Peñarol perdió ante Palmeiras y terminó con gresca en cancha y tribuna

Por: Brahian Kuchman
Publicado: 27/04/2017 00:29
Peñarol perdió ante Palmeiras y terminó con gresca en cancha y tribuna
@padreydecano.

El aurinegro jugó un primer tiempo casi perfecto y lo terminó ganando 2-0, pero el verdâo lo dio vuelta 3-2. Al final hubo incidentes.

Del cielo al infierno. Peñarol terminó el primer tiempo ganando 2 a 0 al Palmeiras en la mejor producción que se le vio en lo que va del año. Sin embargo, los brasileños lo dieron vuelta en el complemento y terminaron venciendo 3-2 este miércoles en el Campeón del Siglo.

Pero lo peor no fue la derrota con la que Peñarol quedó muy comprometido, en el último puesto del Grupo 5, en la Copa Libertadores. Luego del partido se produjo una trifulca entre los jugadores de ambos clubes -con Felipe Melo como principal blanco de las iras de los carboneros-, que luego se extendió a la seguridad de los clubes y a las propias hinchadas en la Tribuna Gastón Güelfi.

Según radio Sport, algunos futbolistas de Peñarol, entre Nández, Mier, Quintana y Junior Arias, fueron a buscar a Felipe Melo apenas terminado el partido, comenzaron con golpes de puño entre los jugadores y se trasladó a la tribuna.

Los hinchas de Peñarol invadieron el sector de Palmeiras en las tribunas, que también provocaron y golpearon las vayas de seguridad. En ese momento se vio a los jugadores aurinegros, varios de los cuales habían estado enredados a golpes con los brasileños, pidiendo calma.

Dos pasajes de la transmisión de Fox Sports



Antes, un partido

Peñarol salió a buscar el triunfo desde el primer minuto. Con decisión presionó al rival en la salida y no lo dejó pasar la mitad de la cancha en casi todo el primer tiempo. El aurinegro tomó la iniciativa, tuvo la pelota en su poder, la manejó y controló el partido a su gusto en los primeros 45 minutos.

Con un mediocampo compacto, con Alex Silva como externo por la derecha, Marcel Novick y Nahitan Nández como ejes centrales y el “Cebolla” Rodríguez por la izquierda, Peñarol se adueñó de la zona de volantes y a partir de ahí, se apoderó del juego y lastimó en ofensiva.

El aurinegro avisó a los 4’, con un cabezazo de Iván Villalba que se fue desviado. Dos minutos después, Alex Silva tomó un rebote y remató de media distancia que controló el arquero Fernando Prass.

Los dirigidos por Leonardo Ramos no bajaron la intensidad y fueron por más, hasta conseguir la merecida apertura. A los 13', luego de una gran jugada de Nández por derecha terminó en un centro al área, donde Affonso ganó la posición en el área y definió de zurda para poner el 1-0. Hasta ese momento, fue todo de Peñarol que obtuvo su premio.

Palmeiras, sorprendido por la propuesta del rival, se sintió incómodo en la cancha y no tuvo respuesta. Replegado en su campo, se vio anticipado en todos los sectores por los futbolistas aurinegros y no supo resolver.

Después del gol, el partido descendió en su intensidad. Peñarol, con el resultado a favor, comenzó a manejar la pelota entre sus volantes y la hizo circular con la intención de buscar el espacio para lastimar en el momento justo.

El partido del aurinegro era casi perfecto. Tanto fue así, que llegó al segundo tras una jugada que comenzó desde atrás de mitad de cancha. Luego de que casi todos los jugadores mirasoles triangularan y tocaran la pelota, le quedó a Silva que lanzó un centro desde la derecha, Petryk anticipó de cabeza en el primer palo y se la sirvió a Junior Arias, quién de volea selló a los 38' el 2-0.

Hasta ese momento, existió solo un equipo en la cancha y fue Peñarol, que hizo todo bien. De la mano de Nández, como volante central y que se comió la cancha, sumado a un gran juego colectivo, el aurinegro se fue al descanso con una merecida ventaja jugando un gran partido.

El desconcierto en el conjunto visitante fue generalizado, ya que no logró imponer su juego, estuvo incómodo y nervioso. Tanto fue así, que no pateó al arco en todo el primer tiempo.

Pero en el complemento, Palmeiras fue otro equipo.

Con los ingresos de Tchê Tchê y Willian Siqueira, cambió la actitud, encontró el juego colectivo que acostumbra exponer y salió decidido a darlo vuelta. Tanto fue así, que a los cuatro minutos el mismo William descontó tras una media vuelta en el área, favorecido por el roce en un defensor.

Similar al partido en Brasil, el vardâo tuvo un inicio de segundo tiempo arrollador. Los brasileños tomaron idéntico protagonismo del que tomó el local en la primera mitad: se adueñó de la pelota y comenzó lastimar.

A los 56’ volvió a inquietar con Roger Guedes, quién se perdió un gol increíble abajo del arco ya que su remate se fue por arriba del horizontal, dónde pudo haber sido el empate.

A esa altura, el desconcierto pasó para los futbolistas de Peñarol. Ante la intensa reacción de Palmeiras, Ramos desesperó y mandó a la cancha a Ángel Rodríguez en lugar Alex Silva, de buen partido e inentendible su salida, pese a la reacción del rival.

Sin embargo, Palmeiras confirmó ser otro equipo en el complemento y logró la igualdad a los 63', tras un cabezazo en el área chica de Yerry Mina ante la no salida de Guruceaga.

El empate le bastó para tomar confianza y seguir de largo. La rebeldía de la visita se terminó de ratificar a los 73' tras un remate de Guerra que despejó Guruceaga, pero en el rebote los brasileños volvieron a recuperar y ante la desatención de la defensa aurinegra apareció Willian para dar vuelta 3-2 y silenciar el Campeón del Siglo.

Ramos se vio ante una película de terror y sin creer lo que estaba pasando, mando a la cancha a Dibble y Rossi que no revirtieron la situación. Peñarol terminó siendo un equipo partido en sus líneas, y solo a impulso del "Cebolla" Rodríguez intentó el empate al final con un par de ocasiones que no se concretaron.

Peñarol terminó perdiendo un partido increíble. Después de haber jugado un primer tiempo casi a la perfección, fue superado ampliamente en el complemento ante un equipo que logró una hazaña.