.

El Violeta cayó 1-0 ante el equipo ecuatoriano pero avanzó a la fase 3 de la Copa Libertadores gracias a la resolución del fallo a su favor.

Tras conocer el fallo a su favor de la Conmebol, que le otorgó los tres puntos y dio por ganado el partido de ida por 3-0, el violeta llegó a la revancha ante Barcelona de Guayaquil con una realidad muy diferente a lo que había sucedido en el estadio Franzini el miércoles pasado.

Defensor pasó de perder 2-1 a ganar 3-0 el mismo partido en cuestión de horas, y ello significó un golpe anímico y estratégico para ambos equipos. Los planteos e ideas de los entrenadores tuvieron que ser modificados porque las circunstancias y necesidades ya no eran las mismas.

Al Violeta le bastaba hasta con perder por dos goles en el estadio Monumental de Guayaquil para clasificar, mientras que Barcelona pasó a estar obligado a golear por tres goles para ir a los penales o más para avanzar.

Si bien Defensor llegó con todo a su favor, tenía la obligación de conservar la ventaja ante un duro rival como el Barcelona ecuatoriano de Guillermo Almada.

Defensor planteó el partido de forma inteligente. El “Polilla” Da Silva paró un equipo compacto y con muchos volantes, con la intención de no dar espacios a su rival en ese sector. Sus jugadores entendieron el mensaje y comenzaron volcados atrás a modo de esperar y responder de contragolpe.

Con una línea de cuatro en defensa, que muchas veces se transformó en línea de cinco porque los carrileros retrocedieron constantemente, y cuatro volantes replegados, el equipo uruguayo realizó un gran trabajo táctico.

Siempre se paró en campo propio, marcó y anticipó constantemente, y cuando la recuperó elaboró situaciones de contragolpe aprovechando la velocidad de sus hombres más ofensivos Joaquín Piqueréz, Pablo López y Alvaro Navarro.

Todo lo contrario el conjunto ecuatoriano, que obligado a golear en su casa, se paró en campo rival, tomó el control de la pelota y salió a proponer desde el inicio.

Sin embargo, pese a la propuesta ofensiva de su rival, Defensor resolvió efectivamente en los primeros 40 minutos hasta que Barcelona marcó la apertura con un golazo de Matías Oyola.

El gol transmitió esperanza en las tribunas locales, porque Barcelona quedó a dos goles de la hazaña, y algo de nerviosismo en los violetas cuando todavía quedaba todo el segundo tiempo por jugar.

Con el 1-0 a favor de los ecuatorianos, se fueron al descanso.

Para el complemento, Defensor no cambió su postura y tampoco lo hizo Barcelona. El equipo ecuatoriano volvió a ser protagonista, manejó la pelota a su gusto, pero le costó una enormidad ser vertical en su juego ante la buena estrategia de su rival, que le cortó todos los circuitos.

El Violeta siempre se mostró bien parado y no le dio espacios. El conjunto uruguayo se cerró en defensa cada vez más, incluso pudo abrir el marcador en el final con una contra.

Gracias al buen desempeño táctico de Defensor, el equipo ecuatoriano casi no creó situaciones de peligro en el segundo tiempo y la rebeldía tampoco apareció. Más que alguna insistencia sobre el final, el conjunto de Almada nunca le encontró la vuelta para convertir más goles y el marcador no se modificó.

Pese a ganar los dos partidos, en Montevideo (2-1) y Guayaquil (1-0), Barcelona se despidió de la Libertadores tras una mala decisión extradeportiva. Aparte jugaron los papeles, los delegados y los abogados, pero eso poco le importó a Defensor que sí cumplió con el reglamento y pasó de fase. Ahora, lo espera Atlético Mineiro de Brasil.