Estudiantes le remontó 3-1 el partido a Nacional y clasificó a octavos

Por: Brahian Kuchman

Deportes

25/05/2018 00:08

Estudiantes le remontó 3-1 el partido a Nacional y clasificó a octavos

EFE.

El tricolor dominó el primer tiempo y se fue en ventaja. Sin embargo, el local se lo dio vuelta y lo eliminó. Cuestionada labor del juez.

Nacional vivió una noche de terror ante Estudiantes de La Plata por Copa Libertadores. Después de haber hecho un gran primer tiempo y de tener el partido prácticamente controlado, se descuidó en el complemento y recibió tres goles que lo dejaron afuera de los octavos de final, en un desenlace lleno de polémica.

El tricolor llegó al Estadio Único de La Plata con todo a su favor. Nacional dependía de sí mismo, incluso se podía dar el lujo hasta de perder por un gol contra Estudiantes para poder clasificar.

Sin embargo, los dirigidos por Alexander Medina defraudaron y no cumplieron con su obligación en un partido donde fueron muy superiores en el primer tiempo, pero se desmoronaron en el complemento, más allá de la labor del juez, el paraguayo Mario Díaz de Vivar.

Fueron 90 minutos a prueba de fuego para Nacional en un partido donde le ganó la ansiedad y no lo supo llevar adelante luego de tenerlo bajo el brazo. El hecho de tener todo a su favor muchas veces en el fútbol puede influir negativamente y eso fue lo que le pasó al equipo de Medina. Aparecieron los nervios y otros factores que le jugaron en su contra.

El comienzo del partido fue perfecto para Nacional porque en apenas 3 minutos de juego se puso en ventaja con un cabezazo de Zunino tras un córner lanzado por De Pena. El volante apareció por el segundo palo y marcó el 1-0.

Si hay algo en el fútbol que transmita tranquilidad y confianza para encarar el partido es un gol y la ventaja en el inicio. Más aún en la situación del tricolor, que ampliaba sus posibilidades y a esa altura, Estudiantes tenía que convertir 3 goles para clasificar.

Con mucho carácter, personalidad y siendo fiel a su estilo, Nacional se plantó firme en territorio argentino. El tricolor manejó la posesión de pelota en el comienzo y siempre se mostró bien parado en mitad de cancha. Jugó con las líneas muy compactas y ello le benefició para exponer un buen juego de toques y combinaciones.

Incluso, un minuto después del temprano gol de Zunino, Nacional elaboró una gran jugada por derecha entre Oliva y Zunino pero Bergessio definió por encima del horizontal. El tricolor mostró ser un equipo avasallante en los primeros minutos ante un rival sorprendido y superado en todos los aspectos.

Al equipo argentino le costó reaccionar en todo el primer tiempo y siempre estuvo replegado en su campo con la intención de jugar de contra. Sin embargo, cuando tuvo la pelota le costó poder efectivizar su propuesta tras el intenso anticipo de Nacional que no le dio respiro.

Apenas tuvo en un remate de Sánchez, que dio en el vertical, y un cabezazo de Melano, que salvó Conde, sus aisladas llegadas en el tiempo inicial. Las veces que Estudiantes intentó responder de contra, el buen desempeño defensivo uruguayo impidió los avances.

Hasta el descanso, Nacional manejó el partido y se dedicó a jugar y a triangular mediante sus volantes. Con la tranquilidad del tricolor, que estaba a tres goles a favor de su objetivo, y el desespero de Estudiantes, ambos equipos se fueron al descanso.

Sin embargo, el complemento fue diferente y llegó el derrumbe para Nacional. Todo lo bueno que hizo en la primera parte lo tiró por la borda en los minutos finales.

El tricolor bajó la intensidad tras el gran desgaste que expuso en el primer tiempo. Los volantes centrales ya no bajaron tanto a buscar la pelota y a los de Medina le costó salir con pelota desde el fondo ante la sorpresiva reacción de Estudiantes.

El equipo argentino despertó, se animó y adelantó sus líneas. Los ingresos de Juan Otero y Fernando Zuqui fueron clave para cambiar la pisada en la ofensiva del “pincha”, que comenzó a llevar a Nacional contra su arco.

Una pelota que dio en la mano de Bergessio en el área fue el envión que tuvo Estudiantes para comenzar a sellar una posible remontada. Otero tomó la responsabilidad y empató el partido, a los 62'.

Tras la igualdad, Nacional se quedó como dormido y recibió el segundo golpe de Estudiantes que aprovechó la situación. Melano agarró a una defensa mal parada, tomó una pelota en el área y con un derechazo puso el 2-1, a los 69’. Fue una luz de esperanza para el local y una ola de nervios para la visita.

Los goles del local transmitieron tensión y nerviosismo en los jugadores tricolores, que comenzaron a desesperar.

Si la cosa estaba complicada para Nacional, todo se puso más tenso cuando llegó la expulsión de Bergessio, a los 76'. El tricolor pasaba de hacer un primer tiempo cómodo y casi a la perfección al nerviosismo puro tras quedar abajo en el resultado.

Estudiantes, por su parte, tomó el envión, adelantó todas sus líneas y se mandó al ataque hasta con sus zagueros. Luego de tanto insistir y de mandarse al frente más con el corazón que con fútbol, en el minuto 89' Arismendi le cometió una -según el juez- infracción a Pavone en el área y el árbitro determinó el penal, que le daría la clasificación al "pincha".

Si los tricolores cuestionaron la roja a Bergessio, ni que decir de este penal, en extremo dudoso, protestado por jugadores y cuerpo técnico.

Otra vez Otero fue el encargado de rematar y hacer delirar a todo su público. Estudiantes logró la hazaña y Nacional recibió un golpe duro del que le costará poder levantarse.

Tras comenzar ganando y con buen juego, el tricolor no supo conservar el resultado y se derrumbó en el segundo tiempo. Recibió tres cachetazos en el final y fue eliminado por Estudiantes.

El equipo argentino terminó segundo en su grupo y jugará los octavos de final de la Copa Libertadores, mientras que el conjunto uruguayo culminó tercero y obtuvo el pasaje a la Sudamericana.

Tabla final del Grupo F:

Santos 10 (+2)
Estudiantes 8 (+2)
Nacional 8 (+1)
Real Garcilaso 6 (-5)