"En la selección no pensamos que esta serie es un paseo de salud"

Publicado: 14/06/2018 12:12 | Actualizado:
"En la selección no pensamos que esta serie es un paseo de salud"
Captura FIFA TV

El técnico Óscar Washington Tabárez se mostró tranquilo y confiado en la conferencia previa al debut de Uruguay el viernes ante Egipto.

"La historia del partido que se va a jugar mañana no la sabe nadie", señaló este jueves en Ekaterimburgo el director técnico de la selección uruguaya, Óscar Washington Tabárez, en la conferencia previa al debut de la Celeste en el Mundial de Rusia 2018, el viernes ante Egipto.

El entrenador, que se mostró tranquilo y sereno durante su comparecencia ante los periodista, se preocupó también en no demostrar un exceso de optimismo, por más que el Grupo A del Mundial, que también integran Arabia Saudita y el local Rusia, parezca de los más accesibles del torneo.

"Dentro de la selección no pensamos que la serie sea un paseo de salud. Tenemos respeto", indicó Tabárez.

El técnico, que disputará al frente de Uruguay su cuarto mundial y el tercero en forma consecutiva, no quiso adelantar el equipo que pondrá en el césped. "Podría decirlo pero no lo voy a dar por un tema de equidad. No conozco al del rival". Respecto a la presencia del astro egipcio Mohamed Salah, posibilidad anunciada por el técnico rival, Héctor Cúper, Tabárez se limitó a decir que si él estaba en la cancha se "alegraría por el jugador".

Sí dijo que los 23 jugadores de su plantel se encuentran "en perfectas condiciones físicas".

"Cosas importantes"

La presencia ante la prensa del entrenador giró sobre el debut mundialista y la eventualidad de la presencia de Salah, pero también por el Proceso que él dirige desde 2006, sus jugadores, Luis Suárez en particular y la esperanza de romper la racha que dice que desde 1970 Uruguay no gana en un primer partido por el máximo torneo de fútbol.

Tabárez tuvo palabras elogiosas para con su colega, Héctor Cúper, el argentino que dirige a Egipto. "Al señor Cúper lo conozco desde hace mucho tiempo. Él jugaba todavía en 1991 cuando yo fui a dirigir a Boca Juniors. Fue discípulo de (Carlos) Griguol, uno de los mejores técnicos de Argentina. Él hacía hincapié en en lo defensivo pero con mentalidad ganadora. Sabemos lo que es Egipto y lo que él ha hecho. Fue elegido el mejor equipo y el mejor entrenador de África. Son virtudes que tiene y es algo motivante; nosotros trataremos de imponer nuestras virtudes, de ser posible".

En otro momento de la conferencia, al referirse a sus anteriores experiencias en mundiales como técnico celeste -Italia 1990, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014- se dijo "sorprendido" por el paso del tiempo. También señaló que su intención una vez que volvió a asumir al frente de las selecciones nacionales en 2006 fue "reubicar a Uruguay en el concierto del fútbol". Habló del "hilo conductor" perdido luego de 1950, cuando antes el país era "una potencia futbolística" y luego quedó sobre todo asociado "al juego violento".

"Queríamos dar una nueva idea", expresó. Se trató de un proceso a largo plazo ya que, por un tema de escala de población, "cuando sale un jugador en Uruguay salen 20 en Brasil y 10 en Argentina". Puso como ejemplo que cuando la Celeste ganó la Copa América 2011, Federico Valverde -quien estuvo en la lista preliminar para este Mundial- tenía solo 11 años.

"Llegar para acá para nosotros ya es importante y venimos con expectativas de hacer cosas importantes", reflexionó también sobre el hecho de haber clasificado a tres mundiales de forma consecutiva, algo que no pasaba desde 1970.

El técnico fue consultado también sobre si la danza de transferencias, que ocurre sobre todo en el medio europeo, no desviarían la atención de los jugadores. Tabárez minimizó ese extremo. "Yo no me meto en la cabeza de los jugadores, pero acá hay referentes grupales que son los grandes defensores de este proyecto. Cuando Maxi Gómez metió cinco goles en las primeras fechas de la última Liga española, yo lo llamé para felicitarlo pero también para señalarle que también le habían sacado cinco tarjetas amarillas. Y él me repondió: 'Sí, ya me hablaron de esto Fulano y Mengano'. No creo que (las transferencias) sean la prioridad de sus pensamientos. La prioridad de sus pensamientos está en Egipto".

Tabárez manifestó conformidad con la preparación que tuvieron los jugadores con miras al debut en la Copa.

Una periodista brasileña le preguntó por Luis Suárez, en referencia al episodio que lo radió del torneo pasado (mordida a un defensor italiano). "Lo conozco desde hace tiempo a Luis, desde 2007, y este mundial lo encuentra en plena madurez. Lo que pasó en Brasil es parte de la realidad y lo que puede haber utilizado para esa madurez", que no solo es deportiva sino personal, añadió.

Finalmente, destacó que "las estadísticas para lo único que sirven es para romperse", en referencia a los debuts sin victorias de Uruguay en los mundiales que se arrastran desde hace 48 años.

"Me quitaron tres dientes, ¡qué te puedo decir!"

Antes que Tabárez, el capitán del equipó, el zaguero Diego Godín, también intervino en la conferencia de prensa previa al debut. Y también fue abordado por la presencia o no del delantero Mohamed Salah, con quien debería verse las caras en caso de jugar.

Como lo haría su técnico después, prefirió poner el acento en las virtudes propias: "Él es un grandísimo jugador, pero no nos preparamos por si juega Salah o no".

El defensa se mostró sorprendido ante un periodista que le preguntó si él hubiera hecho lo mismo que el español Sergio Ramos, quien protagonizó la jugada en que se lesionó Salah en la última final de la Liga de Campeones: "Es una pregunta inoportuna... Yo no creo en la mala intención de nadie. Es una jugada de las muchas que se dan en un partido. A mí (en una jugada) me quitaron tres dientes, ¡qué te puedo decir!".

Su última respuesta refirió al hecho de que Tabárez sea, a sus 71 años, el entrenador de más edad que disputa el torneo de Rusia. "Su edad no tiene nada que ver. El respeto y lo que nos transmite día a día va más allá. Seguismo aprendiendo todos los días de él".