El Mundial de básquetbol cayó, pero el de fútbol sigue en pie

Por: Jorge Savia
Publicado: 25/05/2018 16:20
El Mundial de básquetbol cayó, pero el de fútbol sigue en pie
Intendencia de Montevideo

Según Fernando Cáceres, de la Secretaría Nacional de Deportes, la cita de 2030 no corre peligro, más allá de la reciente decisión argentina.

La renuncia de Uruguay y Argentina a la organización conjunta del Mundial de básquetbol de 2027 “no afecta en nada” a la candidatura de ambos, junto con Paraguay, para albergar el Mundial de fútbol de 2030, según le dijo a ECOS Fernando Cáceres, director de la Secretaría Nacional de Deportes.

El paso al costado para el Mundial de básquetbol surgió como consecuencia de que el gobierno argentino resolvió retirar su apoyo económico a la realización del mencionado evento.

El jerarca precisó desde Cochabamba, Bolivia, que en virtud de la crisis económica que está atravesando, “Argentina entiende que no puede afrontar los compromisos que en el caso de la organización del Mundial de basquetbol son inmediatos". Pero también explicó que la situación planteada por la postulación para obtener la sede del torneo de fútbol, aunque su disputa sea apenas tres años más tarde, "es muy diferente".

En el caso del basquetbol, indicó Cáceres, "al aceptar la sede ya hay que hacer depósitos de dinero, que además hay que comprometer que se seguirán haciendo en los años siguientes, hasta llegar al momento de la disputa del evento".

En cambio, agregó el funcionario, "en el caso del fútbol la FIFA no obliga a los países que postulan su candidatura a hacer depósitos con antelación, como pasa con la FIBA en el básquetbol”. Los países, añadió, sólo se obligan a cumplir las condiciones y los requisitos establecidos por la FIFA para otorgar la sede de un Mundial, que son las inversiones en rubros como servicios, infraestructura.

“Eso no implica desembolsos económicos que sometan a la Argentina a una situación similar a la que estaba viviendo ahora frente a la organización hoy adjudicada por la FIBA del Mundial de básquetbol".

"Esa es la gran diferencia", recalcó Cáceres. "Yo creo que no se va a ver afectado para nada el trabajo en equipo de los tres países (Uruguay, Argentina y Paraguay), que además está muy fuerte, para ser sedes del Mundial 2030".

"Como estamos trabajando muy bien, tanto a nivel de los gobiernos como de la iniciativa en el sector privado, vamos a seguir sin que lo del Mundial de básquetbol signifique un alerta o una amenaza", enfatizó el funcionario. Sin embargo, Cáceres admitió que "por supuesto, renunciar a la organización de un mundial, que ya estaba otorgada, y ante la cual lo único que restaba era ratificar los compromisos que ya habíamos asumido, no alegra a nadie".

Este jueves 24, la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB) emitió un comunicado a través del cual informó: "Conforme al actual contexto macroeconómico de la República Argentina, que llevó a redefinir las prioridades en función de las nuevas metas de reducción del déficit fiscal, y al aumento en los costos presupuestados inicialmente para llevar adelante la candidatura del Mundial 2027, producto de las modificaciones en el escenario cambiario, el gobierno de la Nación comunicó la decisión de retirar su apoyo económico para la realización de la máxima cita de FIBA".

El comunicado de la FUBB agregó: "Por su parte, la Secretaría Nacional del Deporte de Uruguay, manifiesta su comprensión acerca de la situación planteada y acompaña la decisión argentina, entendiendo que la candidatura era un objetivo conjunto que se cimentaba en los lazos históricos y culturales entre ambos países y en una propuesta complementaria en cuanto a recursos económicos, logísticos y operativos".

Argentina y Uruguay impulsaron la candidatura para el Mundial de básquetbol desde su nacimiento con cartas de respaldo firmadas por ambos países en 2017. En diciembre pasado, FIBA otorgó a Filipinas, Japón e Indonesia, la realización del Mundial 2023 y, a la vez, concedió a la Argentina y Uruguay, la posibilidad de ser únicos candidatos para 2027, mediante un proceso simplificado.