Dirigentes evalúan acciones legales contra jugadores de la selección

Por: Danilo Costas

Deportes

23/08/2018 16:12

Dirigentes evalúan acciones legales contra jugadores de la selección

"Hubo acusaciones difamatorias y no podemos quedarnos de brazos cruzados", dijo el presidente de River Plate, Willie Tucci.

La intervención de la Asociación Uruguaya de Fútbol por parte de la FIFA agudizó el terremoto político de la casa mayor del fútbol doméstico y agitó las aguas en un conflicto de poder que tiene varios actores de mucho peso, como los jugadores de la selección, el empresario Francisco Casal y el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

A la renuncia de Wilmar Valdez por el escándalo desatado tras la aparición de los audios grabados por el empresario Walter Alcántara, los clubes del fútbol uruguayo no pararon de recibir malas noticias, desde el veto a las candidaturas de Eduardo Abulafia y Arturo Del Campo, quienes no aprobaron el certificado de idoneidad, hasta la intervención.

Lea también: La larga resistencia de la Asamblea de Clubes contra el Estatuto.

En la Asamblea posterior a la intervención los clubes largaron su bronca a modo de catarsis y se trató de "cobardes" y "golpistas" a los "grupos de presión" que, según la opinión de los dirigentes, le brindaron información errónea a la Conmebol, lo que indujo al error a FIFA.

Lea también: El gobierno rechaza intervención de FIFA y Welker viaja a la Conmebol.

El miércoles los jugadores de la selección uruguaya de fútbol, la Organización de Fútbol del Interior (OFI) y el gremio de los jueces asumieron ser ellos los que pidieron a Conmebol y FIFA la intervención.

Lea también: Referentes celestes pidieron intervención a FIFA y rechazan presiones.

"La ausencia de representatividad del resto de estamentos en el seno de la Asamblea de la AUF, donde única y exclusivamente tienen en la actualidad representación los clubes, desnaturaliza de forma radical sus funciones y objetivos, y la convierten en una suerte de asamblea patronal, donde el resto de actores deben contemplar y acatar su voluntad sin tener derecho a ser escuchados ni participar en el proceso de toma de decisiones. No se aplican, por tanto, los principios de transparencia, democracia y pluralidad, que FIFA exige incorporar en todos los estatutos de las asociaciones. Así mismo, y tal como se ha demostrado a lo largo de los últimos veinte años en la vida de la AUF, dicha composición en la asamblea, irregular, antidemocrática y no plural, ha llevado a la misma a tomar decisiones sesgadas, viciadas e incluso en ocasiones gravemente perjudiciales contra los propios intereses de la asociación y del mundo del fútbol", denunciaron en una carta dirigida al presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, fechada el 15 de agosto.

La misiva, con fuertes términos, provocó la ira de muchos dirigentes que incluso evalúan como opción exigir disculpas públicas a modo de desagravio o tomar acciones legales.

"La brecha en el conflicto es muy profundo y hay que ver como les va a nuestros compañeros en sus gestiones. La lucha de poder es enorme porque hay dos peleas en paralelo, una de los jugadores con Casal y la otra entre Casal y Domínguez. Los futbolistas hicieron acusaciones exageradas y difamatorias que no podemos pasar por alto", dijo a ECOS el presidente de River Plate, Willie Tucci.

Lea también: La intervención de la FIFA se cobró una renuncia: Leonardo Goicoechea.

Consultado sobre las medidas a tomar, el titular darsenero dijo que no se descartan tomar medidas legales.

"Retomar el diálogo, una solicitud de disculpas y medidas legales. Todo está arriba de la mesa, pero primero queremos ver el desenlace. La situación no está quebrada del todo aunque está en un momento muy delicado. Hubo una ofensa clara, no podemos quedarnos de brazos cruzados porque si me callo la boca sobre un comentario difamatorio acepto algo que no soy. De todas formas tenemos que intentar bajar la pelota antes de redoblar la apuesta contra ellos", agregó.

Según supo ECOS son varios los clubes que impulsan, en secreto, un pedido formal de disculpas bajo amenaza de acciones legales, un camino que Tucci prefiere no recorrer.

"Reaccionar en caliente nunca es bueno. Hubo declaraciones muy fuertes porque se trató de pasar por arriba a estatutos que están firmados y aprobados. Se intentó generar un quiebre institucional y nos ofendieron, pero creo que en lugar de redoblar la apuesta tenemos que tranquilizarnos todos y que prime la cordura", cerró el dirigente.

Los 16 clubes de Primera División y el representante de la Segunda División volverán a reunirse este viernes en la AUF para informarse sobre las gestiones realizadas en Paraguay y la misión que partirá a Suiza a reunirse con Gianni Infantino.